Historia e intrahistoria del primer exilio

El profesor Lisandro Pérez acaba de publicar, bajo el sello editorial de New York University Press, “Sugar, Cigars & Revolution. The Making of Cuban New York.” Se trata de un estudio de los cubanos en Nueva York en el siglo XIX, con especial énfasis en el período de la Guerra de los Diez Años (1868-1878) y sus consecuencias

El primer capítulo, que va de 1823 a 1868, comienza con un poético pasaje de un frágil sacerdote caminando con cuidado del brazo de un adolescente en las heladas calles de Manhattan. Era el 15 de diciembre de 1823. El padre Félix Varela llegaba a la ciudad a bordo del Draper, un barco de carga que había zarpado de Gibraltar. Huía de la ira del Rey Fernando VII. Lo recibía su ex alumno, Cristóbal Madan, miembro de una de las familias acaudaladas que viajaban constantemente entre La Habana y Nueva York para atender sus negocios.

En los próximos capítulos, utilizando como fuentes primarias las informaciones de los censos y los periódicos, además de archivos y una amplia bibliografía, Pérez nos cuenta la vida de los cubanos en Nueva York, la mayor comunidad latinoamericana en la zona en esos años. Seguimos el destino de los Aldama, los Mora, los Madan y otras familias ricas involucradas no solo en el negocio del azúcar y el tabaco sino en diversas actividades comerciales, como inversiones en bienes raíces. Y, más tarde, de una forma u otra, en la lucha contra España.

Prácticamente recorremos todos los hogares donde viven cubanos, los nombres y edades de los hijos, el número y procedencia de los empleados domésticos. Vemos cómo la comunidad cambia de una elite financiera a una que incluye trabajadores en las refinerías, exiliados políticos, sastres, obreros, libreros, administradores de pensiones, y, sobretodo, tabaqueros. Conocemos las ideas políticas de los intelectuales y los activistas: algunos anexionistas, otros reformistas, muchos intransigentemente independentistas. Se nos descubren sus rencillas. También nos sentimos presente en actos de trascendencia histórica, como la primera vez que se iza la bandera cubana, que no fue en la Isla, sino en la ciudad junto al Hudson.

En estas páginas nos enteramos de cuántos chicos y chicas asisten a qué colegios, cuáles son las suntuosas bodas que reseña la prensa, cómo algunas familias se arruinan y pierden todo su dinero, como otras logran salvar parte. Nos cuenta también lo malo, como un crimen pasional que termina en la ejecución del culpable. Y lo muy triste, como un suicidio.

Seguimos el recorrido en la gran metrópolis de personajes importantes, entre ellos el poeta José María Heredia, con detalles como la mensualidad que le envía un tío para que pueda mudarse a un lugar mejor, donde paga $6.50 a la semana, más $2.00 en invierno para que mantengan encendida la chimenea. Otros protagonistas famosos son el escritor Cirilo Villaverde y su esposa Emilia Casanova, una luchadora por la libertad de Cuba, crítica acérrima de los cubanos pudientes.

Aunque el autor pensó al principio que no escribiría muchas páginas sobre el más célebre de los exiliados, le dedica un capítulo a José Martí, en que sobresalen detalles de su vida íntima. Pérez no pinta al héroe, ni al mártir, sino al hombre de carne y hueso, al neoyorquino, y al cubano que se sabe destinado a una causa, y espera las circunstancias adecuadas para llevarla a cabo. Se destaca un momento clave en la vida de Martí. Su comprensión de que serán las clases obreras –como los tabaqueros de Tampa y Cayo Hueso–y no las familias ricas, las que financiarán la guerra independentista.

El epílogo es desgarrador, pues conocemos el final de las vidas de estas familias con las que nos hemos identificando ya que a través del libro hemos seguido sus trayectorias durante décadas. Pérez nos hace acompañarlos hasta las tumbas donde descansan.

Las intimidades de la comunidad cubana en Nueva York están enmarcadas en la gran Historia, protagonizada por Estados Unidos, España y los propios cubanos. El gobierno americano va desde ofrecerle a España comprar a Cuba, hasta detener a los exiliados por violar las leyes de neutralidad con expediciones a la Isla. Confisca sus armas y barcos. España no vende a Cuba y no da tregua a los exiliados, para lo que contrata a la agencia Pinkerton, que los vigila con agentes que son verdaderos perros sabuesos. Las noticias de la guerra en Cuba afecta la vida y el estado de ánimo de los exiliados de entonces.

En prosa clara y precisa, Lisandro Pérez cuenta la historia de los cubanos del siglo XIX en Nueva York con rigor y una dosis exacta de empatía hacia los protagonistas. Este libro académico, sin duda un aporte incalculable a la historiografía cubana, se lee, sin embargo, como si fuera una novela.

“Sugar, Cigars & Revolution. The Making of Cuban New York” de Lisandro Pérez será presentado en Books and Books en Coral Gables a las 8 p.m el viernes 7 de septiembre. Les recomiendo que asistan, compren y lean el libro. Esta historia e intrahistoria del primer exilio cubano, nos ilumina muchas aspectos de nuestro atribulado siglo XX y de nosotros mismos.

Este artículo también puede leerse en https://www.elnuevoherald.com/article217517875.html

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actividades académicas, Actividades culturales, Críticas literarias, Crónicas de viaje, Cubanoamericanos, Cubanos famosos, Derechos humanos, Diáspora cubana, El Español, España, Estudios sobre Cuba, Historia de Cuba, Historia de Estados Unidos, Historia univeral, José Martí, Libros cubanos, Literatura, Literatura latinoamericana, Mùsica cubana, Mujeres cubanas, Mujeres famosas, Periodismo, Pintura, Poesía, Política en Estados Unidos, Racismo, Realidad cubana, Reconciliación de los cubanos, Vida en Cuba, Vida en Estados Unidos. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Historia e intrahistoria del primer exilio

  1. machuelo dijo:

    Después de leer la reseña de Uva de Aragón uno desea de inmediato no leer, sino absorber esa obra, de uno de los capítulos más importantes de los cubanos en sus múltiples exilios. Recuerdo el seminario sobre los 170 años de presencia cubana en Nueva York, celebrado en el año 1999. organizado por Jesús Díaz y con la presencia de figuras tales como Antonio Benítez Rojo, Roberto González Echevarría, Cristóbal Díaz Ayala, Gustavo Pérez Firmat, William Luis, Rafael Roja, etc, pero tengo la sensación de que esta nueva obra completará los espacios en blanco dejado entonces.

  2. virginia aponte dijo:

    Somos memoria querida amiga…valoro inmensamente lo que comentas de ese libro.

  3. TERESA EMILIA FERNANDEZ SONEIRA dijo:

    No me pierdo la presentación y compro el libro. Ese precisamente, el exilio cubano del siglo XIX, será el tema del volumen III de Mujeres de la Patria, contribución de la mujer a la independencia de Cuba. Felicidades a Lisandro Pérez.

  4. Teresa Llerena P. dijo:

    Cuanto me gustaría asistir. Me mudé para South Carolina a principios de año. Quisiera comprar el libro pero supongo que tendré que esperar a que esté en Amazon. Felicitaciones aa Lizardo Pérez.

  5. peter dijo:

    Parece muy interesante el libro ,gracias al autor los cubanos necesitamos todas esas historias para que no se pierdan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.