La graduación de Cristian

Publicado en El Nuevo Herald 8-9-2017

Cristian regresa a su asiento después de recibir su diploma de UF

El pasado sábado 5 de agosto, toda la familia asistimos a la graduación de mi nieto Cristian García Clavijo de la Universidad de la Florida (UF), una de las mejores universidades públicas del país, donde también forma parte del equipo de fútbol. No puedo describir la emoción que sentimos – creo que hablo también por sus padres, abuelo, tía y primos– cuando escuchamos su nombre y lo vimos desfilar con su toga y birrete. Es el primer nieto que se gradúa de la universidad, pero tenemos muchas otras razones para sentirnos orgullosos de Cristian.

Cuando tenía 9 años comenzó a jugar fútbol en la liga de Tamiami Park. En una de las prácticas el coach les dijo a un gran grupo de niños, que con suerte dos o tres jugarían ese deporte en la secundaria; y que con mucha suerte, tal vez uno de ellos lo haría en “college”. Para sus adentros, mi nieto se dijo a sí mismo: “Ése voy a ser yo”.

Cristian (No. 51) con su hermano Nikulas y sus primos Brandon y Zack Schabell el primer día que se puso un uniforme de fútbol en 2003

Tiempo después lo llevé con su hermano Nikulas a una exposición de pintura en el colegio Belén, y me comentó que siempre había querido ir a esa escuela. Sorprendida, le pregunté que si tenía amigos allí. “Ninguno, abuela, pero sé que si voy a Belén podré asistir a una buena universidad”.

Cristian y su hermano Nikulas el primer día de clase en Belen Jesuit Preparatory School, Agosto, 2008

Dos años más tarde, su hermano y él comenzaron a estudiar en el prestigioso colegio de la Compañía de Jesús. Allí obtuvieron una magnífica educación académica, y adquirieron solidos principios, religiosos, morales y espirituales. También hicieron buenos amigos. Cristian, además, jugó en el equipo de fútbol y recibió sabios consejos de sus entrenadores.

Cristian durante uno de los juegos dee fútbol en Belén

No siempre fue fácil. A veces su madre tenía que dejarlo en el colegio dos horas antes de que empezaran las prácticas. A menudo regresaba caminando las 5 millas que lo separaban de su casa. Por suerte, uno de los “coachs” se dio cuenta, y se ofreció a llevarlo. Mi nieto no es perfecto. Su entusiasmo por el deporte hizo que descuidara sus estudios. No se graduó con altas calificaciones y las grandes ofertas que esperaba de las universidades nunca llegaron. Aceptó una beca de cuatro años en Malone University, en Ohio, que tiene un equipo de fútbol de División II. Después de un semestre muy infeliz en Malone, logró una oferta de Florida Technical College para el semestre siguiente. Pero en el otoño comprendió que la beca no era como le habían prometido, y hubiera tenido que pedir un gran préstamo.

Sin decírselo a nadie, con solo 19 años, vendió todo lo que tenía, hizo los trámites necesarios, y se fue en su camioncito a Santa Fe College en Gainesville. Por un año estuvo sin jugar. Se ofreció de voluntario para hacer los videos de los Gators, el equipo de fútbol de División I, de la Universidad de la Florida. Fue conociendo a entrenadores y jugadores. Se pegó a los libros. Logró que UF lo admitiera como estudiante. Al comenzar las prácticas fue a ver al “coach” para que le dieran una oportunidad. Por dos días seguidos esperó tres horas en la antesala de su oficina. Al tercer día lo mandaron a que fuera para el salón de entrenamiento.

Las virtudes de Cristian en el fútbol no están en su agilidad física, sino mental. Y en su determinación y disciplina. Aunque la primera temporada apenas jugó, practicaba, hacía pesas y estudiaba las jugadas del equipo.. Por fin le dieron una oportunidad. Lo hizo bien. Y cada vez mejor. Tanto, que le ofrecieron una beca para empezar su maestría dentro de unas semanas y jugar otra temporada con los Gators.

En uno de los juegos de los Gators

No sólo en los estudios y los deportes se distinguió. El verano pasado salvó a una muchacha que estaban violando en el callejón al fondo del restorán donde trabajaba. Vio lo que estaba ocurriendo cuando salió a botar la basura. No vaciló en enfrentarse al violador que trató de pegarle pero pronto salió huyendo con un grupo de compinches que observaban el asalto sexual escondidos tras el contenedor de basura. Apresaron al hombre, que era buscado por otros casos, y hoy cumple prisión.. Cristian estaba indignado de que a la víctima, una muchacha de 19 años, la hubieran dejado sola en un bar. Su buena acción le llevó a una fama que alcanzó nivel nacional, pero mi nieto no se consideraba un héroe y le huía a la prensa, Hasta que se dio cuenta que era una oportunidad para influir a otros estudiantes universitarios y crear conciencia de cómo evitar crímenes de esa naturaleza en los recintos. Le pidieron que filmara un anuncio de servicio público en Nueva York. Lo invitaron a la Casa Blanca. El Vicepresidente Joe Biden le entregó una medalla por su coraje. Cristian piensa que no fue valor lo que lo hizo actuar aquella madrugada, sino su compás moral.

El Vice Presidente Joe Biden le entreegó una medalla a Cristian por su coraje

Creo que no solo su familia, sino sus maestros, entrenadores y esta ciudad de Miami donde nació y creció, tenemos sobradas razones para sentirnos orgullosos de Cristian García Clavijo.

¡Felicidades, nieto querido!

Cristian y su orgullosa abuela

Anuncios
Publicado en Viajes | 7 comentarios

Frida Kahlo: mito y realidad

Publicado en El Nuevo Herald 7-26-2017

Uno de los famosos autoretratos de Firda Kahlo, 1940

El pasado 6 de julio se conmemoraron 110 años del nacimiento de la famosa pintora mexicana Frida Kahlo. Las celebraciones han sido múltiples. Por ejemplo, aquí en la Florida, el Museo Salvador Dalí la honró con una exhibición de más de 60 piezas, incluyendo entre ellas 15 pinturas, dibujos, fotografías y otros objetos. Similares homenajes han tenido lugar o se llevarán a cabo este año en museos de Italia, Brasil, México y un número de ciudades de Estados Unidos. Quizás, sin embargo, ninguna exposición haya sido tan original como la organizada recientemente por el Museo de Dallas, Texas. A los visitantes se les pidió que fueran con una indumentaria al estilo de Frida. Acudieron mujeres de todas las edades con faldas largas, mantón en los hombros, flores en la cabeza, joyería recargada e incluso una sola ceja muy negra atravesándoles la frente.

El pintor Diego Rivera y Frida Kahlo sostuvieron una tormentosa relación

Confieso mi ambivalencia hacia Frida Kahlo. Admiro su talante feminista y su talento artístico. Siento pena por los dolores físicos que sufrió. Me da lo mismo que haya sido comunista y mantenido relaciones lésbicas. Me disgusta, sin embargo, su tormentoso matrimonio con Diego Rivera, las múltiples infidelidades de ambos, incluso una relación de Diego con Cristina, la hermana menor de Frida, que ella sin embargo logró perdonar; y un affair de Frida con Trotsky, quien se hospedó con Rivera y Kahlo en la famosa Casa Azul. Había algo de morbo en esta pareja de pintores que se admiraban, amaban, odiaban y celaban de modo enfermizo.

Frida Kahlo en el autoretrato en que dramatiza los males de su columna vertebral

Quizás lo que más me hace desconfiar de Frida es no poder distinguir entre la mujer real y el personaje que ella misma creó. La gran parte de su obra, y sin duda la más famosa, está basada en sí misma, como su soledad en la niñez y sus terribles dolores tras sufrir poliomielitis, un terrible accidente y dos abortos. La mayoría de sus biografías comentan sobre una fractura de la columna vertebral que se le atribuye haber sufrido, y que ella pintaba en sus cuadros. Las investigaciones más recientes apuntan a que dicha fractura nunca tuvo lugar, y que en realidad la pintora padecía de escoliosis. Tampoco su niñez fue tan amarga, pues siempre mantuvo una relación muy estrecha con su padre, que la ayudo en su rehabilitación después de haber enfermado de poliomielitis.

Foto de juventud de Frida Kahlo tomada por su padre Guillermo Kahlo

No todo fue dolor en la vida de Frida. Durante su juventud perteneció a un grupo de alumnos llamados Los Cachuchas, por las gorras que usaban, y al que pertenecían principalmente hombres que de adultos sobresalieron en la vida intelectual o profesional de México. Eran rebeldes, críticos de la autoridad y las injusticias, y a favor de reformas en el sistema escolar. También se divertían y gastaban grandes bromas en la Escuela Nacional Preparatoria de Ciudad México, prestigiosa institución educativa a la que asistían. Frida fue una de las primeras mujeres en ser admitida.

Frida con el grupo de estudiantes Las Cachuchas, entre ellos
Alejandro Gómez Arias, su primer novio

Quizás una anécdota que demuestre la creación del mito de sí misma que la pintora fue construyendo, es la ocasión en que llegó a una de sus exhibiciones en una cama de hospital. Después del asombro y las muestras de pena de todos, se levantó, bebió, se divirtió y hasta bailó.

Sin duda fue una mujer transgresora de un sinnúmero de normas y convenciones, con mucha más fuerza y energía de la que deja ver en el mito de sí misma, que con su forma de vestir y arreglarse –inspirada principalmente en el folclore mexicano– fue creando a lo largo de su vida y obra. Además, contribuyó a crear su iconografía con las fotografías que le hiciera el estadounidense Nicholas Murray.

Frida Kahlo, 1944


Alcanzó elogios y fama en vida; pero fue en los años 70, casi dos décadas después de su muerte en 1954, que se convirtió en un ícono pop. La imagen de su rostro aparece en una gran variedad de artículos como afiches, camisetas, bolsos, postales, joyas, delantales, y un largo etcétera. Un dato curioso: la iconización de la pintora no surge en su país natal, sino en Estados Unidos, impulsada por los inmigrantes mexicanos que veían en ella una conexión con sus raíces. Después, los movimientos feministas se encargaron del resto.

Camiseta con el rostro de Frida Kahlo, hoy en día un ícono de la cultura universal

Admiro a Frida Kahlo por su talento como pintora que la hace merecedora de la fama mundial que ha adquirido, pero rechazo sus excentricidades y el mito que ella misma ayudó a crear. La impostura, a mi juicio, disminuye uno de los elementos que más admiro en el arte: la autenticidad.

Esste artículo también puede leerse en http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article163363803.html

Publicado en Actividades culturales, Historia univeral, Mujeres famosas, Pintura, Salud | 4 comentarios

¿Es la elección de Trump un síntoma de un mal mayor: la decadencia de Estados Unidos?

Publicado en El Nuevo Herald 7-12-1917

Según las encuestas más recientes, la tasa de aprobación del presidente Donald Trump es de alrededor de 37%, la más baja de un primer mandatario estadounidense con tan pocos meses al frente del país. Una gran mayoría de la población tiene legítimas preocupaciones sobre su capacidad para gobernar a esta poderosa nación, y se asombran de que haya llegado a la Casa Blanca.

Sin embargo, cabe preguntarse si la elección de Trump es un síntoma de un mal mayor: la decadencia de Estados Unidos. Es una pregunta justificada: todos los grandes poderes –el Imperio Romano, el español donde no se ponía el sol, el Reino Unido– han tenido sus momentos de gloria y su inevitable caída.

En el último medio siglo podemos advertir algunos cambios alarmantes en la sociedad estadounidense. Aunque los trabajadores del país sean de los más productivos del mundo, se ha perdido la llamada ética puritana del trabajo, pilar del desarrollo y prosperidad alcanzados en siglos anteriores. De las costumbres austeras del protestantismo, se ha pasado al hedonismo sin freno del consumismo. Antes, los ciudadanos guardaban parte de su ingreso en una cuenta de ahorro. Ahora las tarjetas de crédito hacen que las familias se endeuden y vivan “al día”. O peor. Cuando cobran, ya han gastado el importe del cheque recibido. Se le ha perdido el respeto al dinero. Niños de poca edad exigen teléfonos de alta tecnología y altos precios. Ya no se ven pequeños jugando en las calles. Están en las casas mirando la televisión, sus tabletas o juegos de video.

El consumismo excesivo es uno de los males de la sociedad en Estados Unidos

Rara vez las familias se sientan juntas a comer. Y si lo hacen, muchas veces cada uno está mirando su teléfono. En la era de las comunicaciones, los seres humanos hablamos menos entre nosotros. Ha aumentado el número de personas que padecen de depresión. Otra serie de trastornos de salud han surgido por los efectos del estrés debido a un ritmo de vida acelerado y exigencias económicas para poseer todos los nuevos productos.

Las familias se sientan a comer juntas mirando sus teléfonos o tabletas

La política ha cambiado también. Más que nunca antes, se mueve con dinero y más dinero. La decisión de la Corte Suprema de permitir a compañías hacer donaciones sin límites a las campañas políticas ha empeorado un problema ya grave. Lo que se gasta en cada elección es inmoral. En definitiva, a la larga los políticos se sienten comprometidos con los que los financian. Surge entonces el poder de ciertos grupos con intereses particulares. Un ejemplo claro es el National Rifle Association. Han impedido cualquier política sensata sobre el control de las armas. Las muertes por armas de fuego ya no son noticias a no ser que se trate de una masacre. Otro valor fundamental de la política se ha perdido; el arte de negociar, de llegar a acuerdos, de “compromise”. La polarización entre los dos partidos principales es algo inédito.

La gente vive tan crispada que alguien pueden matar por un puesto para aparcar o porque otro automóvil se le adelante en la carretera. El “road rage” o cólera motorista cobra víctimas de continuo. La globalización y el desarrollo de la tecnología ha hecho que se eliminen muchos empleos, y no todos han sabido reinventarse para sobrevivir en el nuevo mundo laboral. Tampoco los gobiernos le han dado la ayuda necesaria.

Es una sociedad donde se valora más a cualquier celebridad que a un maestro de escuela, en que un deportista gana millones de veces más que un profesor universitario, un médico o un científico que investiga la cura del cáncer. Se aumenta el presupuesto para las armas, pero se disminuye el de la educación. Cada día el nivel de instrucción en las escuelas es menor. Se olvida que la mayor riqueza de las naciones está en sus recursos humanos.

Quizás todos estos problemas y confusión en la escala de valores, que solo esbozamos aquí a vuelo de pájaro, causaron que tantos en el país votaran por Donald Trump, un millonario estrella de televisión, con un discurso populista, escasa cultura, y actitud de guapo de barrio. Él supo hablarles de sus frustraciones, aunque hasta ahora no ha presentado ningún plan coherente para aliviarlas. De ahí que vaya perdiendo popularidad, incluso en su base.

¿Tiene aún reservas el país para evitar su decadencia? Creo que sí. Quizás un síntoma tan alarmante como la elección de Trump actúe como una terapia de choque para que los otros dos poderes, el Judicial y el Legislativo, ejerzan al máximo su capacidad para restringir cualquier iniciativa insensata del poder ejecutivo. Quizás los ciudadanos, en el pasado indiferentes a la hora de las elecciones, comprendan mejor el poder da cada voto y en el futuro acudan en mayor número a las urnas.

La Corte Suprema

El poder Judicial y el Legislativo pueden frenar los desatinos del poder Ejecutivo

Claro, hay otros peligros en la arena mundial… pero ya eso sería tema para otro artículo.

Este artículo también puede leerse en http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article160824759.html

Publicado en Actualidad norteamericana, Control de armas, Elecciones 2016, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Nuevas teconologías, Política en Estados Unidos, Tecnología, Terrorismo, Vida en Estados Unidos, Violencia | 4 comentarios

Un mal paso

Publicado en El Nuevo Herald 6-28-2017

Lamento no haber podido escribir desde hace un mes esta columna. Se debió a un mal paso que casi siempre se paga caro, y más a mi edad. No se trata de una metáfora. El pasado 20 de mayo no alcancé a ver un escalón en casa de unos amigos, me caí y me fracturé el fémur en tres partes. El dolor fue peor que el de un parto, y en la operación de cuatro horas me dejaron dentro de la pierna toda una ferretería. La atención en la sala de emergencias y la del cirujano Vivien Fongué en el Baptist Hospital no pudo haber sido mejor. Después, cuando me llevaron a la habitación, la cosa cambió…

Un solo ejemplo: la hemoblogina me había bajado mucho, y tuvieron que hacerme una transfusión. Se la encargaron a unos estudiantes que parecían tres niños jugando a los doctores, al punto que se les cayó la aguja al suelo y empezaron a limpiarla. Ahí puse el grito en el cielo y pedí que llamaran a la enfermera. Una vez más comprobé que las personas muy mayores o que no saben inglés, necesitan todo el tiempo la compañía de un familiar o amigo. Si no hubiera estado alerta, sabe Dios qué me hubiera sucedido.

A los cuatro días me mandaron al West Gables Rehabilitation Center, donde estuve 3 semanas. No es un lugar de lujo; pero los enfermeros, ayudantes y terapeutas no pudieron haber sido mejores ni más cariñosos. Tomé la decisión de que no me me iba a quejar ni deprimir, y que pondría todo mi esfuerzo en hacer la terapia lo mejor que pudiera.

El primer día que me levantaron me desmayé, pero poco a poco fui poniéndome más fuerte, y logré avanzar más de lo que hubiera imaginado al principio. Comencé entonces a ver como posible material literario todo un mundo que antes solo había conocido superficialmente cuando visitaba a algún enfermo. Estoy segura de que ciertos personajes que traté aparecerán de alguna forma en obras de ficción que escriba en el futuro..

A un nivel más íntimo, lo peor para una persona tan independiente como yo fue depender de los demás para todo, lo cual requiere un verdadero ejercicio en humildad. Pero ver a tantas personas mayores en condiciones mucho peores que la mía, me llevó a animar a los demás pacientes durante las terapias, especialmente cuando los veía deprimidos.

Gran parte del personal del Centro era cubano, y cuando le preguntaba a alguien de dónde era, no contestaba que de Cuba, sino de Camagüey, Cienfuegos, Santiago, La Habana. Casi todos llevaban poco tiempo aquí.

Hubo dos momentos en el tiempo que estuve en el Centro de Rehabilitación que me conmovieron profundamente.

El primero fue durante una de las sesiones de terapia, cuando una mujer de 80 años y bellísimos ojos claros aceptó deleitarnos con unos boleros. Había sido cantante en Cuba, y todos, enfermos y terapeutas, cantamos con ella Lágrimas negras, Quiéreme mucho y Aquellos ojos verdes, entre muchos otros. La música en aquel momento demostró ser, según se ha dicho siempre, el lenguaje universal que une a los humanos, despierta recuerdos y ayuda a sanar heridas.

En otra sesión de terapia, un señor muy mayor que dijo vivir en Santa Clara, a menudo se inclinaba muchísimo en su silla de ruedas, hacia delante y a un lado. Los demás pacientes nos poníamos entonces a gritar asustados, convencidos de que en cualquier momento el pobre hombre caería al suelo. Eventualmente lo colocaron en una bicicleta estacionaria, para que durante 15 minutos moviera los pedales. Pero seguía jorobado, inmóvil. Entonces se le acercó una terapeuta, que le preguntó si era él de Santa Clara. El viejecito comenzó a enderezarse, y la ella quiso saber si tenía una finquita, y qué sembraba. Comenzó entonces el paciente a darle a los pedales, a hablar coherente. Ella continuó el diálogo, diciéndole que era de Caibarién, y los dos empezaron a recordar esa zona pesquera, a describir Sagua la Grande y comentar sobre el viaje de Placetas a Cienfuegos. Hablaron de árboles, siembras, monumentos, parques. Durante el cuarto de hora en la bicicleta, aquel viejecito encorvado llegó a pedalear, levantar los hombros y también su espíritu.

Todavía me quedan dos meses de prohibiciones, como las de no poner peso en la pierna operada. Claro que no es fácil. Pero he tenido la suerte de que mi prima Betty González se ofreció y pudo venir de Cuba a cuidarme. Desde el primer día me he sentido rodeada de cariño. Sé que se trata de una situación pasajera, e intento aprender de esta experiencia.

Antes de terminar, deseo hacerles saber mi gratitud a mi cirujano, y a las enfermeras, ayudantes y terapeutas que me atendieron. Lo mismo a mis familiares y amigos, que me han dado ánimo con sus visitas y llamadas, o mediante las redes sociales. Hoy por primera vez me siento feliz frente a mi computadora y escribo esta crónica. Es una buena señal de que me voy recuperando.

Publicado en Cubanoamericanos, Diáspora cubana, La vejez, Mi columna semanal, Mujeres cubanas, Salud, Vida de la escritora, Vida en Estados Unidos | 18 comentarios

Las obsesiones de Rosa Montero

Publicado en El Nuevo Herald 5-16-2017

Invitada por Miami Dade College y la Feria del Libro, la escritora española Rosa Montero visitó recientemente Miami para impartir un seminario sobre escritura creativa, y presentar La carne, su novela más reciente. Con una docena de novelas publicadas, una larga trayectoria como periodista y entrevistadora, un sinfín de premios y otras actividades que adornan su hoja de vida, Montero es sin lugar a dudas una de las voces más importantes de la literatura contemporánea en la lengua de Cervantes.

Hace más de veinte años tuve la satisfacción de entrevistarla en un café en el Paseo de la Castellana, en Madrid, su ciudad natal. Pero la tarde en que sostuvo un ameno conversatorio con la galardonada escritora cubana Daína Chaviano en el Koubek Center, no hubo oportunidad de acercarme a ella. Sin embargo, con la misma gracia que la ha acompañado desde siempre, y con mayor sabiduría, la novelista tocó el tema que más me interesaba preguntarle.

Se refirió como cada escritor –algo que a la larga todos descubrimos– tenemos siempre ciertos demonios dentro que afloran en todas nuestras obras. Las obsesiones de Rosa Montero son el paso del tiempo y la muerte. Están presentes desde Crónicas del Desamor, su primera novela publicada a los 28 años, hasta la última que acaba de ver la luz.

La muerte, de una forma u otra, es uno de los motivos por que se escribe o se crea cualquier forma de arte. Es el desafío del ser humano frente a su mortalidad, la rebeldía ante el olvido de nuestra existencia, el no conformarse con que algún día nadie nos recordará.

Pero la obsesión de Rosa Montero va más allá. Le aterra la brevedad de la vida, y aunque le teme a la vejez, como César Vallejo, querría vivir para siempre. Más que morirse, resiente que tendrá que dejar la vida que ama y enfrenta con energía, humor y un colocarse justo al margen de las normas establecidas. En ese borde, que no es el de quien está en la cerca para no tomar partido, sino por el contrario, el peligroso puesto desde donde se ve o prevé el precipicio. Su rebeldía ante la muerte ha sido también una protesta contra las injusticias de la vida, tal como lo refleja, en especial, su periodismo.

Soledad Alegría, el personaje principal de La carne, cuyo nombre ya refleja la ironía y el humor que caracterizan la narrativa de Montero, es una mujer de casi sesenta años, que ha disfrutado de muchos amantes y de ningún gran amor. Se pregunta muchas cosas, entre ellas, cuando disfruta de relaciones sexuales con su actual joven amante, si será la última vez. Sin duda, hay un momento en la vida que todos, hombres y mujeres, comenzamos a hacernos preguntas semejantes. ¿Volveré a enamorarme? ¿Tendré la capacidad para hacerlo? ¿Puedo aún atraer al sexo opuesto? ¿Será éste el último viaje a Europa? ¿Moriré sin visitar tal ciudad soñada? ¿Viviré para ver a los nietos casarse, tener hijos? ¿Hasta cuándo podré hacer ciertas cosas, como conducir, cocinar, valerme por mí mismo y hasta escribir, pintar o componer?

No voy a comentar la trama de La carne pero sí decir que en el final alienta la esperanza de que la vida siempre renace dentro de cada uno con nuevas ilusiones, quizás recortadas a la medida de nuestros años.

En su animada charla. Rosa Montero señaló que aunque pocas, hay ciertas ventajas en el paso de los años, como la sabiduría que nos trae, la seguridad en uno mismo, y ese tejido de amistades y seres queridos con los que hemos crecido a través de los años. Aseguró, sin pedantería alguna, que sus últimas tres novelas las escribió con menos desasosiego.

Las obsesiones de Rosa Montero con el tiempo y la muerte nada le han robado, sino por el contrario, han alimentado su goce por la vida y el compromiso con su obra, que gana en profundidad por su angustia existencial. La carne plantea un tema especialmente vigente en momentos en que se suele vivir más años, y todos queremos morirnos con buena salud.

Este artículo también puede leerse en http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article150650792.html

Publicado en Viajes | 1 Comentario

Desi Arnaz, un precursor

Publicado en El Nuevo Herald 5-3-2017

Hace pocas semanas, el 2 de marzo, se cumplieron cien años del nacimiento en Santiago de Cuba de Desiderio Alberto Arnaz y de Acha III, más conocido como Desi Arnaz. Miembro de una familia acomodada, su padre fue alcalde de Santiago durante el gobierno de Gerardo Machado. Con el triunfo de la Revolución del 33, le confiscaron sus propiedades y lo encarcelaron (fue liberado seis meses después.) Desi llegó a Miami exiliado con su madre en 1933. Tenía 16 años. Terminó la escuela secundaria y tomó clases para mejorar el inglés.

Desi Arnaz siempre soñó con desarrollar una carrera musical

En 1937, logró dar pasos importantes para realizar su sueño de desarrollar una carrera musical. Se unió a la banda de Xavier Cougat además de formar su propio conjunto. Dos años después le dieron un papel en el show de Broadway Too Many Girls. Allí conoció a una pelirroja con talento para la comedia, Lucille Ball. Se fugaron para casarse.

Durante una década Lucille vivía en Hollywood haciendo películas mientras Desi viajaba con su banda, gira tras gira. Los dos querían trabajar como pareja e inventaron el concepto de actuar juntos en una serie de televisión que titularon I Love Lucy. No lograron convencer a Columbia Broadcasting System (CBS) de que podrían tener éxito. Una de las mayores objeciones era el fuerte acento cubano de Arnaz. EL matrimonio quiso mostrarles que estaban equivocados. Comenzaron una gira actuando con gran éxito ante diversas audiencias. Invirtieron sus ahorros –$5,000—en producir un programa piloto, y CBS accedió a darles una oportunidad. Cuando I Love Lucy debutó el 15 de octubre de 1951 se convirtió inmediatamente en uno de los programas más populares del país. Los lunes por las noches las familias en todo los Estados Unidos se reunían alrededor del que probablemente era su primer aparato de televisión (en blanco y negro, naturalmente) para disfrutar de las aventuras de Lucy y Ricky Ricardo, junto con sus vecinos y mejores amigos, Fred y Ethel Mertz, representados por los actores William Frawley y Vivian Vance.

“I Love Lucy” ha sido una de las series de televisión de mayor éxito en la televisión en Estados Unidos

Desi Arnaz fue un pionero de la televisión estadounidense porque insistió que se filmaran los episodios con tres cámaras, frente a una audiencia, y con un tipo de filme que se ha podido preservar y rodar de nuevo en las pantallas durante años, por la cual el show es conocido por varias generaciones. También, se atrevió a romper moldes. La idea de que una mujer embarazada apareciera en la televisión causó gran revuelo, pero el tenaz cubano ganó de nuevo la batalla, e incorporó el embarazo real de Lucy en la trama de la serie, al punto de que filmaron un episodio sobre el nacimiento de Ricky, el bebé de la pareja ficticia, el 19 de enero de 1958 –el mismo día que Lucy dio a luz al segundo hijo del matrimonio–. Fue un programa visto por aproximadamente 44 millones de personas, más de las que sintonizaron la inauguración del Presidente Dwight D. Eisenhower al día siguiente.

Su orquesta “Baalau” y su identidad cubana fueron elementos importantes del éxito de Desi Arnaz

La serie resultó un verdadero éxito y ganó múltiples premios. Desi Arnaz, contrario a las objeciones iniciales de CBS, creó su personaje de Ricky Ricardo exagerando precisamente su cubanidad y los estereotipos latinos. Fumaba tabacos; era machista, celoso, controlador; hablaba con un fuerte acento, le arrebataban la música y los bongós de su banda, se disparaba a hablar en español cuando Lucy le hacía perder la paciencia, pero era trabajador y responsable, y tenía un corazón de oro que a la larga lo llevaban a ceder a los caprichos de su mujer. Mucho antes de la gran oleada de cubanos que vinimos a Estados Unidos a partir de 1959, Desi Arnaz ya había popularizado las características más sobresalientes de nuestra identidad.

Hizo mucho en su vida Desi Arnaz. Sirvió dos años en el ejército. Filmó varias películas, y la compañía de la pareja, Desilu Productions, creó un número de series de televisión que se convirtieron en clásicos de la TV americana como The Untouchables, The Andy Griffith Show, The Dick Van Dyke Show, Mission Impossible y otras.

No todo fueron éxitos. El matrimonio terminó en divorcio después de 20 años, aunque Lucy y Desi siempre se respetaron y nunca hablaron mal el uno del otro. Desi luchó contra su adicción al alcohol especialmente después que murió su segunda esposa en 1985.

En 1982 recibió el primer galardón de Rey del Carnaval de la Calle Ocho. Murió el 2 de diciembre de 1986 a los 69 años.

Como muchos cubanos en décadas posteriores, llegó a Estados Unidos sin otra cosa más que su talento y espíritu emprendedor. No se amedrantó ante la desgracia y siempre mantuvo la esperanza de que esforzándose podría triunfar. Se hizo famoso en el país entero y lo consiguió acentuando los rasgos de su identidad. Merece que lo recordemos en el centenario de su nacimiento.

Este artículo también puede leerse en
http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article147875854.html

Publicado en Actividades culturales, Cubanoamericanos, Cubanos famosos, Diáspora cubana, El Español, Estudios sobre Cuba, Historia de Cuba, Historia de Estados Unidos, Mùsica cubana, Música, Mi columna semanal, Miami, Mujeres famosas | Deja un comentario

Rusia y nuestro mayor peligro

Publicado en El Nuevo Herald 4-18-17

Dados los pronunciamientos aislacionistas de Donald Trump durante la campaña presidencial, el ataque a la base área de Siria, el uso de “la madre de todas las bombas” en Afganistán, sus elogios al presidente chino Xi Jinping y a la OTAN, y sus advertencias belicosas al régimen de Corea del Norte la pasada semana, han sorprendido a muchos.

El bombardeo americano en Afganistán sorprendió a muchos

Algunos atribuyen este giro de 180 grados a que la realidad es otra cuando se ve desde la Oficina Oval de la Casa Blanca. Otros especulan que el Presidente ha comenzado a escuchar a consejeros más realistas. Hay quienes piensan que se trata de una estrategia para distraer la atención ante los fracasos que ha enfrentado en política interna.

El comentario de Sean Spicer, secretario de prensa de la Casa, de que Hitler nunca había utilizado armas químicas contra su pueblo, ha dejado claro que Trump y Spicer merecen una “F” en dos asignaturas importantes: Historia y Ciencias Políticas. No importa que cada presidente tenga una visión y una plataforma distinta a la de sus antecesores. El pasado influye sobre el presente. Y hay ciertas constancias en la esencia misma de los Estados Unidos que permanecen afortunadamente inalterables.

Por ejemplo, hace pocas semanas vimos, quizás más claramente que nunca antes en las últimas décadas, cómo funciona el equilibrio de poderes en Estados Unidos. El Departamento de Justicia frenó el famoso “travel ban” tan cacareado por Trump y del que apenas ya se habla. Por su parte, el Congreso, pese a contar con mayoría republicana, no logró acabar de un plumazo con el Obamacare.

También los acontecimientos recientes han agriado la luna de miel entre el presidente Trump y Vladimir Putin. El líder ruso tiene mucho capital político, estratégico y personal invertido con el gobierno de Siria como para no reaccionar ante las amenazas abiertas de Washington sobre la necesidad de que Bashar al Assad deje el poder.

Las relaciones entre Estados Unidos y Rusia se han deteriorado

Algunos analistas han indicado alarmados que la relación entre Estados Unidos y Rusia ha estado en su momento más tenso desde 1962, cuando la crisis de Octubre en Cuba. Los misiles lanzados por Estados Unidos a la base aérea siria fueron, sin embargo, una respuesta casi simbólica, porque poco tiempo después despegaban de nuevo aviones de las instalaciones atacadas. No creo que la administración actual vaya a insistir en un cambio de gobierno en Siria, por la misma razón que no lo hizo Obama. Después de los resultados de las guerras en Afganistán e Irak, el pueblo estadounidense, y muy en especial los partidarios de Trump, no desean involucrarse en un nuevo conflicto bélico. Sin duda la actuación de Rusia en Siria le ha dado a Putin y a su país un papel relevante en el Medio Oriente, pero también la aventura siria tiene un costo financiero e interno, ya que por lo menos un 20% de la población rusa no aprueba esta política.

El peligro que representa Rusia para Estados Unidos es mucho mayor y sutil que el conflicto en Siria. Los acontecimientos en política internacional han distraído la atención sobre la injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016. Nadie va a darle marcha atrás al calendario y disputarle a estas alturas su victoria a Trump; pero la capacidad tecnológica rusa de influir sobre la opinión pública en Estados Unidos y en el mundo no puede pasarse por alto. Después del ataque estadounidense a la base siria, las fotografías del efecto que tuvieron las armas químicas contra civiles, incluyendo niños, indignaron al mundo. Rusia se dedicó entonces a infiltrar las redes sociales con la historia de que el video era un montaje de Estados Unidos para justificar su acción militar, versión que repitió ante las cámaras Al Assad tan fresco como una lechuga. Lamentablemente, algunos incautos, incluso estadounidenses, lo creen.

Los rusos han circulado en las redes sociales la falsa noticia que los videos de los ataques con armas químicas en Siria son un montaje de Estados Unidos


Si hay un ápice de sinceridad e inteligencia en el presidente Trump y sus consejeros, harían bien en cooperar y llegar al fondo de la verdad sobre del poder de penetración de Putin y sus expertos en tecnología. La influencia que pudieran tener en elecciones en Europa y aquí en Estados Unidos en 2018 y 2020 es temible. Si pensamos además en que todo el mundo moderno –desde la Banca hasta las plantas eléctricas, para dar solo dos ejemplos– funciona a base de computadoras, nuestra vulnerabilidad es de tal magnitud como para aterrar al más valiente. Ojalá también al presidente Trump.

La larga mano rusa puede llegar muy lejos

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article145075269.html#storylink=cpy

Publicado en Actualidad norteamericana, Derechos humanos, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Nuevas teconologías, Política en Estados Unidos, Terrorismo, Viajes, Vida en Estados Unidos, Violencia | 1 Comentario