El ejemplo de Cristian García Clavijo

Publicado en El Nuevo Herald 7/27/10|6

A lo mejor usted ya conoce la historia, porque desde el viernes 21 ha salido en The Miami Herald, The Washington Post, ESPN, CBS, NBC, ABC, la edición digital de este periódico y muchos otros medios de comunicación. Cristian García Clavijo, nacido en Miami, graduado de Belén Preparatory School en el 2013, y linebacker del equipo de los Gators en la Universidad de la Florida en Gainesville, fue a sacar la basura el pasado jueves en el callejón al fondo del bar donde trabaja unas horas a la semana, y creyó ver a una pareja teniendo relaciones sexuales. Su compañero lo grabó en el teléfono. Pero cinco segundos después de regresar al bar, Cristian se dijo a sí mismo: “Esta muchacha está inconsciente. No hay forma que haya podido acceder a lo que está pasando”. Sin pensarlo dos veces, volvió al callejón, tomó por el hombro al muchacho y le dijo que dejara a la chica tranquila. Tras algunas palabras y el intento fallido del joven de responder con piñazos, el agresor y sus amigos, que habían estado observando, se fueron corriendo. La chica, de 19 años, fue llevada al hospital en ambulancia y a su asaltante, de 34, lo arrestaron horas después, gracias al video. Ella aseguró a la policía que no lo conocía y que había tratado de resistir la embestida sexual. Se piensa que el hombre es responsable de otros actos criminales.

Cristian Garcia, No. 56 del equipo de los Gators de la Universidad de la Florida (UF)

Cristian Garcia, No. 56 del equipo de los Gators de la Universidad de la Florida (UF)

Debo decir ahora que Cristian es mi nieto y que toda la familia estamos muy orgullosos de él, y no sólo porque sin medir el peligro que podía enfrentar, sus valores morales lo llevaron a tomar una acción que pudo evitar un mal mucho mayor. Lo que no sabe la prensa es que al principio Cristian no quería que lo entrevistaran. Por casualidad, ese viernes vinieron los cuatro nietos a mi casa, un poco en secreto, para sorprender al abuelo al día siguiente por sus 80 años. Le pregunté a Cristian por qué se le escondía a la prensa. (Literalmente, un canal de TV estaba en la puerta, y no quiso salir.) Me dijo entonces que no se sentía como un héroe, que Dios lo había puesto en el lugar adecuado en el momento adecuado, y que estaba rezando por la víctima, cuyo nombre no conoce. Se lamentaba de que sus amigos la hubieran dejado sola en un bar.

Cristian Garcia  Baile de graduación Belen Jesuit Preparatory Scool Class of 2013

Cristian Garcia
Baile de graduación
Belen Jesuit Preparatory Scool
Class of 2013

No tuve que decirle nada. Él mismo se dio cuenta que eso era lo que debía declarar a la prensa y que podía ser útil si añadía consejos a padres y estudiantes. Así lo ha hecho desde entonces. Precisamente ahora que está al comenzar un nuevo curso universitario, el mensaje que Cristian desea hacer llegar es que los amigos deben cuidarse unos a otros, y que cuando se es testigo de una situación de abuso sexual o de cualquier otro tipo, no se puede dar la espalda. Quizás no todos deben actuar como él, pues si el otro muchacho hubiera tenido un arma, el incidente hubiera podido terminar en una tragedia, pero siempre se puede llamar al 911.

Cristian ha agradecido públicamente a su familia, al colegio Belén y la Universidad de la Florida los valores que le inculcamos. Es una satisfacción para padres, abuelos y educadores saber que no estamos arando en el mar. También pienso que el mérito no es solo nuestro. Desde muy pequeño Cristian ha sido muy disciplinado, y ha actuado con determinación en momentos de crisis. Es un chico con un compás moral innato. La humildad que ha mostrado ante la avalancha de felicitaciones lo confirma.

Deste los nueve años Cristian se trazó la meta de jugar football a nivel universitrio y lo ha conseguido con disciplina y trabajo

Deste los nueve años Cristian se trazó la meta de jugar football a nivel universitrio y lo ha conseguido con disciplina y trabajo

En momentos cuando hay tantas historias de violencia y falta de humanidad, la actuación de Cristian García Clavijo debe servirnos a todos para reafirmar nuestra fe en la sociedad en que vivimos, y especialmente en nuestra juventud.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article91998692.html#storylink=cpy

Publicado en Deportes, Derechos humanos, Educación, Mi columna semanal, Mi familia, Miami, Vida en Estados Unidos, Violencia | 3 comentarios

El reino de la infancia

A Vitalina Alfonso, por su regalo

Casi todos los exiliados, especialmente los que vinimos de Cuba “casi-niños”, al decir de Ileana Fuentes, tenemos una extraña fijación con la casa que dejamos en Cuba. Quizás no sea tan raro. Nos fuimos sin saber que no volveríamos por muchos años, o en algunos casos, nunca. Dejamos allí nuestras cosas: libros, enseres escolares, juguetes, fotos. Sobre todo, en aquellos salones, habitaciones y jardines quedaban los recuerdos de nuestras breves existencias hasta ese mismo momento. No podíamos ni sospechar que todo cambiaría para siempre.

Nuestra antigua casa en la Calle 42 # 115 en Miramar

Nuestra antigua casa en la Calle 42 # 115 en Miramar


Perdimos un proyecto de vida que algunos teníamos claro desde muy jóvenes; perdimos crecer en nuestra ciudad, rodeados de la familia extendida y los amigos de toda una vida; perdimos acceso al apoyo de nuestro País; a desarrollarnos en nuestro idioma y nuestra cultura. Perdimos una Patria, que es mucho más que un himno y una bandera.

Todo eso lo sabemos, y sin embargo, es la casa lo que más nos duele, aunque desde entonces hayamos vivido en otras, posiblemente hasta mejores. ¿Por qué? Para un niño el hogar es mucho más que paredes, ventanas, muebles. Es el beso de la madre que se acerca silenciosa mientras dormimos. Es la sonrisa del padre cuando traemos buenas notas. Es Nochebuena; mañana de Navidad; fiestas de cumpleaños, juegos con primos, amigos, hermanos; horas tranquilas coleccionando sellos o descubriendo el placer de la lectura; es el perrito que nos recibe con alboroto; es la merienda de guayaba y queso o de la natilla que mandó la abuela; es el día que llegó a la casa un bebé recién nacido, aquel hermano o hermana perfecto como un milagro; es la rueda rueda en el jardín, la suiza en la acera, la bicicleta por el barrio. En esa casa es donde aprendimos a bailar, donde tal vez nos dieron el primer beso, donde nos tomábamos de la mano con el noviecito de la adolescencia. Allí lloramos por vez primera la muerte de un ser querido. Allí, antes de irnos, escuchamos a nuestros padres hablar bajito preocupados por el futuro de Cuba, y casi en secreto, como si fuéramos fugitivos, preparar nuestra salida del País.

Cpn mi madre Uva, mi abuela Lila, mi tía Sara y mi hermana Gloria en el jardín de la casa, circa 1957

Cpn mi madre Uva, mi abuela Lila, mi tía Sara y mi hermana Gloria en el jardín de la casa, circa 1957

La casa de Cuba es el castillo de nuestra infancia recreado en la memoria.

Celebrnado un cumpleaños con mi hermana Lucía

Celebrnado un cumpleaños con mi hermana Lucía

Los que volvemos siempre visitamos la antigua casa. A veces nos dejan entrar y son amables. Otras no. Algunas están igualitas pero en mal estado. Otras cambiadas y bien conservadas. Son y no son lo que eran. Siguen nuestras en la memoria, pero la realidad nos desmiente.

Nuestra casa es actualmente la Embajada de Ghana. En mi último viaje a Cuba el Embajador y sus colaboradores tuvieron la amabilidad de recibirme, de querer saber sobre los que habíamos vivido allí, de servirme café, de hacerme sentir que aquella era todavía mi casa, de enseñarme cada rincón. Se los agradezco en el alma. Tomé fotos. Conversé con ellos. Les hice cuentos. No lloré.

Algunas cosas permanecen iguales. Otras no. Por eso no compartí todas las fotografías con mis hermanas. Supe enseguida que lo que más me había afectado no era lo que estaba igual, sino lo que había cambiado. Han renovado cocina y baños, han cambiado algunos pisos, hay cortinas donde antes entraba el sol y la brisa. Hay plazas de parqueo en vez del jardín para que los niños jugáramos. Han quitado los árboles de anón que sembró mi padre.

Me alegra el magnífico estado de la casa, el cariño que le tienen, el que me expresaron. Pero yo sigo recordando el hogar de hace más de cincuenta años. Donde ahora hay oficinas, estaban nuestras habitaciones, nuestra vida más íntima, el diario ir y venir de nuestra familia.

Tampoco el barrio es igual, aunque esté la misma farmacia enfrente, el mismo centro comercial La Copa a media cuadra. Quizás por eso, desde esa visita en Febrero, no he podido escribir al respecto. Ver la casa cambiada, aunque sea para mejor, fue como perderla de nuevo.

La esquina de mi casa ahora tiene mi nombre

La esquina de mi casa ahora tiene mi nombre

Entonces ayer me traen de La Habana un regalo que me manda Vitalina Alfonso, editora, ensayista, amiga del alma. Aquí lo tienen. Es un mogote en miniatura de la esquina de mi casa. Lo llevo afuera y lo retrato sobre el asfalto. Lina le ha puesto mi nombre a la calle 42 y la Avenida 3era en Miramar, a un tiro de piedra del No. 115 donde crecí. Y ese regalo enviado con tanto amor, con tanta comprensión de alguien que ha estudiado mi obra y la de muchos en la diáspora, me llega como un abrazo solidario, como un mensaje de comprensión, desde dentro de la Isla y desde otra generación, de alguien que entiende el valor simbólico de la pérdida de una casa, que es, en verdad, el reino de la infancia que ya nunca será.

Calle 42 y Avenida 3ra en Miramar. A mano derecha, pintada de beige, se ve al costdo de mi antifua casa

Calle 42 y Avenida 3ra en Miramar. A mano derecha, pintada de beige, se ve al costdo de mi antifua casa

Gracias, Lina. Las cosas no son hasta que las nombramos. Ahora sé que esa esquina por donde paseé en bicicleta, a las que nos acercábamos en el auto ansiosos ya de llegar al hogar, sigue siendo mía y en ella, como en todo el barrio y como en mi antigua casa, continúa mi esencia y las de todos los que allí vivimos. Ella sigue siendo tan nuestra como nosotros de ella. Nada tiene que ver con títulos de propiedad. . Es una pertenencia del espíritu que ni siquiera los escritores sabemos explicar bien, pero que los que han vivido experiencias similares sabrán entender. Mi casa de Cuba continúa siendo el hogar de mi alma de niña. Es suficiente.

El alma de la niña que fui vive aún en el reino de su infancia

El alma de la niña que fui vive aún en el reino de su infancia

Publicado en Crónicas de viaje, Cubanoamericanos, Diáspora cubana, Historia de Cuba, Mi familia, Mujeres cubanas, Reconciliación de los cubanos, Vida de la escritora, Vida en Cuba | 3 comentarios

Dallas, ¿principio de una catástrofe nacional?

Publicado en El Nuevo Herald 7-13-2016

La noche antes de la tragedia de Dallas había terminado una columna sobre la muerte de Alan Sterling en Baton Rouge y Philando Castile en Minnesota, para publicarla hoy. Acababa diciendo: “Algo anda mal, muy mal en la sociedad estadounidense. Se percibe una catástrofe próxima a ocurrir. Asusta”.

Ese artículo ahora no tiene vigencia. La tragedia ya ocurrió, y los planteamientos que hay que hacerse son más profundos.

No cabe duda que demasiados afroamericanos mueren por disparos de oficiales de la policía. Nada de ello justifica los asesinatos de Micah Xavier Johnson contra policías inocentes.

Oficiales hacen guardia en barricada después de los disparos en Dallas de un francotirador el 7 de Julio de 2016

Oficiales hacen guardia en barricada después de los disparos en Dallas de un francotirador el 7 de Julio de 2016

Quizás haya hecho falta una crisis como la actual para que nos preguntemos: ¿Por qué disparan tan a menudo los policías a los afroamericanos, y también a los hispanos? ¿Puede achacársele solo a prejuicios raciales? ¿Reciben el entrenamiento debido? Si a menudo dicen que los oficiales han seguido los reglamentos, ¿están mal concebidos esos protocolos? ¿Por qué tiran a matar y no a las piernas o brazos? ¿Por qué rara vez piden con urgencia ayuda médica para las personas a quienes han disparado? ¿Por qué casi nunca son procesados y menos aún condenados? Si los “gatillos alegres” de los cuerpos de la policía son una excepción –y así lo creo–, ¿por qué los protegen sus jefes y compañeros?

Protesta pacífica en Baton Rouge, Louisiana

Protesta pacífica en Baton Rouge, Louisiana

Por otra parte, algunos de los afroamericanos baleados iban armados. Otros no, pero muchas veces los oficiales no pueden saberlo. ¿Utilizarían sus revólveres menos si fuera más difícil que los ciudadanos tuvieran armas?

Micah Xavier Johnson, el que mató a cinco policías e hirió a otros seis, no tenía antecedentes penales. Por el contrario, había servido en el ejército. Encontraron un arsenal en su hogar. Piensan que planeaba otros ataques. Todo indica que actuaba solo, y que no estaba bien mentalmente, como ocurre en muchos casos de asesinatos múltiples. ¿Por qué es tan difícil conseguir ayuda médica para las personas con trastornos psicológicos, y, especialmente, para los veteranos como en el caso de Johnson, tan proclives a los traumas causados por las guerras?

¿Qué efecto tienen en la población las arengas racistas de algunos políticos? Los cortes en los presupuestos de servicios tan esenciales como la policía y la educación, ¿no contribuyen a los problemas que estamos sufriendo? ¿Qué papel juega la televisión que repite sin cesar los videos de muertes violentas, y entrevista a cientos de personas antes de que una investigación haya concluido?

Me alegra que en algunas ciudades hemos visto solidaridad, muy en especial de la comunidad afroamericana, hacia los policías. Tengo dos en la familia y sé lo decentes y dedicados que son. Hoy más que nunca entiendo los riesgos que corren. En otros lugares, sin embargo, ha habido nuevos ataques y mayores tensiones.

Después de la masacre de Dallas, los candidatos suspendieron temporalmente sus campañas. El presidente Obama regresará un día antes de su viaje por Europa y visitará la ciudad tejana. ¿Pero podemos esperar que haya cambios verdaderos?

El Presidente Barack Obama y el ex Presidente George W. Bush durante los funerals de los policías asesinados en Dallas

El Presidente Barack Obama y el ex Presidente George W. Bush durante los funerals de los policías asesinados en Dallas

Ojalá que las muertes de los policías como las de tantos afroamericanos e hispanos no sean en vano. Espero que sirvan para que se establezca un diálogo nacional sobre el racismo, la pobreza, los recortes a los presupuestos para entrenar mejor a la policía, ofrecer educación de calidad y servicios sociales necesarios. Sobre todo, hace falta ayuda para los enfermos mentales y un programa sensato de control de armas. De lo contrario, me temo que la tragedia de Dallas será solo el principio de una catástrofe mayor.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article89075802.html#storylink=cpy

Publicado en Actualidad norteamericana, Control de armas, Derechos humanos, Educación, Elecciones 2016, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Política en Estados Unidos, Racismo, Vida en Estados Unidos, Violencia | 7 comentarios

Afrenta a Don Romulo y Teotiste Gallegos

Publicado en El Nuevo Herald 6-29-2016

El pasado 15 de junio Theotiste Gallegos, nieta del prestigioso escritor venezolano Don Rómulo Gallegos, denunció la profanación de la tumba de sus abuelos en el Cementerio General del Sur en Caracas. “Se llevaron el mármol que la cubría, se lo llevaron a él y a mi abuela”, escribió en su muro de Facebook. Las fotografías dan ganas de llorar.

Tumba profanada de Don Romulo Gallegos y su esposa Teotiste en Caracas

Tumba profanada de Don Romulo Gallegos y su esposa Teotiste en Caracas

Las tumbas de otras figuras de la anterior Venezuela democrática también han sido violadas en el pasado reciente, aunque ninguna de estas afrentas ha tenido tanta resonancia. Don Rómulo no es solo el escritor venezolano más importante del siglo XX. En 1948 fue el primer mandatario presidencial elegido de manera directa, secreta y universal por el pueblo venezolano. Obtuvo 80% de los votos, el porcentaje mayor de todos los tiempos, aunque lamentablemente pocos meses después fue derrocado por un golpe de estado. Al igual que su obra Doña Bárbara, representa la lucha entre la civilidad y la barbarie.

Tanto ha consternado a los venezolanos y al mundo esta profanación, que un importante alcalde chavista niega el hecho, y solo admite el robo de la lápida. De inmediato han puesto cemento fresco sobre la tierra removida y ofrecido trasladar los restos de Gallegos al Panteón Nacional. La familia, con razón, no lo acepta; prefieren que descanse en un cementerio popular junto a su esposa, como pidió. Además, no se sabe con certeza dónde están los restos.

Esta triste historia me toca muy de cerca. Mi tía Sara Hernández Catá tenía una gran amistad con la familia Gallegos, al punto que cuando se exiliaron en Cuba, vivieron en su casa mientras encontraban donde ubicarse. Recuerdo como los desterrados venezolanos, entre ellos el poeta Andrés Eloy Blanco y Rómulo Betancourt, se reunían los domingos para almorzar con un grupo de cubanos en el restaurante Río Cristal, en la carretera de Rancho Boyeros. Mientras ellos añoraban y sufrían por su país, mi hermana y yo jugábamos con los hijos del matrimonio Gallegos, Sonia y Alexis, fallecido hace dos años.

Don Romulo Gallegos y Teotiste Arocha de Gallegos

Don Romulo Gallegos y Teotiste Arocha de Gallegos

Vi de nuevo a Don Rómulo en México en 1960. Tuvo la delicadeza de leer el manuscrito de mi primer libro, hacerme algunas indicaciones, y dedicarme Doña Bárbara con estas generosas palabras: “A mi colega, la escritora Uva de Aragón…” ¡Yo tenía 16 años!

Mi tía Sara y mi abuela Mama Lila llegaron a Caracas exiliadas en 1961. Siete años después, al fallecer mi abuela, no había donde enterrarla y Sonia ofreció que lo hicieran en el panteón de sus padres, junto al ilustre escritor y su esposa. Fue un gesto solidario por el que siempre le estaré agradecida. Pude expresárselo cuando la reencontré en Caracas hace tres años, y comprobé que el cariño forjado en la infancia se mantenía incólume en ambas.

Mi abuela maternal, Lila Galt de Hernández-Catá

Mi abuela maternal, Lila Galt de Hernández-Catá

No tengo modo de saber si los restos de mi abuela han sido también deshonrados. Siempre quiso Mama Lila descansar junto a mi abuelo, que hoy se encuentra en el cementerio de Colón. Durante cuatro décadas su tumba –cuando la familia no podíamos hacerlo– fue cuidada por un escritor que admira su obra y desea permanecer anónimo. Siempre que visito el panteón, siento la ausencia de mi abuela.

Tumba de mi abuelo el escritor Alfonso Hernández Catá en el Cementerio de Colón, La Habana

Tumba de mi abuelo el escritor Alfonso Hernández Catá en el Cementerio de Colón, La Habana

La degradación a los símbolos de la democracia venezolana y de la literatura universal causa un pesar tan profundo como el irrespeto de la paz de los sepulcros de nuestros queridos muertos. Pero las almas de Don Rómulo Gallegos y Teotiste están unidas, como las de Alfonso Hernández Catá y Lila. Ellos continúan vivos, además, en sus obras y en nuestros recuerdos. Reciban Sonia, la familia y todos los venezolanos un abrazo en esta pena compartida.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-venezuela/article86299262.html#storylink=cpy

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-venezuela/article86299262.html#storylink=cpy

Publicado en América Latina, Derechos humanos, Literatura latinoamericana, Noticias internacionales, Venezuela, Vida de la escritora | 4 comentarios

“Bajo terapia” : ¿comedia feminista?

Hace pocos días fui a ver “Bajo Terapia” del dramaturgo argentino Matías del Federico, en el Teatro8, en La Pequeña Habana. La obra está dirigida por Alejandro Valdés, quien junto a su esposa Jessica Alvarez –una de las actrices del elenco– fundó el colectivo Cirko Teatro, a cargo de las producciones en la pequeña sala. Ambos, al igual que los actores Javier Ceriani, Claudia Albertario, Kevin Cass, y Alejandro Vales son argentinos. Gaby González, de Venezuela, completa el grupo de actores, todos con larga trayectoria en las tablas pese a su juventud. Interpretan con profesionalismo los papeles de dos matrimonios y una pareja de novios que acuden a recibir terapia con la intención de tratar sus conflictos.

Bajo terapoa

Un viernes por la noche enfrentan una situación inesperada. La psicóloga los ha citado para que entre ellos –-que no se han conocido con anterioridad—hagan una terapia de grupo. Ha dejado sobres de colores, numerados, con instrucciones con planteamientos e instrucciones acerca de los problemas que los seis deberán explicar y discutir.

Así van saliendo conflictos que han existido a menudo entre hombres y mujeres — la educación de los hijos, los celos, el deterioro del romance, el sexo— traídos al siglo 21. Surgen temas serios, mitigados por el humor, tales como la adicción al juego y el alcohol, la violencia contra la mujer, la depresión y un intento de suicidio. Se observa la dinámica que se crea entre los personajes que forman alianzas distintas según les conviene. El guión logra el difícil balance que se necesita para tratar con naturalidad temas profundos en situaciones hilarantes.

A medida que la comedia avanzaba con un ritmo acelerado, no se me ocurría de qué forma iba a concluir aquellos embrollos el autor. El giro con que soluciona el nudo de la trama es tan genial que es imposible contarlo sin echar a perder el elemento de sorpresa de esta obra, que recomiendo con entusiasmo. No es por gusto que el teatro estuviera repleto, aunque “Bajo terapia” se haya estrenado a principios de mayo. La obra ya ha tenido gran éxito en Argentina y España.

Siempre he rechazado en literatura la propaganda panfletaria, el didactismo, las moralejas. Me parecen un insulto a la inteligencia del lector. Más efectivo es entretejer sutilmente el mensaje, aunque se corra el riesgo de que no todo el mundo lo entienda.

Matías del Federico nos ofrece en “Bajo terapia” una comedia que hace reír y pensar. Escondida entre los diálogos y las situaciones ingeniosas, se encuentran una seria crítica al machismo en todas sus formas y una defensa de los derechos de la mujer. El humor puede ser una fórmula eficaz para colocarnos frente a verdades dolorosas. A veces nos engañamos pensando que la sociedad moderna ha superado el machismo, pero la realidad es otra.

“Bajo terapia” no habla nada de esto. No se trata, ni mucho menos, de una arenga feminista o de una denuncia sobre la violencia contra la mujer. Por el contrario, el espectador se ríe con frecuencia durante un espectáculo de casi dos horas, que se van volando. Es más tarde, mucho después de dejar el teatro, que de pronto las actrices nos recuerdan a una pariente, amiga o compañera de trabajo que ha sufrido, o sufre, una situación semejante a la de algunos personajes. Y sin duda conocemos a algún hombre parecido a los de la obra. Agradecemos entonces la señal de alerta que, entre carcajadas, nos ofrece “Bajo terapia”.

No se la pierdan.

Publicado en Actividades culturales, América Latina, Críticas literarias, Literatura latinoamericana, Miami, Teatro, Vida de la escritora | 2 comentarios

Se publica “EL Milagro de San Lázaro”, mi novela más reciente

sample cover 2Acaba de salir en Amazon la edición Kindle de mi novela más reciente, “El Milagro de San Lázaro” Se trata de una novela de detectives. He aquí el resumen:

Unas semanas después del huracán Andrew en 1992, el más destructivo en la historia de Estados Unidos, mueren un hombre y su hija en un canal de Miami. Pero el cadáver de la bebita nunca fue encontrado.

Veintitrés años más tarde el caso es abierto porque la madre de la criatura afirma haber visto a su hija. Se lo asignan a la detective cubanoamericana María Duquesne –la autora aquí hace un guiño literario a Leonardo Padura y su personaje Mario Conde–, pero María tiene muy pocas pistas para iniciar la investigación.

¿Es posible que la criatura no haya muerto? ¿Se trata simplemente de la persistencia de una madre desesperada que no acepta la muerte de su hija? Mediante esta historia policiaca, Uva de Aragón brinda una retrato multifacético de la sociedad hispana de Miami y Hialeah, con pinceladas en Tampa, Puerto Rico y New York.

Cómprala y compentala. El link es https://www.amazon.com/El-milagro-San-L%C3%A1zaro-Spanish-ebook/dp/B01HAPJA8A/ref=sr_1_3?ie=UTF8&qid=1466391531&sr=8-3&keywords=uva+de+aragon

Publicado en Actividades culturales, Cubanoamericanos, Cubanos famosos, Diáspora cubana, Libros cubanos, Literatura, Literatura latinoamericana, Miami, Mis libros, Mujeres cubanas, Vida de la escritora, Violencia | Deja un comentario

Hillary: un futuro para hacer historia

Publicado en El Nuevo Herald 6-15-2016

Alemania. Argentina. Australia. Brasil. Ceilán. Chile. India. Inglaterra. Israel. Nicaragua. Noruega. Pakistán. Panamá. Nueva Zelanda. Ruanda. Suiza. Estos son algunos de los países donde más de 70 mujeres han sido electas o nombradas presidentas o jefas de estado. Por fin, en la noche del 7 de junio, con sólidas victorias en las primarias de California, Nueva Jersey y otros estados, Hillary Clinton alcanzó los delegados suficientes para convertirse en la primera mujer candidata a la Presidencia de un partido principal. Se trata de un momento histórico para la primera democracia moderna.

Hillary Junio 7m 2016

En el mes de julio la convención demócrata deberá confirmar su nominación. Se enfrentará en las elecciones generales contra el candidato republicano Donald Trump, epítome del machismo, racismo y peligrosa incapacidad. Aunque ni ella ni la prensa han planteado la confrontación electoral solo en términos de género, el contraste es inevitable. No simplemente se trata de escoger en las urnas entre una mujer y un hombre. Ella abraza la diversidad. Él insulta a mujeres, afroamericanos, musulmanes, hispanos y hasta minusválidos.

Hillary Clinton lleva más de 20 años en la luz pública. Ha cometido errores. No es perfecta. La han criticado con razón a veces, y sin ella muchas más. Parte de las medias verdades intentan instalarse en el imaginario nacional y crear una imagen de que es deshonesta. También se escuchan comentarios que no se harían de un hombre: que si habla muy alto, que si no es simpática, que si no posee suficiente desenvoltura cuando habla a los votantes. Pese a todos los ataques, Hillary se ha crecido en los últimos meses. La campaña de Bernie Sanders la ha favorecido. La ha obligado a definir mejor sus valores y la ha preparado para los foros con Trump.

En la actualidad Hillary proyecta la imagen de una mujer preparada, capacitada para estar al frente de los Estados Unidos y para lidiar con problemas internos y de política exterior. La forma en que Trump y ella han reaccionado ante la reciente masacre en Orlando es un buen ejemplo. El republicano se felicita porque el acto de terrorismo justifica su rechazo a todos los musulmanes; Hillary se compadece de las víctimas y sus familias, aboga por la prohibición de ventas de armas de asalto como las utilizadas por el asesino.

Naturalmente que la futura candidata demócrata no tiene asegurada la Casa Blanca. Aunque a muchos, incluyendo a un gran porcentaje de republicanos, nos horroriza la idea de Donald Trump como presidente, hay una amalgama de machismo, racismo y xenofobia en algunos sectores del país que han hecho posible su candidatura, y no hay encuesta que pueda medir con exactitud el peso que tendrá en noviembre.

Hillary Clinton hace bien en compartir el hito histórico de su casi inminente candidatura con la lucha de los hombres y mujeres que la han precedido. Es un justo reconocimiento a predecesoras suyas como Susan B. Anthony, Eleanor Roosevelt, Rosa Parks, Betty Friedan, Rebecca Walker, Sandra Day O’Connor, Sonia Sotomayor y tantas otras que han luchado por el papel de las mujeres en la sociedad.

No es solo un momento de tomar conciencia del pasado, sino de mirar hacia el futuro. Se trata de defender la esencia misma de los Estados Unidos, país de inmigrantes, que ha ido superando la limitación de los derechos de las mujeres, los afroamericanos, los gais y otros grupos, hasta convertirse en una sociedad que defiende la diversidad. El presidente Barack Obama ganó las dos últimas elecciones con una coalición de votantes que incluía varias minorías. Lo mismo deberá hacer Hillary Clinton para que el momento histórico del 7 de junio tenga una culminación feliz en noviembre. El futuro de Estados Unidos y del mundo está en juego.

Este artículo también puede leers en http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article83720217.html

Publicado en Actualidad norteamericana, Control de armas, Elecciones 2016, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Mujeres famosas, Noticias internacionales, Política en Estados Unidos, Racismo, Terrorismo, Vida en Estados Unidos, Violencia | Deja un comentario