“El Súper” : nuestro autorretrato

El "Súper"  camina por las calles nevadas de Nueva York

El “Súper” camina por las calles nevadas de Nueva York


Diario Las Americas
Publicado el 05-15-2013

Confieso que la primera vez que vi el filme “El Súper” cuando se estrenó en 1979, no quedé del todo complacida. Se trataba de la adaptación al cine de la obra de teatro de Iván Acosta, que había disfrutado poco tiempo antes en la salita del Centro Cultural Cubano de Nueva York (CCCNY), donde se estrenó el 5 de noviembre de 1977, dirigida por el propio autor. Echaba de menos algunas partes que se habían cambiado o eliminado

Desde entonces debo de haber visto “El Súper” una docena de veces, y en cada ocasión me gusta más. A menudo la mostraba a mis alumnos en los cursos que enseñaba en FIU. Podía de esa forma lograr que comprendieran algunos aspectos de los primeros años de exilio con mucha más facilidad que si hubiera tratado de explicárselos. En el caso de mis alumnos cubanoamericanos, se trataba en gran medida de la historia de sus padres y abuelos.

La dirección del film estuvo a cargo de Orlando Jiménez Leal y León Ichaso, y Manuel Arce Riocavo fue el productor. Dispusieron de un presupuesto mínimo. Miembros del CCCNY hicieron voluntariamente de extras, porque no había para pagarle a nadie. La historia se desarrolla en Nueva York, donde el personaje principal, actuado magistralmente por Raimundo Hidalgo Gato, trabaja como superintendente de un edificio. El elenco lo completan Zuly Montero como su esposa Aurelia; Elizabeth Peña como Aurelita, la hija adolescente; Reynaldo Medina como Pancho, el cubanazo anticastrista; Ana Margarita Martínez Casado, como su esposa; Juan Granda, como el vecino Cuco; Hilda Lee como la China; y Phil Joint, como el inspector. Los actores principales fueron los mismos que habían actuado en la obra teatral.

La película tiene como tema principal las dificultades de la familia, pero en especial las de “El Súper” para adaptarse a su nueva vida. Lo golpean el frío, la nieve, las exigencias de los inquilinos, el calentador continuamente apagándose, el idioma que no conoce, las reglas que se le antojan absurdas. Le muerde la nostalgia. Añora el calor. Se rebela ante su destino. Es un hombre sencillo, de clase obrera, a quien no le atrae nada de lo que ofrece la Gran Manzana ni puede siquiera responder con entusiasmo a las insinuaciones cariñosas de su pareja, por su gran inconformidad al verse forzado a vivir fuera de Cuba. El “Súper” es la personificación del desarraigo que todo exiliado lleva dentro.

Otro tema vital son las relaciones de familia. La visión de las costumbres y valores que sostienen los padres es muy distinta a la de la hija de 17 años. Se plasma igualmente el dolor inmenso por la separación de los que quedaron atrás, en una época en que viajar de visita a la Isla era imposible, y la comunicación por correo o teléfono, difícil, lenta y costosa. La escena cuando el “Súper” recibe de Cuba la triste noticia de la muerte de su madre es conmovedora.

El libreto es rico en un lenguaje muy cubano. La escenografía capta maravillosamente el ambiente de un hogar de exiliados en el Nueva York de esos tiempos. No falta el tema del fogoso antirrevolucionario que alardea de cómo tumbar al régimen castrista a balazos, ni los lazos de amistad entre los hombres y sus frecuentes juegos de dominó. Hay escenas cómicas de situaciones que se presentan por equívocos con el idioma.

“El Súper”es ya un clásico del cine cubano de la diáspora. Ha sido estudiada en más de 60 universidades de Estados Unidos y otros países. El pasado año la obra de teatro fue publicada y representada por estudiantes en Cuba.

El viernes 24 de mayo de 2013 a las 7:30 p.m. en el Central Ballroom del Graham Center de Florida International University, se mostrará una nueva versión restaurada en alta definición. La proyección, que tendrá lugar dentro del marco de la Novena Conferencia de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos del Instituto de Investigaciones Cubanas, es gratis y abierta al público.

Seguidamente habrá una panel para discutir la película y contestar preguntas del público formado por Iván Acosta, autor de “El Súper”, y los directores del filme, León Ichaso y Orlando Jiménez Leal, así como los especialistas en cine cubano, Alejandro Ríos de Miami Dade College y Allison Fraunhar, de Saint Xavier University. Estarán presentes asimismo los actores Zuly Montero y Reinaldo Medina.

“El Súper” ofrece la imagen, con pequeñas diferencias, de la historia de todos los que llegamos a Estados Unidos exiliados en las décadas del 60 y 70. Nos hará recordar, llorar, reír. Despierta la angustia de pararnos frente a un espejo, contemplar nuestro autorretrato: el del exiliado inconforme ante su destino.

Recomiendo muy en especial llevar a los hijos y nietos a ver el filme. Como para mis alumnos, será la manera mejor de que entiendan las vidas de sus padres y abuelos. Muestra el mérito que tiene todo lo que esas generaciones lograron en esos tiempos aciagos, para muchos hoy un recuerdo agridulce. Será también útil para los cubanos que han llegado a Estados Unidos en los últimos años y que no conocen la historia de esa época. No falten.

Nota: Para más información ver la página http://cri.fiu.edu/ o llamar el teléfono (305) 348-1991 (305) 348-1991 .

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actividades académicas, Actividades culturales, Cine, Cubanoamericanos, Cubanos famosos, Diáspora cubana, Estudios sobre Cuba, Historia de Cuba, Historia de Estados Unidos, Libros cubanos, Literatura, Mi columna semanal, Miami, Reconciliación de los cubanos, Teatro. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “El Súper” : nuestro autorretrato

  1. fundmusicalia fundmusicalia dijo:

    Excelente. Como a t, la escena de la noticia de la muerte de la madre, escueta, sobria,en contraste con nuestro exceso de verbalismo, me toca muy fuerte, y la exclamacin del super a su mujer, usando adems una forma de expresin muy cubana, ya perdida: Vieja, por cuanto una tarde de domingo iba a ser tan triste en La Habana como aqu! No conozco manera mejor de resumir la nostalgia, la tristeza, el vaco del exilio, que esa frase. Claro que el receptor en cada caso percibe mensajes diferentes de la pelcula. Un tema que creo no gust a muchos de los cubanos, es al final de la escena del cubano belicoso, cuando habla el personaje puertorriquea genialmente interpetado, y plantea el problema de Puerto Rico, su falta de independencia. Creo recordar que en la pelcula nadie hace comentario, ni los he ledo posteriores. Y es que el planteamiento, desde un punto de vista de la opinin mayoritaria del exilio de aquella poca, no era polticamente correcto, puesto que los independentistas boricuas estaban a favor del gobierno castrista. Yo, que vivo en Puerto Rico desde 1960,y que adems soy martiano, y que como tal no puedo olvidar que el Partido revolucionario cubano se estableci para lograr la independencia de Cuba y Puerto Rico: Sea viable en los tiempos actuales esa posibilidad o no, si creo que tienen derecho los boricuas que as piensen a expresarlo, y que fue muy valiente el autor, en incluir este tema en su obra, convirtindola as, en una martiana, y latinoamericana. Grumpy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s