Gracias, San Dimas

Casi todos los católicos, aunque tengamos pocos conocimientos teológicos o de la historia de la Iglesia, hemos escuchado cómo crucificaron a Jesús entre dos ladrones. Uno se burlaba de él: ¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros”. El otro, sin embargo, le dijo que ellos dos estaban justamente condenados como pago por sus hurtos, pero que Él no había hecho nada para merecer ese castigo. Humildemente, le pidió: “Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino”, a lo que respondió el hijo de Dios: “En verdad te digo; hoy estarás conmigo en el paraíso”. (LC23,39-43)

Con excepción de este breve pasaje del Evangelio de San Lucas, poco más sabemos de San Dimas, el buen ladrón. Mucho más conocemos de San Antonio de Padua, franciscano, doctor de la iglesia, patrón de Lisboa y de personas, almas y cosas perdidas. Era, también, el santo de mi parroquia durante mi infancia habanera, a cuya imagen con el niño en brazos le dirigí mis primeras oraciones.

Sin embargo, no sé por qué, cuando se me pierde algo, recurro a San Dimas, amarro una cinta, un pañuelo, un paño de cocina, cualquier cosa, a la pata de alguna silla o lo que esté a mano, y le pido que me lo encuentre. Y últimamente, casi todos los días extravío algo: las llaves, la tarjeta de débito, un pomo de pastillas, la chequera, una factura que acaba de llegar, el papel donde apunté un teléfono. Incluso una vez tenía que salir y no había forma de que encontrara el bastón. ¡Lo había dejado en el refrigerador! En fin, un día perderé la cabeza, como Don Distraído, un personaje de un cuento que escribí hace años.

Al pobre San Dimas lo llevo giro. Ya yo le pido las cosas con pena y le explico que lo amarro porque no me queda más remedio. Eso sí, no dejo de desatarlo en cuanto encuentro el objeto perdido. Y seguro que lo hallo. San Dimas nunca me falla. Ayer buscaba un documento importante de hace 20 años. Le prometí que si aparecía, le haría un reconocimiento público en mi blog y en Facebook. Fui directamente a la gaveta donde estaba guardado el viejo papel. Así, que aunque el buen ladrón se destaca por su humildad, cumplo mi promesa. Gracias, San Dimas. ¡No sé qué sería mi vida sin ti!

P.S. He demorado unos días en poder poner estos párrafos en el blog, porque hasta se me perdió la contraseña. Ya saben, a amarrar a San Dimas de nuevo….

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en La Iglesia Católica, La vejez, Vida de la escritora. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Gracias, San Dimas

  1. TERESA EMILIA FERNANDEZ SONEIRA dijo:

    Muy simpático, Uva. San Dimas, ruega por nosotros!

  2. José Luis Fajardo Trabanco dijo:

    Muy gracioso y ocurrente tu experiencia con San Dimas. No sé dónde escuché que le amarraban a este santo algo de sus partes íntimas !!!!!!! me pareció un poco fuerte y así lo tuyo es como un juego de niños comparado con lo otro ………a mi cuando se me pierde algo le rezo a San Antonio y me sé como una letanía. Si quieres un día te la enseño. Funciona y más si le ofreces dinero para los pobres. a veces le vas subiendo la cantidad hasta que te lo encuentra, pero es efectivo, pero hay que después dar la limosna a un pobre o en el cepillo de la iglesia donde pone: “el pan de San Antonio”. Besos.

    • uvadearagon dijo:

      Nunca he oído lo de amarrarle algo a San Dimas en sus partes íntimas! Muchas personas, incluso en mi famlia, le rezan a San Antonio cuando extravían algo. Como digo, es el patrón de las cosas perdidas. Pero a mí me va bien con San Dimas, y no quiero que see me ponga celoso,,,Soy devota de San Antoonio por otras razones, Era el santo de mi parroquia en Cuba y después de la muerte de mi padre le recé mucho. Lo veía con el niño en brazos y me parecía que sentía las manos de mi padre abrazándome.

  3. Rita Geada dijo:

    Uva,te iba a pedir el pass word para San Dimas pero no porque también lo pierdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.