Eulalia Ramos: heroína venezolana

Publicado en El Nuevo Herald 1-11-2014

Durante las luchas de los pueblos contra gobiernos coloniales y tiranías, siempre ha habido mujeres que han jugado papeles importantes, en muchas ocasiones heroicos, a menudo decisivos. Pocas veces han sido reconocidas como merecen, y por lo general se les ha honrado tomando a una de ellas – en el caso de Cuba, a Mariana Grajales—como símbolo nacional para representarlas a todas. Venezuela no es una excepción. La más famosa de estas mujeres es Manolita Saenz, compañera sentimental de Simón Bolívar, que merece elogios por su entrega a la causa independentista, y su habilidad para salvar al Libertador de un atentado en 1828. Pero hay muchas otras con grandes méritos.

Eulalia Ramos Sánchez             1795-1817

Eulalia Ramos Sánchez
1795-1817

Este año se conmemora el bicentenario de la muerte de Eulalia Ramos Sánchez, conocida asimismo por los apellidos Buroz y Chamberlain. Nacida en 1795 en Tacarigua de Mamporal, sus padres, Ignacio Ramos y María Alejandra González, de origen catalán, eran independentistas. Eulalia se casó muy joven, a los 17 años, con Juan José Velázquez, también activo en la lucha contra España. Pronto los padres y el esposo tuvieron que esconderse de los españoles y la joven quedó sola, con una hija recién nacida. También Eulalia se vio obligada a huir de las tropas enemigas, y se adentró en la selva de Barlovento, donde murió su bebita de apenas 40 días. Poco después fue apresada y hubiera sido ejecutada si las guerrillas patriotas no hubieran logrado liberarla.

Los próximos años son turbulentos. En la clandestinidad desde que Bolívar ocupó Caracas, se refugia en casa de la familia Buroz, y toma ese apellido para ocultar su verdadera identidad. Vive en Cartagena de Indias y en Haití. Al regresar a Venezuela, se entera de que habían ejecutado a su marido. Es detenida nuevamente; sufre dos años de presidio. Ya libre, en 1816 conoce al coronel inglés Charles Chamberlain, colaborador de El Libertador, con quien contrajo matrimonio. Esta boda la une también al Estado Mayor del General Bolívar.

En fecha 7 de abril de 1817 el Ejército Realista, bajo el mando del Coronel Español Aldama, ocupa Barcelona, en el noreste del país, donde se encuentran Eulalia y Richard. Hay distintas versiones de lo sucedido ese día, pero la más aceptada es que cuando Chamberlain les informa a las mujeres, ocultas en una celda, que la Casa Fuerte está al caer en manos de las fuerzas españolas, las venezolanas empuñan las armas y salen a combatir. Muy pronto, Chamberlain cae muerto y su esposa intenta recuperar su cadáver. Un oficial español la atrapa y ofrece salvarle la vida si renuncia a la causa independentista. Ella le arrebata la pistola del cinturón y le dispara al pecho mientras grita “¡Viva la Patria!…¡Muerte a los tiranos!” El eco de su voz aún se escucha cuando el resto de los soldados le dan muerte con sus bayonetas. Tenía 22 años.

Monumento a Eulalia Ramos Sánchez, en Barcelona, Venezuela

Monumento a Eulalia Ramos Sánchez, en Barcelona, Venezuela

Aunque pueda haber algo de leyenda en este relato, no cabe duda que hace dos siglos Eulalia Ramos murió en plena juventud por la libertad de Venezuela. La tierra de Bolívar, a quien me unen tantos lazos de afecto, vive hoy uno de los momentos más difíciles de su historia. De nuevo vemos a la mujer venezolana mostrar su valentía, determinación y patriotismo en defensa de su país. Están en posiciones de liderazgo en la oposición, al frente de manifestaciones estudiantiles, protestando por la escasez general, haciendo sonar sus cazuelas, en el peligroso ejercicio del periodismo, alzando su voz. Afortunadamente, hay muchos ejemplos históricos como el de Eulalia Ramos para inspirarlas en la lucha de ese noble pueblo que aun “ama, sufre y espera…”

Mujeres venezolana se manifiestan en las calles

Mujeres venezolana se manifiestan en las calles

Este artículo también puede leers en:http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-venezuela/article125627219.html

Publicado en Mi columna semanal, Mujeres cubanas, Mujeres famosas, Venezuela | 1 Comentario

Adolescente exiliada escribe sobre el amor, Dios, y su nueva vida

]Mi segunda carta a Maria Cristina Halley, al mes de haber cumplido 15 años y de haber llegado exiliada a Washington, D.C.

Fotografía tomada al cumplir 15 años, pocos días antes de salir de Cuba y pocas semanas antes de escribir la carta a continuación

Fotografía tomada al cumplir 15 años, pocos días antes de salir de Cuba y pocas semanas antes de escribir la carta a continuación


carta-2-a-maria-cristina-halney-pag-1

carta-2-a-maria-cristina-halney-pag-2

Publicado en Cine, Críticas literarias, Cubanoamericanos, Diáspora cubana, Literatura, Mi familia, Mujeres cubanas, Viajes, Vida de la escritora, Vida en Estados Unidos | Deja un comentario

Los ángeles de cascos blancos

Publicado en El Nuevo Herald 12-29-2016

En la primavera árabe del 2011, un grupo de estudiantes de secundaria en Deraa, Siria del sur, escribieron con pintura consignas revolucionarias en las paredes de su escuela. Fueron arrestados, torturados. Provocaron que cientos de miles de sus compatriotas se lanzaran a las calles para exigir la renuncia del dictador Bashar al Assad, que en el año 2000 había sucedido a su padre, Hafez Assad.

La violencia se convirtió en una guerra civil. En el 2012 la lucha ya se había extendido a Damascus, la capital, y a Alepo, la segunda ciudad más importante del país. Para el 2015, las Naciones Unidas calculaban que un cuarto de millón de sirios había muerto en la contienda. Assad no sólo empleó todo tipo de armas contra los civiles, sino que impulsó a la mayoría sunita contra otras sectas, e involucró en el conflicto a fuerzas regionales y otras naciones poderosas. En el último año hemos sido testigos no sólo de la oleada de 4 millones y medio de refugiados sirios que huyeron de su país, sino de la destrucción de Alepo, la antigua metrópolis del imperio otomano, cuyas raíces datan del tercer milenio antes de Cristo. Pero si la pérdida de reliquias históricas resulta lamentable, el asesinato de millares de civiles es un crimen de lesa humanidad.

Desafortunadamente, la oposición moderada ha sido superada por grupos de tácticas brutales, en especial el autodenominado Estado islámico (EI) y otros afiliados de al Qaeda. Desde el 2014 Estados Unidos, con el Reino Unido y Francia, han llevado a cabo ataques aéreos contra el EI, pero evitando atacar las fuerzas del gobierno. A partir del 2015, Assad ha contado con el apoyo decisivo de Rusia, que con su campaña aérea sostenida ha facilitado que el gobierno retome territorios antes controlado por los rebeldes.

Foto de AP muestra la destrucción de Alepo en Noviembre de 2016

Foto de AP muestra la destrucción de Alepo en Noviembre de 2016

En estas guerras dentro de otras guerras, todos debemos decir “Mea culpa, Alepo” pues ni Estados Unidos, ni la Unión Europea, ni las Naciones Unidas han hecho lo suficiente para salvar a la ciudad y sus habitantes. Todos los días vemos en la pantalla chica el horror; y, como anestesiados, no protestamos, no lloramos, sino seguimos preocupados por nuestro país, nuestras vidas, nuestra cotidianidad.

Siempre, en medio de la maldad, surgen muestras de la compasión y el sacrificio de que son capaces los seres humanos. Cuando en el 2012 la ciudad de Homs fue arrasada tras meses de ataques que el ejército sirio repetiría por todo el país, los cuerpos de los fallecidos en zonas de oposición quedaban sin enterrar, y los heridos abandonados. Se formó un grupo ad hoc de ciudadanos que acudían a ayudar después de cada ataque. Carecían, sin embargo, de suficiente preparación y organización para la tarea.

Gracias al entrenamiento y la ayuda de gobiernos y organizaciones no gubernamentales (ONG) de varios países, se estableció finalmente en el 2014 la Defensa Civil Siria, conocidos como los Cascos Blancos. Procedentes de distintas comunidades sirias, estos hombres y mujeres son taxistas, banqueros, ingenieros, estudiantes, amas de casa, sastres, farmacéuticos que arriesgan su vida por salvar a sus compatriotas.

Corren a las ciudades bombardeadas y excavan entre los escombros. Muchas veces encuentran cadáveres; pero otras tantas detectan un pequeño ruido, un dedo que se mueve entre las piedras, el leve aliento de una respiración que surge de las ruinas. Entonces trabajan con furia, y el milagro de la vida les estalla entre los brazos. Más de 78,000 personas han sido rescatadas gracias a esta ayuda humanitaria. No ha sido sin costo. Por lo menos 140 voluntarios han muerto en estas misiones.

Uno de los cascos blancos lleva a un niño en brazos que han salvado milagrosamente de los escombros

Uno de los cascos blancos lleva a un niño en brazos que han salvado milagrosamente de los escombros

El régimen de Assad se empeña en destruir cualquier grupo organizado, por mínimo que sea. Una de las tácticas principales del gobierno ha sido la de destruir sistemáticamente, en franco desafío a los convenios de Ginebra, los hospitales, clínicas, bancos de sangre y depósitos de medicinas. Ahora los gobiernos de Assad y Putin atacan también a los Cascos Blancos con bombas, misiles, y, para desprestigiarlos, con acusaciones de que son aliados de los terroristas.

El conflicto sirio dura ya seis años, a un precio incalculable en vidas, niños huérfanos, pueblos desplazados, ciudades destruidas. En medio de la violencia y el horror, estos ángeles con cascos blancos nos confirman que aún perdura la bondad humana. Y no sólo en Siria. Si lo intentamos, con un poco de suerte, muy pronto reconoceremos a nuestro alrededor a otros espíritus compasivos. Tengamos fe de que en el 2017 los ángeles buenos triunfen contra los malos.

El mundo lo necesita.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article123163834.html#storylink=cpy

Publicado en Actualidad norteamericana, Derechos humanos, Historia univeral, Mi columna semanal, Noticias internacionales, Política en Estados Unidos, Terrorismo, Violencia | Deja un comentario

Cartas de una adolescente exiliada

Hace pocas semanas me llamó Maria Cristina (Halley) Williams, compañera de aula desde kindergarten hasta que me fui de Cuba al terminar el Segundo año de Baachillerato, y gran amiga a traves de toda la vida.

20161218_181642Me contó que le habían hecho llegar un paquete desde Cuba de cartas que ella había dejado al irse, entre las cuales se encontraban las que yo le había escrito entre 1959 y 1960. Me dijo que las había leído, les había hecho copia y me estaba mandado los originales. “Te vas a sorprender. Verás la raíz de la mujer y la escritora en que te has convertido”.

No he podido leer todas las cartas aún, porque me asombran tanto como me entristecen. Poco a poco las iré revisando y compartiré algunos fragmentos. Los oomentarios se los dejo a uds. Estos párrafos son de la primera carta, pocas semanas después de salir de Cuba el 13 de Julio de 1959, dos días después de cumplir 15 años de edad.

Después de tres días en un hotel alquilamos un apartamento amueblado donde estuvimos unas semanas.

Después de tres días en un hotel alquilamos un apartamento amueblado donde estuvimos unas semanas.

En casi todas las cartas mencionaba y a veces comentaba los libros que leía.

En casi todas las cartas mencionaba y a veces comentaba los libros que leía.

do

Publicado en Actividades culturales, Críticas literarias, Crónicas de viaje, Cubanoamericanos, Diáspora cubana, Mi familia, Viajes, Vida de la escritora, Vida en Estados Unidos | 2 comentarios

El clima en Washington

Publicado en El Nuevo Herald 12-14-2016

Acabo de regresar de unos días en Silver Spring, Maryland, en las afueras de la capital estadounidense. El frío de invierno obligaba ya a usar abrigo y bufanda, aunque no era todavía tan intenso como para necesitar guantes o sombrero. Algunos árboles aún exhibían los colores dorados del otoño pero la mayoría ya mostraba las ramas desnudas. Siempre me parecen brazos en alto rogando al cielo…

Los árboles desnudos parecen brazos alzados rogando a Dios

Los árboles desnudos parecen brazos alzados rogando a Dios

Más interesante incluso encontré el clima político. Se trataba de una visita familiar, de modo que no me reuní con ningún funcionario o periodista, sino con parientes y amigos, casi todos cubanoamericanos y algunos latinoamericanos. Había demócratas y republicanos de larga trayectoria; pero sin embargo, ninguno había votado por Trump. Comentaron –eso sí– de personas cercanas a ellos que eran apasionados “trumpistas”. En algunos casos, habían preferido evitar el tema con ellos; en otros, me contaron de discusiones subidas de tono entre familiares y amigos.

El sentimiento mayor que pude captar fue de gran preocupación. Un economista republicano, que sin embargo votó por Hillary Clinton, auguraba serios problemas financieros, y se llevaba las manos a la cabeza al comentar sobre la conversación de Trump con el presidente de Taiwán. “¡Ha destruido en cinco minutos 30 años de diplomacia!” argumentaba. Una joven mamá de un niño con necesidades especiales, temía que disminuyeran los fondos de los programas que tanto han ayudado a su hijo. Su hermana, maestra de música en una secundaria pública, compartía la misma idea de que el presupuesto de educación iba a disminuir, y más aún para un sector como el suyo.

A una pareja “gay” le asustaba que regresaran los prejuicios que se han ido desvaneciendo, y que la comunidad “LGTB” pudiera perder muchos de los derechos que ha conquistado. Un intelectual y profesor argentino, que entre muchas otras cosas, enseña nuestro idioma y cultura a diplomáticos estadounidenses destinados a países iberoamericanos, sospechaba con angustia que programas así fueran menospreciados y regresara el “ugly American” a representarnos en otras naciones.

Los conflictos de intereses, el papel que podría jugar la familia de Donald Trump y los nombramientos al gabinete, no ayudaban en nada a tranquilizar a estos washingtonianos. Por el contrario, comentaban que Ivanka Trump estaba buscando casa en la capital, y miraban a su alrededor, como temerosos de que fuera a comprar cerca y convertirse en su vecina.

Algunos piensan que Ivanka Trump hará el papel de Primera Dama

Algunos piensan que Ivanka Trump hará el papel de Primera Dama

También les disgusta pensar que Kellyanne Conway, directora de la campaña presidencial de Donald Trump, vaya a residir en la ciudad junto al Potomac. Me contaron –rumores que luego he confirmado– que proyecta levantar una “superestructura” con los seguidores de Trump, para que sirva de caja de resonancia a las ideas y proyectos del nuevo presidente, y así poder cumplir con su agenda lo más rápidamente posible.

A una exiliada que vive fuera de Cuba desde los primeros tiempos del Castro comunismo, este plan y los discursos que sigue dando Trump como si no hubiera terminado la campaña, le olían a demagogia, a adoctrinamiento”, y eso que siempre ha sido republicana, al punto de que no pudo obligarse a votar por Hillary Clinton, y en la columna en blanco escribió un nombre cualquiera.

Muchos estaban asustados por la gran cantidad de noticias falsas que podrían desencadenar un patrón continuo de violencia. Por ejemplo, días antes un hombre armado con rifle que se presentó en una pizzería de la ciudad para comprobar si había allí una red de tráfico de niños en la que estaba implicada Hillary Clinton.

Estoy segura de que en la capital norteamericana hay igualmente muchos que aguardan con entusiasmo el 20 de enero y la inauguración de Donald Trump en la escalinata del Capitolio. Pero con los que hablé, la frialdad hacia el presidente electo era tanta o más como la del invierno que comienza. Sus esperanzas se basan en la posibilidad de un milagro, como por el que parecen clamar esas ramas desnudas que se alzan hacia el cielo.

Días después de marcharme surgió el informe de las agencias de inteligencia sobre el “hackeo” de los rusos, su intento de influir en las elecciones, y la reacción del presidente electo despreciando dichas agencias. Un aire helado que provenía del Ártico hizo que las temperaturas bajaran considerablemente. En la capital estadunidense anticipan un largo y duro invierno.

arctic-cold-weather-in-dc

Publicado en Actualidad norteamericana, América Latina, Control de armas, Cubanoamericanos, El Español, Elecciones 2016, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Mi familia, Mujeres cubanas, Noticias internacionales, Política en Estados Unidos, Viajes, Vida de la escritora, Vida en Estados Unidos, Violencia | 3 comentarios

Trump y Castro: encrucijada histórica

Publicado en El Nuevo Herald 11-30-2016

Tras la elección de Donald Trump en Estados Unidos y la muerte de Fidel Castro en Cuba, la política, a menudo impredecible, ha colocado al próximo presidente estadounidense y a Raúl Castro en una situación inesperada.

El presidente electo ha ofrecido al Senador Rubio, a los cubanoamericanos y a sus congresistas, eliminar las medidas de acercamiento con Cuba de la administración de Obama. Estados Unidos podría modificar la Ley del Ajuste Cubano, cerrar considerablemente la entrada de cubanos de la Isla, penalizar las remesas, disminuir o eliminar permisos de viajes, reducir los contactos académicos y artísticos. En fin, aislar de nuevo a Cuba

A pesar de haberse dicho horrores el uno al otro durante las primerias,, el Presidente electo Trump y el Senador Marcos Rubio podrían unirse en una política para aislar a Cuba

A pesar de haberse dicho horrores el uno al otro durante las primerias,, el Presidente electo Trump y el Senador Marcos Rubio podrían unirse en una política para aislar a Cuba

El gobierno cubano, por su parte, tal vez respondería aumentando la represión, eliminando de un plumazo a los cuentapropistas, acercándose más a Rusia y ´posiblemente creando un conflicto como el de la detención de Alan Gross.

El atrincheramiento de ambos países podría llevar a la Isla a un segundo período especial, una explosión social, una bomba demográfica como la del Mariel o la crisis de los balseros, que ahora Estados Unidos no aceptaría de ninguna forma. La gestión de Raúl acabaría como un total fracaso, y sus descendientes y todos los cubanos se enfrentarían a un desastre incalculable. Los Estados Unidos tendrían que lidiar con una crisis humanitaria a 90 millas de sus costas. No solo es un escenario que no augura un futuro mejor para los cubanos en la Isla, sino que tampoco favorecería los intereses de Estados Unidos.

Washington y La Habana, sin embargo, cuentan con otra opción. Una cosa son las promesas de Trump durante la campaña electoral, y otra la realidad. Puede que el Congreso no ratifique el nombramiento de un Embajador estadounidense en La Habana, pero parece difícil que la nueva administración vuelva a romper relaciones. Trump, hombre de negocios, probablemente no desee buscarse la enemistad de aerolíneas como la American Airlines y Jet Blue, que ya están volando a Cuba. Por tanto, sería extraño que eliminara los viajes a la Isla. También verá con buenos ojos las oportunidades de negocios que ofrezca la Isla. Incluso la presión tanto de ciertos estados agrícolas como del mundo empresarial para que se les permita la venta y compra con Cuba sin restricciones, podrían llevarlo a buscar el levantamiento del embargo.

Trump, ya sabemos, siempre se vanagloria de poder hacer mejores transacciones que nadie. El mejoramiento de las relaciones entre Washington y La Habana sería posible solo si el autor de “El arte de la negociación” pudiera jactarse de que logró ventajas del gobierno cubano que no recibió el presidente Obama.

Entonces se pondrá a prueba si de verdad Raúl Castro está dispuesto a hacer su propia transición. Sin la sombra de su hermano, estará más libre para tomar decisiones que, aunque justifique internamente con la retórica que escoja, en realidad sean, más que concesiones a Estados Unidos, cambios profundos al sistema. Por ejemplo, podría entregar a fugitivos de la justicia que Cuba ha amparado, soltar a los presos políticos aún en las cárceles, y, sobretodo, terminar con las golpizas a las Damas de Blanco y otros disidentes. De igual modo, tendría que acelerar cambios radicales que llevaran al país a una economía mixta, mayores libertades individuales, un estado de derecho, y mecanismos que permitan a los cubanos escoger libremente a sus futuros gobernantes.

Raul Castro anuncia la muerte de su hermano Fidel

Raul Castro anuncia la muerte de su hermano Fidel

¿Correría con estas medidas el riesgo de que le transición se le fuera de las manos? Es posible, pero si logra que las mejoras económicas favorecieran a los cubanos de a pie con rapidez, terminaría sin problemas los dos años más que ha declarado que gobernaría. ¿Llevarían estos cambios a una Cuba controlada por los descendientes de los Castros y los militares? No lo creo. Para ellos, sin embargo, la alternativa del atrincheramiento es más peligrosa.

Aunque caminen sobre un campo minado, Donald Trump y Raíl Castro podrían hilar fino para resolver las diferencias. El momento histórico, irónicamente, coloca a hombres muy distintos en una encrucijada. El rumbo que tomen las relaciones entre sus respectivos países podrá tener consecuencias insospechadas para el continente Ojalá sepan actuar con serenidad y cordura para el bien de todos. Quien sabe si en unos años veamos un Hotel Trump en Varadero….

A lo major veremos un Hotel Trump en Cuba dentro de pocos años....

A lo major veremos un Hotel Trump en Cuba dentro de pocos años….

Este artículo también puede leerse en http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article117705313.html

Publicado en Actualidad norteamericana, Cubanoamericanos, Derechos humanos, Diáspora cubana, Economía cubana, Elecciones 2016, Historia de Cuba, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Noticias internacionales, Política en Estados Unidos, Realidad cubana, Reconciliación de los cubanos, Vida en Cuba, Vida en Estados Unidos | 5 comentarios

El futuro con el Presidente Trump

Publicado en El Nuevo Herald 11-16-2016

Muchos nos equivocamos, no por apoyar a Hillary Clinton, sino por no aquilatar la fuerza de la corriente que impulsaba la candidatura de Donald Trump. Otros colegas han analizado brillantemente en estas páginas las causas de este error. Intentemos nosotros imaginar el futuro.

Se me ocurre pensar en el peor y el mejor escenario posible. Lo temible para Estados Unidos y el mundo sería que el lado feo del candidato Trump saliera a flote durante su presidencia. Veríamos crecer un clima de intolerancia racial; insultos y discriminación contra miembros de la comunidad LGBT, hispanos, musulmanes; acoso sexual a las mujeres; e incluso crímenes de odio. No haría falta una sola ley para que esto sucediera. Sería suficiente no ponerle freno a lo que ya estamos observando con tristeza.

En varias escuelas del país niños hispanos y afroamericanos han sido objeto de burlas e insultos en los últimos días

En varias escuelas del país niños hispanos y afroamericanos han sido objeto de burlas e insultos en los últimos días

En una escuela, chicos han gritado a coro que levanten el muro, mientras niños hispanos lloraban asustados. Hasta una maestra ha amenazado a un alumno con que deportarán a sus padres. Otros adolescentes han marchado con una pancarta de Trump proclamando el triunfo de la superioridad de la raza blanca. Cientos de incidentes similares están teniendo lugar a lo largo y ancho del país.

La eliminación de tratados de libre comercio haría que subieran  inmensamente los precios en una sociedad de consumo, acostumbrada a comprar.

La eliminación de tratados de libre comercio haría que subieran inmensamente los precios en una sociedad de consumo, acostumbrada a comprar.

Algunos de las promesas hechas, de llevarse a cabo, tendrían consecuencias que muchos parecen no haber considerado. Poner fin a los tratados de libre comercio, por ejemplo, pudiera crear trabajos para los estadounidenses, pero al mismo tiempo subiría enormemente el precio de infinidad de productos. Baste un solo ejemplo. La mayoría de los IPhones e IPads se fabrican en China. Para una sociedad de consumo, el efecto sería inmediato, como también la escasez de vegetales y frutas en los supermercados si expulsaran de un plumazo a los hispanos que trabajan en la agricultura. Podemos pensar incluso en situaciones más peligrosas, como un alejamiento de los aliados que comparten nuestros mismos valores, y un acercamiento a países con caudillos al frente de gobiernos, como Rusia, y hasta Corea del Norte. (Se equivocan los que creen que Trump dará marcha atrás en las relaciones con Cuba.) La falta de conocimiento del protocolo diplomático, podría crear incidentes de repercusión internacional. Vamos a ir más lejos. Un candidato que ha demostrado a menudo su falta de respeto por la ley, bien podría violarla, al punto de ser encausado. Algunos pronostican que no terminará sus cuatro años como Presidente.

Pensamos ahora en un futuro más optimista. El peso de la responsabilidad, la impresionante historia que encierran las paredes de la Casa Blanca, la solemnidad del juramento de servir al país en las escalinatas del Capitolio, podrían dar a Donald Trump una dosis de humildad. Sin ninguna experiencia en el complejo arte de la política, con una filosofía que oscila entre el populismo demócrata y el capitalismo republicano, el nuevo Presidente podría rodearse de miembros de ambos partidos que lo asesoren, y a trancas y barrancas, ir comprendiendo que muchas de las medidas que ha prometido no son posibles de cumplir. Por el momento, ya ha declarado que mantendría algunas de las provisiones de Obamacare, y se ha referido a una cerca, y no un muro, en la frontera con México.

Tal vez la magnitud de la responsabilidad en sus manos dé a Trump una dosis de humildad

Tal vez la magnitud de la responsabilidad en sus manos dé a Trump una dosis de humildad

Aunque vivimos tiempos en que las tradiciones parecen estar desapareciendo, lo apropiado sería que todos le concediéramos a Trump los cien días de gracia que en el pasado se les ha dado a otros presidentes. No sería prudente que los demócratas nos pareciéramos a los republicanos que hemos criticado por haberle hecho la guerra al Presidente Obama desde el día que fue electo. Si creemos en las instituciones democráticas, respetemos el cargo de la Presidencia. Eso no significa, ni mucho menos, que no alcemos la voz en contra de políticas con las que no estemos de acuerdo. Actuemos con firmeza contra el pecado, y no el pecador… a menos que su conducta resulte una auténtica vergüenza para el cargo que habrá de desempeñar.

Una fuente de esperanza es que la mayoría de los “millenials” han sido quienes más se han sentido ofendidos por la victoria de Trump. Ojalá que esa frustración se convierta en activismo político, trabajo voluntario, voces unidas, no para insultar al nuevo presidente, sino para defender las leyes, las instituciones, las libertades individuales y todo lo noble – y es mucho— que aún perdura en este gran País.

Miles de jóvenes marchan por las calles del país proclamando que Trumo no es su Presidente

Miles de jóvenes marchan por las calles del país proclamando que Trumo no es su Presidente


Ni Estados Unidos ni la democracia han muerto. Si muestran signos de malaise, no juguemos el papel del enterrador, sino, por el contrario, del noble cirujano sanador. Los problemas de la democracia siempre se curan con más democracia.

Este artículo también puede leersr en http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article114918733.htmliem

Publicado en Actualidad norteamericana, Derechos humanos, Elecciones 2016, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Política en Estados Unidos, Racismo, Vida en Estados Unidos, Violencia | 5 comentarios