¡La educación, estúpido, la educación!

Publicado en El Nuevo Herald 3-26-2015

En 1992 la campaña presidencial de Bill Clinton hizo famosa una frase similar a la que encabeza esta columna, con referencia a la economía. Implicaba que los estadounidenses votaban con el bolsillo, y que la clave para ganar las elecciones era ofrecer un programa sensato para mejorar la situación económica del país.

Una encuesta reciente de NBC News/Wall Street Journal nos ofrece otra verdad no menos importante: la prosperidad económica individual tiene una relación directa con el nivel de educación. El sondeo intenta establecer parámetros sobre cómo los estadounidenses se ven a sí mismos con relación a la clase media, actualmente en el centro del debate político nacional. Demócratas y Republicanos por igual prometen que desean ayudarla, aunque difieran en su forma de definirla y favorecerla.

Actualmente, un 41% de estadounidenses se considera que pertenece a la clase media, 5% menos que en 1998, cuando la cifra era 45%. No es una diferencia significativa, especialmente si se tiene en cuenta que desde la Gran Recesión no ha habido un nivel de desigualdad en la distribución de la riqueza como ahora, según revela el mismo informe.

Los que se califican como clase media tienen una entrada entre $40,000 y $75,000 y son en su mayoría blancos, aunque incluye un porcentaje de afroamericanos e hispanos. El 3% de la población se sitúa muy por encima del promedio, y 17% se describe como clase media alta. En estos dos sectores, 80% son blancos. Por el contrario, en el 38% de quienes se consideran clase trabajadora o pobre, la mayoría son afroamericanos o hispanos.

En estas clasificaciones hay un denominador común además del racial y el étnico. La mayor parte de los miembros de la clase media son graduados de “college”, y casi todos los de la clase media alta poseen títulos de postgrado; en cambio, el 75% de los que tienen bajos ingresos no han recibido ninguna educación universitaria.

Es una verdad de Perogrullo. La educación es el factor más importante en la movilidad social y la posibilidad de alcanzar lo que se conoce como el sueño americano. Más allá de los beneficios individuales, los niveles altos de educación hacen que los países sean más competitivos en la economía global. El capital humano no tiene substituto.

El mejoramiento del sistema educativo a todos los niveles así como facilitar el acceso de inmigrantes y jóvenes de bajos ingresos a la educación superior, contribuiría asimismo a aliviar tensiones raciales y a que los inmigrantes sean integrados al famoso crisol estadounidense.

Se avecina un año de elecciones presidenciales, y ya los precandidatos de ambos partidos han insistido en su interés por la clase media. Para poder medir cuánto hay de retórica y cuánto de verdad en sus palabras, convendría ir al récord de estos políticos sobre el tema de la educación. ¿Han favorecido en los presupuestos más fondos para este renglón? ¿Consideran importante aumentar el sueldo a los maestros? ¿Apoyan facilitar y reducir el costo de los préstamos a estudiantes? ¿Han analizado con seriedad el plan del Presidente Obama para incorporar los dos primeros años de “college” al programa de educación pública gratuita?

Son temas vitales en las elecciones del 2016 y el futuro de Estados Unidos.

Este artículo también puede leers en http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article16133168.html

Para ver la encuesta de NBC/Meet the Press, ir a http://www.nbcnews.com/meet-the-press/intersection-class-politics-n323576

Publicado en Actualidad norteamericana, Educación, Mi columna semanal, Pobreza, Política en Estados Unidos, Vida en Estados Unidos | 2 comentarios

Book Presentation of the Memory of Silence at Books and Boks

P1010274

You can watch the event at
http://new.livestream.com/accounts/4690335/Uva

Publicado en Actividades académicas, Actividades culturales, Cine, Críticas literarias, Cubanoamericanos, Cubanos famosos, Diáspora cubana, Estudios sobre Cuba, Historia de Cuba, Historia de Estados Unidos, Libros cubanos, Literatura, Literatura latinoamericana, Mi familia, Mis libros, Mujeres cubanas, Mujeres famosas, Realidad cubana, Reconciliación de los cubanos, Teatro, Vida de la escritora, Vida en Cuba, Vida en Estados Unidos | Deja un comentario

Fallece Luzmaría Jiménez Faro

Publicado en La Vanguardia

Le escritora y editora Luzmaría Jiménez Faro

Le escritora y editora Luzmaría Jiménez Faro

Madrid, 13 mar (EFE).- La presidenta de la Fundación Gloria Fuertes, Luzmaría Jiménez Faro, ha fallecido en Madrid, a los 78 años, el pasado jueves día 12, según ha informado hoy en comunicado la editorial Torresmozas, de la que era directora.

Luzmaría Jiménez Faro era además miembro del Patronato de la Fundación “Carmen Conde-Antonio Oliver”, ubicado en Cartagena (Murcia).

Nacida en Madrid en 1937, fue designada por la escritora Carmen Conde como albacea literario y heredera universal de la escritora y poetisa Gloria Fuertes.

Poeta, ensayista y antóloga, Jiménez Faro fundó en 1982 Ediciones Torremozas, editorial especializada en literatura escrita por mujeres, cuyo catálogo supera ya los 600 títulos publicados bajo su dirección.

Participó con frecuencia en congresos, charlas y conferencias, siempre con temas relacionados con la literatura escrita por mujeres, tanto en España como en países extranjeros y era una activa organizadora de actos culturales.

Su obra, según la Editorial Torremozas, figura en varias Antologías de España y América y sus poemas han sido traducidos al rumano, al búlgaro, al alemán y, en libro al italiano y al inglés.

Entre sus libros de poemas destacan “Por un cálido sendero” (1978); “Cuarto de estar” (1980); “Sé que vivo” (1984); “Letanía doméstica para mujeres enamoradas. Prólogo de Carmen Conde” (1986); “Bolero” (1993); “Amados ángeles” (1997) y sus últimas obras: “Mujer sin alcuza” (2005) y “Corimbo” (2011).

En su faceta literaria de antóloga y ensayista publicó, entre otras, “Carolina Coronado: Apunte biográfico y Antología. En colaboración con A. Porpetta” (1983); “Ernestina de Champourcin. Antología poética” (1989); “Mujeres y café” (1995); “Poetisas españolas. Antología general. Cuatro tomos” (1996-2003); “Breviario de los sentidos. Poesía erótica escrita por mujeres” (2003)o “Poetisas suicidas y otras muertes extrañas” (2014).

….

Luzmaría también fue la editora en 1996 de mi poemario “Los nombres del amor.” Con ese motivo cruzamos faxes y cartas (en una era anterior a los correos electrónicos) y la ví varias veces en Madrid. Incluso en una ocasión visitamos juntas a Carmen Conde, a quien yo había conocido en un congreso en Ottawa en 1978. Guardo de Luzmaría un recuerdo agradecido y luminoso como su nombre. La noticia de su muerte me ha sorprendido. Me deja un vacío, una gran tristeza por no haberla visto más, no haberle dicho adiós, no haber escrito sobre su magnífica labor de difusión de la literatura escrita por mujeres.

A continuación reproduzco su fax y carta aceptando publicar mi libro, así como la portada del mismo.

Fax de Luzmaría Jiménez Faro sobre "Los nombres del amor"

Fax de Luzmaría Jiménez Faro sobre “Los nombres del amor”

Carta de oferta para publicar "Los nombres del amor"

Carta de oferta para publicar “Los nombres del amor”

Los nombres del amor. Madrid; Editorial Torremozas, 1996

Los nombres del amor. Madrid; Editorial Torremozas, 1996

Publicado en Actividades académicas, Actividades culturales, Críticas literarias, Literatura, Mis libros, Mujeres famosas, Poesía, Vida de la escritora | Deja un comentario

Cuaderno de Viaje I

La Habana. 13 de febrero. He venido a Cuba con Jeffrey C. Barnett que dedicó cinco veranos a traducir mi novela “Memoria del silencio” y que creo que actualmente se la sabe mejor que yo… Vamos a presenterla en la Feria del Libro, lo cual aún no me parece realidad.

Al día siguiente de nuestra llegada, como habíamos planeado, salimos a hacer un recorrido por algunos de los escenarios de la novela. Nos lleva en su carro mi amiga y compañera de aulas Marta Rosa Morales. Nos dirigimos primero a la casa de mi abuela paterna, Lucía del Pazo de Aragón, en la Calle C entre 23 y 21. No sé por qué en tantos viajes anteriores no he pasado por esta casa. No tengo el número pero estoy segura de que la reconoceré. En efecto, creo que es una de ellas… pero no es del todo igual y me entran dudas. Martha recorre la cuadra. Ninguna otra se parece a mi recuerdo. Mi amiga da la vuelta a la manzana. Se detiene. Llamamos a mi prima Margarita, que vivó muchos años allí con mi abuela y su madre, mi tía Margot. En el acto nos dice que es al número 504, y cuando regresamos comprobamos que es la misma que yo creía.

Mi prima Margarita Sosa de Aragón, en la casa de la Calle C donde vivía con su madre y abuela, circa 1951

Mi prima Margarita Sosa de Aragón, en la casa de la Calle C donde vivía con su madre y abuela, circa 1951

Se me agolpan los recuerdos. Casi todos los domingos de mi infancia veníamos aquí. Alrededor de Otra Mamá, como llamábamos a mi abuela, se reunían los mayores mientras que los niños jugábamos afuera a los escondidos, las estatuas, los pasos americanos. En un pasaje de la novela, uno de los personajes, Lauri, rememora esos domingos, y de pronto las estatuas se queden quietas, congeladas. Jeffrey, en su prólogo del libro, lo considera una metáfora de lo que Cuba se ha convertido para muchos exiliados, una imagen estática, inmóvil. Pero para Menchu, la hermana que se queda en Cuba, la casona de El Vedado continúa siendo un lugar importante, pues su novio venía al portal a enamorarla, y se escondían en el pasillo exterior a besarse. Años más tarde, después de la caída del comunismo, cuando ya no viven allí, Lázaro regresa a esos mismos pasillos a pegarse un tiro.

P1000391

Cuando llegamos a la casa me parece más pequeña (cosa que me ha sucedido con pocos lugares) pero, además, el garaje a mano derecha, y su ancha entrada en la que jugábamos, ya no están. Veo a una señora que va a entrar a lo que parece una adición, le pregunto si vive allí, si sabe si antes había en ese lugar una zona ancha de cemento…Contesta que vive con su hija…que no sabe…y se va.

La mujer entra a una parte de la casa que no era así antes...

La mujer entra a una parte de la casa que no era así antes…

Sale de la casa principal un señor vestido en traje de ejercicios, como los que usa Fidel, y me pregunta si yo busco comprar.
– No, ¿por qué? ¿Esta casa está a la venta? Le pregunto.
– No, pero usted parece una mujer rica y extranjera.
No podía haberme molestado más el comentario.
– Se equivoca. Soy una mujer retirada y nací a unas cuadras de aquí. Tan cubana como usted.
Le hago la misma pregunta que a su vecina y me contesta.
– Sí, antes, en el capitalismo, ésta era una casa grande donde vivía una sola familia rica, y en efecto allí había un garaje o zagúan, pero ahora el socialismo ha construido nueve apartamentos para que puedan vivir más personas.
Me indigné:
– Aquí no vivía ninguna familia rica, sino mi abuela, que era viuda de un médico y farmacéutico que le daba medicina a los mambises y tuvo que exiliarse. Trabajó mucho, y la casa era alquilada. Todos sus hijos eran profesionales y la ayudaban, y ella vivía aquí, en los bajos, con su nieta y su hija menor, que era abogado
– Yo también soy profesional…
– Pues yo no tengo la culpa si en el socialismo usted no puede vivir como mi abuela…

Durante mi infancia, del otro lado de la casa  an un area de cemento de un ancho similar a éste, que daba al garaje, jugábamos a los pasos americanos

Durante mi infancia, del otro lado de la casa an un area de cemento de un ancho similar a éste, que daba al garaje, jugábamos a los pasos americanos

El señor entró a la casa. Recobré mis recuerdos, las risas de mis primos jugando…Tomamos fotos. Le expliqué a Jeff cómo era la casa antes…Y pensé que Otra Mamá, por quien no tuve oportunidad de hacer mucho durante su vida, quizás estuviera sonriéndole a la nieta que la había defendido.

Me parecía escuchar las voces de mis primos...

Me parecía escuchar las voces de mis primos…

Continuamos nuestro recorrido. Nos esperaban nuevas aventuras, totalmente insospechas…

Publicado en Crónicas de viaje, Cubanoamericanos, Diáspora cubana, Mi familia, Mis libros, Mujeres cubanas, Realidad cubana, Reconciliación de los cubanos, Viajes, Vida de la escritora, Vida en Cuba | 4 comentarios

Le “Memoria…” que ha roto el silencio

Cuando escribí esta novela en 1999, nunca pensé que tuviera este éxito…

El Nuevo Herald le dedica la primera página de su sección dominical Séptimo Día a un fragmento del primer capítulo de “Memoria del silencio” y el anuncio de la presentación el viernes en Books and Books auspiciada por el Cuban Research Institute de Florida International University http://www.elnuevoherald.com/noticias/septimo-dia/article14398694.html#/tabPane=tabs-b0710947-1-1

Publicado en Actividades académicas, Actividades culturales, Críticas literarias, Cubanoamericanos, Cubanos famosos, Diáspora cubana, Estudios sobre Cuba, Historia de Cuba, Libros cubanos, Literatura, Literatura latinoamericana, Miami, Mis libros, Mujeres cubanas, Mujeres famosas, Realidad cubana, Reconciliación de los cubanos, Teatro, Vida de la escritora, Vida en Cuba, Vida en Estados Unidos | 5 comentarios

La Habana: entre el frío y la esperanza

Publicado en El Nuevo Herald 2-11-1915

Regresé recientemente de una estancia de diez días en La Habana. Ya en mi viaje anterior, en noviembre de 2013, observé más tráfico en las calles, más casas pintadas, más movimiento de alquiler de habitaciones, más pequeñísimos negocios. Ahora me pareció ver incluso mayor cantidad de turistas, y más almendrones (carros viejos) pintados, algunos transformados en convertibles.

Tráfico en el Malecón

Tráfico en el Malecón

La capital cubana sostiene una rica vida cultural. Aparte de las muchas actividades de la Feria del Libro que había en esos días, hay siempre una amplia oferta de teatro, ballet, conciertos, ciclos de conferencias. Persiste un esfuerzo por recuperar figuras y aspectos históricos de la era de la República.

Una exposición de esculturas de osos decorados por distintos países, auspiciado por un programa de las Naciones Unidas para promover la paz y la tolerancia, adornaba la Plaza de San Francisco. En la basílica del mismo nombre pude disfrutar de un concierto de música clásica, de la Camerata Romeu, orquesta femenina de cuerdas, fundada en 1993 y dirigida por Zeneida Romeu, miembro de la tercera generación de una familia de notables músicos cubanos.

Plaza de San Francisco

Plaza de San Francisco

La misma ciudad que nos ofrece la belleza sobrecogedora de sinfonías clásicas, nos muestra, sin embargo, aceras rotas, calles llenas de baches, edificios en ruinas. Mucho más graves son las crecientes diferencias sociales y el irrespeto por los derechos humanos en el país.

A todas horas abundan los peatones, pese al frío récord en esos días. Se debe en gran medida a las deficiencias en el sistema de transporte, de lo que todos protestan abiertamente, incluso en programas de televisión que recogen la voz de la calle. Desde hace tiempo he observado a los cubanos más decididos a la hora de reclamar sus derechos. La falta de acceso a internet a precios razonables es una de las críticas más frecuentes, especialmente entre los jóvenes. Una encuesta reciente del periódico Juventud Rebelde provocó la sugerencia de que el pueblo pueda ejercer el voto secreto y directo para elegir al presidente, al primer ministro y a todos los altos funcionarios, y que se limite a dos sus términos en el poder. Es una muestra irrefutable de esta creciente conciencia ciudadana.

La gran mayoría de los cubanos ha visto con buenos ojos el deshielo de las relaciones entre los Estados Unidos y la Isla. Sospecho que subsisten algunos “duros” a quienes no les agrada, y existen asimismo los escépticos que argumentan que el gobierno cubano no está preparado para tales cambios e irá poniendo trabas por el camino a la normalización. Un joven que trabaja con el turismo inglés, sin embargo, no podía contener su entusiasmo y veía grandes cantidades de estadounidenses viajando a Cuba muy pronto.

Muchos están preocupados por los acontecimientos en Venezuela, en especial aquellos con familiares que cumplen misiones en ese país. Escuché rumores de que algunos, de vacaciones en La Habana, no querían regresar.

En general, la vida en Cuba es difícil y el día a día ocupa gran parte del tiempo. Entre el frío y la esperanza, la compra en el agropecuario y la cola del pan, me parece que los habaneros sienten o presienten que viven un momento de transición, lenta e inevitable.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article13143917.html#storylink=cpy
ubl

Publicado en Actividades académicas, Actividades culturales, Crónicas de viaje, Cubanos famosos, Derechos humanos, Economía cubana, Historia de Cuba, Historia de Estados Unidos, Mùsica cubana, Mujeres cubanas, Mujeres famosas, Política en Estados Unidos, Realidad cubana, Reconciliación de los cubanos, Viajes, Vida en Cuba | 4 comentarios

Nuevas actividades: The Memory of Silence/Memoria del silencio

flyer CRI March 20Flyer 3.20.15 Memory of Silence at Bks and Bks (3)

Publicado en Actividades académicas, Actividades culturales, Críticas literarias, Cubanoamericanos, Cubanos famosos, Diáspora cubana, Estudios sobre Cuba, Historia de Cuba, Historia de Estados Unidos, Libros cubanos, Literatura, Literatura latinoamericana, Miami, Mis libros, Mujeres cubanas, Mujeres famosas, Periodismo, Poesía, Política en Estados Unidos, Realidad cubana, Reconciliación de los cubanos, Teatro, Vida de la escritora, Vida en Cuba, Vida en Estados Unidos | 2 comentarios