Trump y Castro: encrucijada histórica

Publicado en El Nuevo Herald 11-30-2016

Tras la elección de Donald Trump en Estados Unidos y la muerte de Fidel Castro en Cuba, la política, a menudo impredecible, ha colocado al próximo presidente estadounidense y a Raúl Castro en una situación inesperada.

El presidente electo ha ofrecido al Senador Rubio, a los cubanoamericanos y a sus congresistas, eliminar las medidas de acercamiento con Cuba de la administración de Obama. Estados Unidos podría modificar la Ley del Ajuste Cubano, cerrar considerablemente la entrada de cubanos de la Isla, penalizar las remesas, disminuir o eliminar permisos de viajes, reducir los contactos académicos y artísticos. En fin, aislar de nuevo a Cuba

A pesar de haberse dicho horrores el uno al otro durante las primerias,, el Presidente electo Trump y el Senador Marcos Rubio podrían unirse en una política para aislar a Cuba

A pesar de haberse dicho horrores el uno al otro durante las primerias,, el Presidente electo Trump y el Senador Marcos Rubio podrían unirse en una política para aislar a Cuba

El gobierno cubano, por su parte, tal vez respondería aumentando la represión, eliminando de un plumazo a los cuentapropistas, acercándose más a Rusia y ´posiblemente creando un conflicto como el de la detención de Alan Gross.

El atrincheramiento de ambos países podría llevar a la Isla a un segundo período especial, una explosión social, una bomba demográfica como la del Mariel o la crisis de los balseros, que ahora Estados Unidos no aceptaría de ninguna forma. La gestión de Raúl acabaría como un total fracaso, y sus descendientes y todos los cubanos se enfrentarían a un desastre incalculable. Los Estados Unidos tendrían que lidiar con una crisis humanitaria a 90 millas de sus costas. No solo es un escenario que no augura un futuro mejor para los cubanos en la Isla, sino que tampoco favorecería los intereses de Estados Unidos.

Washington y La Habana, sin embargo, cuentan con otra opción. Una cosa son las promesas de Trump durante la campaña electoral, y otra la realidad. Puede que el Congreso no ratifique el nombramiento de un Embajador estadounidense en La Habana, pero parece difícil que la nueva administración vuelva a romper relaciones. Trump, hombre de negocios, probablemente no desee buscarse la enemistad de aerolíneas como la American Airlines y Jet Blue, que ya están volando a Cuba. Por tanto, sería extraño que eliminara los viajes a la Isla. También verá con buenos ojos las oportunidades de negocios que ofrezca la Isla. Incluso la presión tanto de ciertos estados agrícolas como del mundo empresarial para que se les permita la venta y compra con Cuba sin restricciones, podrían llevarlo a buscar el levantamiento del embargo.

Trump, ya sabemos, siempre se vanagloria de poder hacer mejores transacciones que nadie. El mejoramiento de las relaciones entre Washington y La Habana sería posible solo si el autor de “El arte de la negociación” pudiera jactarse de que logró ventajas del gobierno cubano que no recibió el presidente Obama.

Entonces se pondrá a prueba si de verdad Raúl Castro está dispuesto a hacer su propia transición. Sin la sombra de su hermano, estará más libre para tomar decisiones que, aunque justifique internamente con la retórica que escoja, en realidad sean, más que concesiones a Estados Unidos, cambios profundos al sistema. Por ejemplo, podría entregar a fugitivos de la justicia que Cuba ha amparado, soltar a los presos políticos aún en las cárceles, y, sobretodo, terminar con las golpizas a las Damas de Blanco y otros disidentes. De igual modo, tendría que acelerar cambios radicales que llevaran al país a una economía mixta, mayores libertades individuales, un estado de derecho, y mecanismos que permitan a los cubanos escoger libremente a sus futuros gobernantes.

Raul Castro anuncia la muerte de su hermano Fidel

Raul Castro anuncia la muerte de su hermano Fidel

¿Correría con estas medidas el riesgo de que le transición se le fuera de las manos? Es posible, pero si logra que las mejoras económicas favorecieran a los cubanos de a pie con rapidez, terminaría sin problemas los dos años más que ha declarado que gobernaría. ¿Llevarían estos cambios a una Cuba controlada por los descendientes de los Castros y los militares? No lo creo. Para ellos, sin embargo, la alternativa del atrincheramiento es más peligrosa.

Aunque caminen sobre un campo minado, Donald Trump y Raíl Castro podrían hilar fino para resolver las diferencias. El momento histórico, irónicamente, coloca a hombres muy distintos en una encrucijada. El rumbo que tomen las relaciones entre sus respectivos países podrá tener consecuencias insospechadas para el continente Ojalá sepan actuar con serenidad y cordura para el bien de todos. Quien sabe si en unos años veamos un Hotel Trump en Varadero….

A lo major veremos un Hotel Trump en Cuba dentro de pocos años....

A lo major veremos un Hotel Trump en Cuba dentro de pocos años….

Este artículo también puede leerse en http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article117705313.html

Publicado en Actualidad norteamericana, Cubanoamericanos, Derechos humanos, Diáspora cubana, Economía cubana, Elecciones 2016, Historia de Cuba, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Noticias internacionales, Política en Estados Unidos, Realidad cubana, Reconciliación de los cubanos, Vida en Cuba, Vida en Estados Unidos | 5 comentarios

El futuro con el Presidente Trump

Publicado en El Nuevo Herald 11-16-2016

Muchos nos equivocamos, no por apoyar a Hillary Clinton, sino por no aquilatar la fuerza de la corriente que impulsaba la candidatura de Donald Trump. Otros colegas han analizado brillantemente en estas páginas las causas de este error. Intentemos nosotros imaginar el futuro.

Se me ocurre pensar en el peor y el mejor escenario posible. Lo temible para Estados Unidos y el mundo sería que el lado feo del candidato Trump saliera a flote durante su presidencia. Veríamos crecer un clima de intolerancia racial; insultos y discriminación contra miembros de la comunidad LGBT, hispanos, musulmanes; acoso sexual a las mujeres; e incluso crímenes de odio. No haría falta una sola ley para que esto sucediera. Sería suficiente no ponerle freno a lo que ya estamos observando con tristeza.

En varias escuelas del país niños hispanos y afroamericanos han sido objeto de burlas e insultos en los últimos días

En varias escuelas del país niños hispanos y afroamericanos han sido objeto de burlas e insultos en los últimos días

En una escuela, chicos han gritado a coro que levanten el muro, mientras niños hispanos lloraban asustados. Hasta una maestra ha amenazado a un alumno con que deportarán a sus padres. Otros adolescentes han marchado con una pancarta de Trump proclamando el triunfo de la superioridad de la raza blanca. Cientos de incidentes similares están teniendo lugar a lo largo y ancho del país.

La eliminación de tratados de libre comercio haría que subieran  inmensamente los precios en una sociedad de consumo, acostumbrada a comprar.

La eliminación de tratados de libre comercio haría que subieran inmensamente los precios en una sociedad de consumo, acostumbrada a comprar.

Algunos de las promesas hechas, de llevarse a cabo, tendrían consecuencias que muchos parecen no haber considerado. Poner fin a los tratados de libre comercio, por ejemplo, pudiera crear trabajos para los estadounidenses, pero al mismo tiempo subiría enormemente el precio de infinidad de productos. Baste un solo ejemplo. La mayoría de los IPhones e IPads se fabrican en China. Para una sociedad de consumo, el efecto sería inmediato, como también la escasez de vegetales y frutas en los supermercados si expulsaran de un plumazo a los hispanos que trabajan en la agricultura. Podemos pensar incluso en situaciones más peligrosas, como un alejamiento de los aliados que comparten nuestros mismos valores, y un acercamiento a países con caudillos al frente de gobiernos, como Rusia, y hasta Corea del Norte. (Se equivocan los que creen que Trump dará marcha atrás en las relaciones con Cuba.) La falta de conocimiento del protocolo diplomático, podría crear incidentes de repercusión internacional. Vamos a ir más lejos. Un candidato que ha demostrado a menudo su falta de respeto por la ley, bien podría violarla, al punto de ser encausado. Algunos pronostican que no terminará sus cuatro años como Presidente.

Pensamos ahora en un futuro más optimista. El peso de la responsabilidad, la impresionante historia que encierran las paredes de la Casa Blanca, la solemnidad del juramento de servir al país en las escalinatas del Capitolio, podrían dar a Donald Trump una dosis de humildad. Sin ninguna experiencia en el complejo arte de la política, con una filosofía que oscila entre el populismo demócrata y el capitalismo republicano, el nuevo Presidente podría rodearse de miembros de ambos partidos que lo asesoren, y a trancas y barrancas, ir comprendiendo que muchas de las medidas que ha prometido no son posibles de cumplir. Por el momento, ya ha declarado que mantendría algunas de las provisiones de Obamacare, y se ha referido a una cerca, y no un muro, en la frontera con México.

Tal vez la magnitud de la responsabilidad en sus manos dé a Trump una dosis de humildad

Tal vez la magnitud de la responsabilidad en sus manos dé a Trump una dosis de humildad

Aunque vivimos tiempos en que las tradiciones parecen estar desapareciendo, lo apropiado sería que todos le concediéramos a Trump los cien días de gracia que en el pasado se les ha dado a otros presidentes. No sería prudente que los demócratas nos pareciéramos a los republicanos que hemos criticado por haberle hecho la guerra al Presidente Obama desde el día que fue electo. Si creemos en las instituciones democráticas, respetemos el cargo de la Presidencia. Eso no significa, ni mucho menos, que no alcemos la voz en contra de políticas con las que no estemos de acuerdo. Actuemos con firmeza contra el pecado, y no el pecador… a menos que su conducta resulte una auténtica vergüenza para el cargo que habrá de desempeñar.

Una fuente de esperanza es que la mayoría de los “millenials” han sido quienes más se han sentido ofendidos por la victoria de Trump. Ojalá que esa frustración se convierta en activismo político, trabajo voluntario, voces unidas, no para insultar al nuevo presidente, sino para defender las leyes, las instituciones, las libertades individuales y todo lo noble – y es mucho— que aún perdura en este gran País.

Miles de jóvenes marchan por las calles del país proclamando que Trumo no es su Presidente

Miles de jóvenes marchan por las calles del país proclamando que Trumo no es su Presidente


Ni Estados Unidos ni la democracia han muerto. Si muestran signos de malaise, no juguemos el papel del enterrador, sino, por el contrario, del noble cirujano sanador. Los problemas de la democracia siempre se curan con más democracia.

Este artículo también puede leersr en http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article114918733.htmliem

Publicado en Actualidad norteamericana, Derechos humanos, Elecciones 2016, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Política en Estados Unidos, Racismo, Vida en Estados Unidos, Violencia | 5 comentarios

Antes de votar, piénselo bien…

Publicado en El Nuevo Herald 11-2-2016

Once días antes de las elecciones presidenciales, James Comey, director del FBI, envió una carta a algunos miembros del Congreso, sobre la inspección de nuevos correos electrónicos, esta vez en el ordenador portátil de Anthony D. Weiner, esposo de Huma Abedin, una de las asistentes de Hillary Clinton. Como se sabe, Weiner está siendo investigado por mandar textos pornográficos a menores de edad. El mismo Comey dice que no sabe si la información es significativa, ni explica su naturaleza, lo que hace muy difícil a Clinton y sus seguidores defenderse.

Esta comunicación de Comey, posiblemente producida por presiones de los congresistas republicanos, viola el Hatch Act, que prohíbe a personas en cargos públicos valerse de su autoridad para investigar asuntos relacionados con un candidato 60 días antes de celebrarse las elecciones, a fin de no influir en su resultado. En este caso, la carta del Sr. Comey, vaga y abierta a múltiples interpretaciones, fue escrita no sólo antes de que se examinaran los famosos correos electrónicos, sino incluso antes de que el FBI obtuviera una orden de registro. No es entonces de extrañar que algunos de los abogados del Departamento de Justicia le aconsejaran a Comey que no enviara la carta.

James Comey, Director del FBI, ha sido blanco de críticas

James Comey, Director del FBI, ha sido blanco de críticas

¿Afectará el resultado de las elecciones la posibilidad de una investigación? Posiblemente sí. Por una parte, hará que más votantes acudan a las urnas, tanto simpatizantes de Hillary como de Trump. Todos sabemos ahora que cada voto va a contar. Sin embargo, ella ha invertido en una maquinaria política que él no tiene, y un aumento en el número de votantes en ambos partidos deberá favorecer a Clinton. ¿Qué sucederá con los indecisos? Nadie sabe. Para todos, se hace difícil predecir el resultado de las elecciones más singulares en la historia moderna de Estados Unidos.

Me atrevo a pronosticar que a menos que otra “bomba Z” afecte la contienda (cualquier cosa es posible), a pesar de todo Hillary Clinton ganará las elecciones. Sin embargo, después de la carta del director del FBI, contrario a lo que pensaba hace pocos días, no estoy segura si los demócratas alcanzarán mayoría en el Senado y un número elevado de escaños en la Cámara de Representantes.

Por primera vez desde que vivo en Estados Unidos, hace mucho más de medio siglo, tengo miedo. Me da horror pensar que mis nietos, tres de los cuales votarán este año por primera vez, vivan sus primeros años como jóvenes adultos bajo la presidencia de Trump: hombre misógino, xenofóbico, tramposo, ignorante, vengativo, ególatra y, para colmo, con el vocabulario de un niño de tercer grado. No sólo este país se volvería el hazmerreír del mundo, sino que el autoritarismo de Trump pondría en peligro nuestras instituciones democráticas.

También me preocupa la reacción de Trump ante una victoria de Hillary Clinton. ¿Sería capaz de hacer un elegante discurso felicitándola, y pedir a todos sus seguidores que la apoyen? ¿Lograría esta mujer tenaz trabajar con un poder legislativo republicano que en los últimos años ha obstaculizado las iniciativas de Barack Obama? ¿Podrá unir a un país tan polarizado?

Tanto los republicanos como los demócratas e independientes podemos tener filosofías políticas diferentes, discrepar sobre cuáles son las mejores soluciones a los problemas económicos y sociales. Por eso hasta ahora el sistema bipartidista ha funcionado bien, dado que constituye un factor adicional de equilibrio a las tres ramas del gobierno.

Donald Trump amenaza con encarcelar a su adversaria política

Donald Trump amenaza con encarcelar a su adversaria política

Lo que alarma es que se resquebraje el fundamento sobre el que descansan los valores esenciales de este país. ¿Cuándo se ha visto a un candidato estadounidense amenazar a su adversario político con llevarlo a la cárcel? ¿Cuándo, en este país de inmigrantes, se ha sentido un rechazo mayor contra los que hemos venido de otra parte y hablamos otro idioma? ¿Alguna vez un aspirante a la presidencia de Estados Unidos ha dicho públicamente que no aceptaría los resultados de una elección si no saliera ganador?

Antes de votar, piénselo bien.

Todavía hay grandes posibilidades de que en una semana Hillary Clinton se convierta en la primera mujer presidente de Estados Unidos

Todavía hay grandes posibilidades de que en una semana Hillary Clinton se convierta en la primera mujer presidente de Estados Unidos

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article111864772.html#storylink=cpy

Publicado en Actualidad norteamericana, Elecciones 2016, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Mi familia, Política en Estados Unidos, Vida en Estados Unidos | 3 comentarios

Presentación de “El mundo y mi Cuba en el Diario” el 2 de noviembre

LIBRO DE UVA DE ARAGÓN

El mundo y mi Cuba en el Diario reúne 70 crónicas publicadas entre 1994 y 2014 por la escritora y periodista cubana Uva de Aragón. Algunas son semblanzas de figuras importantes de la cultura cubana, como Eugenio Florit o Gastón Baquero, y reseñas de libros de Cristóbal Díaz Ayala, Ariel Remos, Rita Geada y Amelia del Castillo, entre otros.

Detalles: Miércoles 2, a las 7 p.m., en la Librería Books & Books, 265 Aragon Avenue, Coral Gables. Entrada gratis.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/entretenimiento/revista-viernes/article110856337.html#storylink=cpy

Para los que no vivan en Miami o no puedan asistir, pueden comprar el libro en Amazon https://www.amazon.com/El-mundo-Cuba-Diario-S…/…/ref=sr_1_1…

Pueden ver la presentación en vivo en http://events.booksandbooks.com/

photo-cover

Publicado en Actividades académicas, Actividades culturales, Actualidad norteamericana, América Latina, Críticas literarias, Crónicas de viaje, Cubanoamericanos, Cubanos famosos, Diáspora cubana, España, Estudios sobre Cuba, Historia de Cuba, Historia de Estados Unidos, Historia univeral, José Martí, La Iglesia Católica, La Iglesia en Cuba, Libros cubanos, Literatura, Literatura latinoamericana, Mùsica cubana, Mi columna semanal, Mi familia, Miami, Mujeres cubanas, Mujeres famosas, Noticias internacionales, Periodismo, Pintura, Poesía, Política en Estados Unidos, Racismo, Realidad cubana, Reconciliación de los cubanos, Teatro, Viajes, Vida de la escritora, Vida en Estados Unidos | Deja un comentario

Ya es hora

Publicado en El Nuevo Herald 10-19-2016

En Estados Unidos, el sistema bipartidista ha funcionado bien, al menos hasta el momento. Entre el Partido Demócrata y el Republicano, los logros del primero en el campo de la justicia y el bienestar social han sido superiores así como sus esfuerzos en el control de las armas nucleares, la educación, la reducción de impuestos para la clase media, y la lucha contra el gran peligro para nuestro planeta debido al calentamiento global. El trickle down economy (teoría de los republicanos según la cual si los de arriba pagan menos impuestos, la riqueza se filtrará a los de abajo) no ha funcionado en lo más mínimo. Por el contrario, los ricos se han hecho más ricos y los pobres más pobres.

El President Barack Obama y la Primera Dama Michelle Obama

El President Barack Obama y la Primera Dama Michelle Obama

Barack Obama ha sido un buen presidente, y así lo juzgará la historia. Rescató a un país que se encontraba al borde de un precipicio económico. Logró hacer un programa de salud pública, a pesar de sus muchas imperfecciones, que permite a todos recibir la atención médica que necesiten. Dado el gran embrollo que dejó George W. Bush en la política internacional, más mérito tienen sus logros en ese plano. El hogar de este presidente ha sido un modelo de decencia. No en balde Obama y Michelle gozan de una gran popularidad.

Voy a votar por Hillary Clinton no solo porque sea demócrata. Su trayectoria ha sido admirable desde que se graduó de abogada en la Universidad de Yale en 1973. Comenzó en Arkansas su lucha a favor de los niños y las familias, un interés suyo que ha sido constante desde entonces.

Desde muy joven Hillary Clinton ha luchado a favor de los niños y las familias

Desde muy joven Hillary Clinton ha luchado a favor de los niños y las familias

No se conformó con redecorar la Casa Blanca o jugar el papel de anfitriona en sus ocho años como Primera Dama del País. Siguió trabajando para mejorar las escuelas. Su plan de salud fracasó al no recibir el apoyo de los congresistas republicanos y otros intereses, pero cuatro años después ayudó a crear el Programa Estatal de Seguros de Salud para Niños. En 1995, en la conferencia de las Naciones Unidas en Beijing sobre la mujer, pronunció un histórico discurso a favor de los derechos de la mujer.

Hillary Clinton pronunció un discurso histórico en fefensa de los derechos de la mujer en Beiging en 1995

Hillary Clinton pronunció un discurso histórico en fefensa de los derechos de la mujer en Beiging en 1995

Los escándalos por las infidelidades de su marido la hirieron y humillaron. Decidió salvar su matrimonio. Con el corazón destrozado, levantó la cabeza y siguió luchando. Algunas la critican porque atacó a las mujeres que tuvieron relaciones con su esposo. Hay que ponerse en la misma situación y pensar que no podría esperarse otra cosa. ¿Qué quieren, que las invitara a tomar té a la Casa Blanca?

En 2000, solo dos años después del escándalo de Monica Lewinsky, fue la primera mujer electa como senadora en Nueva York, y la única primera dama en aspirar a un puesto público, al que fue reelecta en 2006. Se arrepiente de haber votado a favor de la guerra en Irak, pero hay que recordar que la información que el presidente Bush presentó al Congreso y a la nación sobre las armas que poseía Irak había sido falsa. Ayudó a que se atendieran los problemas de salud de policías, bomberos y otros que trabajaron en la Zona Cero después de los ataques del 9/11.

Aspiró a la presidencia en 2008, con Barack Obama como contrincante, y perdió la nominación del Partido Demócrata. Sin embargo, aceptó servir en su administración como secretaria de Estado de 2009 a 2013. Considero positivo el balance de su gestión. Como todo ser humano con una trayectoria pública de casi medio siglo, ha cometido errores y ofrecido versiones exageradas o atenuadas de algunos hechos. El que esté libre de culpa, que tire la primera piedra.

Tensos momentos durante la captura de Osama Bin  Laden

Tensos momentos durante la captura de Osama Bin Laden

Lo de los emails no me preocupa. Otros funcionarios en altos cargos han hecho lo mismo y ni se ha mencionado. Nada de lo que se ha sabido que contienen los correos demuestra haber sido trascendente. Tampoco la seguridad de la información parece haber corrido mayor peligro que si hubiera estado en un servidor del Departamento de Estado. Sabemos ya que los espías cibernéticos han podido obtener gran número de información de las ordenadoras de importantes departamentos gubernamentales.

La política debe estar en manos de los políticos. Los habrá corruptos y tramposos, pero hay muchos decentes, que sirven al país con devoción y respeto a las instituciones del Estado. En algunas ocasiones puede surgir alguien que no haya sido político de profesión y que en un momento dado pueda crecerse como líder. Sin duda no es el caso de Donald Trump, quien por el contrario representa valores muy contrarios a los que han hecho grande a Estados Unidos.

Los que creemos en la dignidad del ser humano y la democracia debemos votar por Hillary Clinton. Así lo han recomendado todos los periódicos, incluso los más conservadores. Y no porque sea la opción menos mala. Tiene un gran potencial para gobernar con acierto. Es una mujer lúcida, con capacidad de liderazgo, amplia experiencia, empatía por los menos afortunados, defensora de causas nobles.

Hillary acepta la nominación del Partido Demócrata como candidate a la Presidencia de Estados Unidos

Hillary acepta la nominación del Partido Demócrata como candidate a la Presidencia de Estados Unidos

Desde los años 90 hasta la fecha ha habido en el mundo más de 70 mujeres jefas de Estado, sin contar monarcas, muchas de ellas en países muy adelantados como Inglaterra, Suiza, Alemania. Ya es hora de que en Estados Unidos tengamos una mujer presidenta. Y aunque no es la razón principal, también por eso votaré por Hillary Clinton.

I am with her.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article108968182.html#storylink=cpy

Publicado en Actualidad norteamericana, Control de armas, Derechos humanos, Ecología, Educación, Elecciones 2016, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Mujeres famosas, Noticias internacionales, Pobreza, Política en Estados Unidos, Racismo, Salud, Terrorismo, Vida en Estados Unidos, Violencia | 3 comentarios

El voto cubanoamericano y Donald Trump

Publicado en El Nuevo Herald 10-5-2016

De acuerdo con los datos del Pew Reserch Center, en 1983, antes de que 100,000 cubanos que llegaron por El Mariel pudieran alcanzar su ciudadanía, un 64% de los cubanoamericanos estaban inscritos en el Partido Republicano o se identificaban con el mismo. En la zona de Miami, el porcentaje era aún mayor. En 2004, por ejemplo, mientras que el candidato presidencial republicano George W. Bush obtuvo el 56% del voto hispano, entre los cubanoamericanos el 78% votó por él.

Información sobre el voto cubano de acuerdo al Pew Research Center

Información sobre el voto cubano de acuerdo al Pew Research Center

La marcada preferencia de los primeros exiliados por el partido del elefante tiene para mí una sola explicación. Se sintieron traicionados por John F. Kennedy cuando la Invasión de Bahía de Cochinos –plan mal concebido, heredado de la administración del republicano Dwight D. Eisenhower– y también por la manera que manejó la crisis de Octubre, no obstante haber evitado una Tercera Guerra Mundial, y quizás hasta que Cuba hubiera sido borrada del mapa. Después, siempre percibieron a los republicanos como más enérgicos contra el comunismo, a pesar de que, por ejemplo, fue el Presidente Richard Nixon, republicano, quien restableció las relaciones con China.

El otro aspecto que me ha sorprendido de la adhesión de gran número de mis compatriotas al Partido Republicano, es que han sido los Demócratas – Kennedy, Johnson, Carter, Clinton – los más generosos en abrirnos las puertas de Estados Unidos, y de cuyos programas sociales, como el Social Security y el Medicare, nos beneficiamos. Además –y esto es lo más asombroso para mí– la gran mayoría de los cubanos durante la República sostenían un pensamiento socialdemócrata, como se puede comprobar si consultamos la plataforma de casi todos los partidos políticos de la era, incluso el de Fulgencio Batista. En especial, la Constitución de 1940, de la cual esa generación de la primera oleada de exiliados aún se siente muy orgullosa, muestra en su esencia una filosofía mucho más afín a la de los demócratas que a la de los republicamos.

De 1965 a 1973, durante la administración de Lyndon B. Johnson, 300 mil cubanos llegaron a Estados Unidos en los Vuelos de la Libertad

De 1965 a 1973, durante la administración de Lyndon B. Johnson, 300 mil cubanos llegaron a Estados Unidos en los Vuelos de la Libertad

En todo caso, el apoyo a los republicanos se ha ido erosionando significativamente, a medida que ha aumentado el número de cubanoamericanos nacidos en Estados Unidos, y que nuevas oleadas de inmigrantes, con familiares en la Isla, favorecen una política de apertura. Ya en el 2013 –de nuevo según el Pew Research Center– menos del 47% de los cubanoamericanos inscritos para votar se identificaban o inclinaban al Partido Republicano, lo que representa un gran descenso de la cifra de 67%, treinta años antes.

Una encuesta muy reciente, el 2016 FIU Cuba Poll, llevada a cabo desde 1991 por los profesores Guillermo Grenier y Hugh Gladwin de Florida International University, muestra que entre los cubanos de Miami un 35.5% apoya a Donald Trump, mientras un 31.4 % a Hillary Clinton. Esta diferencia de 4% es casi un empate, además de que se trata del apoyo menor que hasta la fecha ha recibido un candidato republicano de parte de los cubanos de este Condado.

Han surgido informaciones sobre los intentos de Trump de hacer negocios en Cuba

Han surgido informaciones sobre los intentos de Trump de hacer negocios en Cuba

Las cosas han cambiado aún más desde que se hizo esa encuesta hace pocas semanas. El debate presidencial fue desastroso para Trump. Su narcisismo, xenofobia, ignorancia y misoginia fueron solo igualadas por su condición de embustero, tramposo y calumniador. Desde entonces, no sólo su conducta no ha podido ser más errática –¡esos tweets de madrugada contra Alicia Machado, la ex Miss Universo, a quien llamó Miss Piggy y humilló públicamente!— sino que se han conocido nuevas informaciones, como su evasión en el pago de impuestos, el uso ilegal de fondos de su fundación, y — lo que más afecta a los cubanos– su pago en 1998 de unos $68,000 a una firma de consultores para explorar la posibilidad de hacer negocios en Cuba. Lo peor, a mi juicio, no es solo la violación de la ley del Embargo, pues ya sabemos que Donald Trump no tiene ningún respeto por las leyes, sino su hipocresía en haber asistido, meses después de haber intentado invertir en un campo de golf en la Isla, y muy recientemente, a reuniones públicas con cubanoamericanos. En ambas ocasiones reafirmó su apoyo al Embargo y su repudio al régimen castrista.

A algunos de mis compatriotas, se les hace difícil votar por un demócrata, y para colmos una mujer. Lamentablemente parte del descontento con Hillary Clinton surge de un machismo enmascarado. Valdría la pena que antes de marcar en la boleta su preferencia, los cubanoamericanos se detuvieran a pensar no solo en el pasado sino en el futuro de sus hijos y nietos. Quizás a estas alturas no les guste ningún candidato, pero el rey va desnudo, y ya caben pocas dudas de que con Trump, que ni siquiera representa los valores del Partido Republicano, ese porvenir sería funesto.

Donald Trump durante el debate presidencial con Hillary Clinton

Donald Trump durante el debate presidencial con Hillary Clinton

También puede leers en http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article105843702.html

Publicado en Actividades académicas, Actualidad norteamericana, Cubanoamericanos, Diáspora cubana, Elecciones 2016, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Miami, Política en Estados Unidos, Vida en Estados Unidos, Violencia | 1 Comentario

Reseña publicada en Cuba sobre “El mundo y mi Cuba en el Diario”

Uva de Aragón: un puente entre Cuba y Miami

Publicado en Actividades académicas, Actividades culturales, Actualidad norteamericana, Cine, Críticas literarias, Crónicas de viaje, Cubanoamericanos, Cubanos famosos, Diáspora cubana, España, Estudios sobre Cuba, Historia de Cuba, Historia de Estados Unidos, Historia univeral, José Martí, Libros cubanos, Literatura, Mùsica cubana, Mi columna semanal, Mi familia, Mis libros, Mujeres cubanas, Mujeres famosas, Noticias internacionales, Periodismo, Pintura, Poesía, Política en Estados Unidos, Racismo, Realidad cubana, Reconciliación de los cubanos, Viajes, Vida de la escritora, Vida en Cuba, Vida en Estados Unidos | Deja un comentario