Jubileo de los Salvat

Juan Manuel Salvat en la Libería Universal junto a su esposa Marta y su hija Martica

Juan Manuel Salvat en la Libería Universal junto a su esposa Marta y su hija Martica

Diario Las Americas
Publicado el 05-22-2013

A finales de este mes de mayo cerrará sus puertas la Librería Universal, fundada por Juan Manuel Salvat y su esposa Marta en 1965.

Muchos comenzamos a frecuentarla desde entonces y a adquirir allí libros en español cuando no se encontraban en casi ningún otro lugar, especialmente para los que vivíamos en ciudades del norte y visitábamos Miami en las vacaciones. Allí vimos envejecer a sus padres y crecer a sus hijos, pues siempre fue un negocio atendido especialmente por la familia. Recordamos asimismo a los empleados que en algunas ocasiones estuvieron al frente de las ventas. Allí, tradicionalmente, nos hemos reunido para compartir piscolabis, vinos y charlas los 24 y 31 de diciembres. No hacía falta ocasión especial para encontrarse a un viejo amigo. La tertulia era permanente. Y en el salón del segundo piso hemos disfrutado y en ocasiones participado en presentaciones de un sinfín de libros.

Para los que además de ser clientes de la casa, hemos publicado con Salvat nuestros libros, la relación ha sido como la que se establece con un buen partero. El Gordo nos escuchaba todas las angustias del proceso de gestación y nos llevaba de la mano en los forcejeos del alumbramiento. Alzaba la copa y a veces hasta le temblaba de emoción la voz el día del bautizo de la criatura, y de ofrecer los buenos augurios sobre el destino risueño que tendría nuestro nuevo hijo. El ha sufrido y gozado cada libro con los autores.

Atesoro los recuerdos de muchos momentos compartidos con Salvat, mi editor, a través de mi carrera literaria. Algunos verdaderamente especiales, como la presentación de mi novela en la Feria de Guadalajara, o el premio que le otorgaron a Salvat en Cádiz y la cena para celebrarlo que disfrutamos juntos un grupo de amigos en esa bella ciudad andaluza. Revivo las tantas veces que llamaba a su hija Martica –una niñita cuando se inauguró el primer local– para preguntarle un teléfono o dirección, pues en aquellos tiempos antes de las ordenadoras y los celulares, nadie tenía una lista más completa de escritores (y lectores) cubanos. De todos los hijos, ella es la que ha permanecido con sus padres en el negocio por largos años. Muchos son también los ratos que he disfrutado con los Salvat, mis amigos, en reuniones en mi casa y otros lugares. Y no son pocas las ocasiones que en su oficina le he confiado al Gordo mis penas y sueños, como solo se hace a los amigos discretos que nos quieren bien. Nos unen tantas cosas: el amor a Cuba, los libros, la cultura, la familia, los amigos, el trabajo…

La labor de Juan Manuel Salvat y su familia en la publicación de más de 1500 libros de autores exiliados (y algunos en la Isla) no tiene paralelo ni palabras suficientes de agradecimiento. Cuando no había editorial que siquiera leyera el libro de un desterrado, ellos les dieron su sello a autores famosos como Lydia Cabrera, al igual que a quienes empezábamos a pergeñar nuestras primeras cuartillas. Gran parte de este trabajo fue mucho antes de la revolución tecnológica de modo que requería horas de trabajo y esfuerzo.

Creo que con otras palabras, Salvat lo ha dicho ya. Cuando se dio cuenta que no podía derrocar al régimen de Cuba a balazos, decidió servir a su nación de otra forma. Cambió el rifle por el libro, el petardo por el poema, el bombazo por el poder subversivo de la letra impresa. Nos dejó mirarnos al espejo y trazar nuestro autorretrato. Le dio alas a nuestras fantasías. Nos animó para que contáramos nuestras historias de desterrados, rimáramos nuestros amores y desamores, lloráramos nuestras nostalgias y muertos. Nos permitió ofrecer nuevas versiones de la historia nacional, imaginar el regreso, crear proyectos para una Cuba mejor. En los títulos de Ediciones Universal se recoge la trayectoria de la diáspora cubana. En esas páginas ha quedado para futuras generaciones el quehacer de un montón de cubanos que se negó a renunciar a su idioma e idiosincrasia: a esa porción de patria espiritual que nos llevamos en el escaso equipaje y que nadie pudo robarnos.

Como a tantos, me entristece inmensamente el cierre de Ediciones Universal, pero me alegra por ellos la decisión de los Salvat. Les costará algún tiempo a Martica y al Gordo darse cuenta de que hay una vida más allá de la Calle 8 y la Avenida 31, y de que hay mucho que disfrutar, así como infinidad de proyectos útiles para la etapa del retiro. Han trabajado intensamente por muchos años y se merecen descansar. No olvidemos que jubilación viene de júbilo, alegría, y que jubileo, para los cristianos, significa indulgencias plenarias. Se las han ganado.

Cuando los Salvat miren por última vez el local vacío de la librería y cierren para siempre sus puertas, no dudo que se abracen llorando.

Pero deberán ser lágrimas buenas, por la satisfacción de la labor cumplida. A nosotros nos toca aplaudir, celebrar, agradecer a la familia Salvat haber fundado Ediciones Universal. Gracias a ellos mucho de lo mejor de este largo medio siglo de destierro no se lo llevará el viento. Me parece suficiente para batir palmas.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actividades académicas, Actividades culturales, Críticas literarias, Cubanoamericanos, Cubanos famosos, Diáspora cubana, El Español, Estudios sobre Cuba, Libros cubanos, Literatura, Literatura latinoamericana, Mùsica cubana, Mis libros, Mujeres cubanas, Pintura, Poesía, Reconciliación de los cubanos, Teatro, Tecnología, Vida de la escritora y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Jubileo de los Salvat

  1. Eugenio Alonso dijo:

    Gracias por estas bellas palabras Uva.

  2. Jj dijo:

    Muy justo tu reconocimiento al trabajo ingente y necesario de Salvat con Eds.Universal y su libreria. Alla los que, por envidia o quien sabe que malsana intencion, no pueden valorar el trabajo de los otros y si, en cambio, devaluarlo al solo ver las posibles manchas que todo sol tiene, y -en este caso- utilizar argumentos totalmente irrelevantes y desconocedores de la dificil trayectoria editorial de los autores latinoamericanos ( recordemos las ediciones “vanity” de los primeros poemarios de Lezama, entre otros numerosos y dignos ejemplos ). Citas las obras de Lydia Cabrera publicadas por Universal, pero estan tambien las ultimas de Arenas, gran parte de la obra de C Victoria, un libro clave de Perez Firmat, las obras capitales sobre teatro cubano de Montes Huidobro, buena parte de tu propia narrativa, Uva., entre otros numerosos ejemplos. Quedemonos con la luz de un proyecto siempre mejorable, pero no por ello fatuo ni carente de extraordinario valor.

  3. Mariela A. Gutiérrez (Waterloo, Canadá) dijo:

    Sobre todo lo que Uva menciona en relación al próximo cierre de Ediciones Universal, estoy de acuerdo. Yo me siento muy triste con este súbito acontecimiento. Sin lugar a dudas, La Universal es el bastión más viejo de la literatura cubana en el exilio; Salvat publicaba a los autores cubanos exiliados cuando nadie quería saber de ellos (ignorancia de las editoriales americanas ante una cultura ajena en los principios de su exilio). Indiscutiblemente, todos vamos a extrañar a Manolo, a Marta, a Martica, los estantes llenos de maravillosos libros (sobre todo cubanos), las reuniones de Navidad y de Año Nuevo que los Salvat nos ofrecían cada año a los autores y amigos de La Universal y los lanzamientos de tantos libros cubanos en ese segundo piso del edificio que encerraba tantos recuerdos literarios de un Miami que ya no será igual sin esa positiva y tenaz presencia histórica. Ediciones Universal ha publicado dos de mis libros sobre nuestra Lydia Cabrera y yo me siento muy orgullosa por ello. Cuando lleguemos a Miami desde Canadá a mediados de junio, mi esposo Julio y yo no tardaremos en ir a ver al entrañable Manolo para poder decirles personalmente a todos los Salvat un “adiós repleto de muchas gracias” y nuestra sincera promesa de que jamás los olvidaremos.

  4. Lucia de Aragon Perez dijo:

    Que tributo tan bonita a Salvat y su familia y ademas tan bien merecido.

  5. fundmusicalia fundmusicalia dijo:

    Como siempre haces, describes hermosamente esa importante, hermosa, heroica e imprescindible pgina de la historia del exilio cubano que es Manolo Salvat y su familia, y su obra, la Librera y Editorial Universal. Se dice pronto editar y vender libros en los principios del exilio, cuando necesidades ms apremiantes hacan esto difcil, y continuar, ao tras ao. Crear toda una red de clientes no tan slo en Miami, sino en el mundo entero, de clientes. Para muchos de los cubanos que viviendo en otros estados, u otros pases, visitaban Miami, entre ellos yo, no se conceba la visita a la floridana sin pasar un buen rato en La Universal.Salvat ha sabido mantener por dcadas la tradicin de importantes libreras y editoriales cubanas anteriores a la revolucin, en circunstancias muy difcles. CDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s