Conversaciones con Nikulas

Publicado en El Nuevo Herald 1-24-2018

Mi nieto menor, de 21 años recién cumplidos, es desordenado, bohemio, culto, inteligente, y muy liberal. Durante la campaña presidencial de 2016 apoyó a Bernie Sanders. Me aseguró que Hillary Clinton no ganaría la presidencia. Por principios, votó por Jill Stein, la candidata del Partido Verde.

Mi nieto menor, Nikulas García

Cuando me visitó recientemente, le comenté mi indignación por los comentarios del Presidente Trump sobre Haití, El Salvador y las naciones de África, a las que según fuentes fidedignas calificó como “países de mierda”. También le dije que dedicaría mi próxima columna al tema, porque era un momento en que afroamericanos e hispanos no podíamos callarnos; que algún día tendríamos que responder si ahora no protestábamos. Continué mis quejas sobre las muchas barbaridades que a menudo dice o escribe por Twitter el primer mandatario. Me pregunté retóricamente si no sufriría de principios de Alzheimer.

–Le das demasiado crédito, Aba –fue la respuesta de mi nieto–. Trump sabe lo que hace y la mayoría cae en su trampa. Distrae. Así todos hablan de lo que dice y no de los hechos.

Nikulas me recordó cómo en fecha reciente el Congreso, incluyendo los Demócratas, habían votado a favor de continuar algunas partes del “Patriot Act” que estaban al expirar. Según Nikulas, aunque creamos que no nos importa que el gobierno escuche nuestras conversaciones telefónicas, ceder nuestro derecho a la privacidad en nombre de posibles amenazas terroristas es una forma más de disminuir las libertades individuales y conceder poderes excesivos al Estado. Me habló de regulaciones que se han eliminado, algunas de ellas perjudiciales para las fincas pequeñas, pese al gran apoyo que ha recibido Trump de los agricultores. Se quejó del daño que hace al país haberse retirado de tratados comerciales, y en especial del Acuerdo de París, sobre el cambio climático. Me aseguró que éramos, con razón, el hazmerreír de Europa.

En cuanto al tema de los “Dreamers” y de la reforma migratoria, Nikulas me señaló que no se habla de la cantidad de personas que deportan todos los días, a menos que fueran casos muy dramáticos, como el de un mexicano en Detroit que expulsaron a pesar de 30 años en EEUU sin siquiera una multa de tráfico, y con una esposa y tres hijos americanos. Me aseguró –algo que comprobé luego– que ha habido menos deportaciones en 2017 que durante el último año de la presidencia de Obama.

Las deportaciones de indocumentados son continuas

–No es por falta de voluntad o presión, Aba. Es que han disminuido los que se atreven a cruzar la frontera, y también los indocumentados con cargos criminales. Ahora arrestan a personas que no son “bad hombres”–. También en esto tiene razón mi nieto, pero al ir a comprobar su información, me consoló enterarme del gran número de abogados que están trabajando pro bono para defender a los detenidos en los tribunales.

Sobre la posible candidatura de Operah Winfrey a la presidencia, Nikulas manifestó sus simpatías por ella, pero opinó que sería lamentable si fuera electa. Con la fascinación de los americanos por las celebridades, en lo adelante podrían ser los famosos, en vez de políticos serios, quienes lleguen a la Casa Blanca. ¿Quién sería la próxima, una de las hermanas Kardashian?

Nikulas sabe que los “millenials”, al graduarse de las universidades, ganan menos que sus padres hace 30 años, pero que sin un título universitario no encontrarían un trabajo bien recompensando ni podrían acceder a servicios médicos adecuados. Le indigna que se invierta tan poco en la educación, y que los préstamos a estudiantes conlleven intereses tan altos. Asegura que la desigualdad económica está en aumento y que el sueño americano va muriendo. Ya no hay la misma movilidad social. En eso, Canadá supera a los Estados Unidos. Para él, el país se ha convertido en una oligarquía.

La educación universitaria es cada día más necesaria

Mi nieto ha perdido fe en el sistema, que considera corrupto y que no ofrece igualdad de oportunidades. Piensa que se ha agotado la fórmula bipartidista; que debería haber otros partidos políticos, y tal como en los gobiernos parlamentarios, la necesidad de formar coaliciones para gobernar. El sistema electoral, según Nikulas, también necesita reformas. Su opinión del Congreso no podría ser más negativa. El cierre del gobierno le ha puesto la tapa al pomo.

Nikulas no tiene fe en el Congreso ni en el sistema

A menudo le digo que se equivoca. Defiendo el sistema, achaco los problemas a los males propios de la democracia, a los cambios traídos por la globalización. Me duele un escepticismo tan profundo en un chico tan joven. Otras veces creo que tiene razón, y que no lo impulsa la falta de fe, sino su convicción de que la actual generación a la que pertenece lleva sobre sus hombros la responsabilidad de lograr cambios radicales.

Cuando toma su mochila y se acerca a despedirse, lo abrazo muy fuerte, porque muchas veces en mis conversaciones con Nikulas, no sé qué contestarle.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Ecología, Educación, Elecciones 2016, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Mi familia, Nuevas teconologías, Pobreza, Política en Estados Unidos, Racismo, Vida de la escritora, Vida en Estados Unidos. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Conversaciones con Nikulas

  1. Olga Connor dijo:

    Estoy bastante de acuerdo con Nikulas, como tú, estoy muy atenta a lo que dicen y piensan mis nietos. Ellos tienen el pulso de la nación. Muy buen artículo. Olga Connor

  2. Armando Carvallo dijo:

    Muy interesante saber cómo piensan algunos jóvenes.

    • uvadearagon dijo:

      Así es. Ya sabes que soy bastante “liberal”, en el sentido más noble del vocablo, y de pronto ante mi nieto me siento “conservadora”, igualmente en el mejor sentido de la palabra.

  3. Cristobal Diaz Ayala dijo:

    Formidable! Hiciste lo correcto, poner el oido en lo que piensan los jóvenes, no pensar que lo sabemos todo; y bien por Nikulas, que demuestra que si hay jóvenes que siguen pensando, que siguen usando el sentido olvidado, el sentido común, y que sigue usando la herramienta que nos enseñaron a nosotros, que se llama lógica, y que trata sobre el uso correcto del sexto sentido, casi perdido: el sentido común…CDA

  4. uvadearagon dijo:

    A mí me encanta que Nikulas, que es el menor de mis nietos, es el único que a menudo me dice ,que estoy equivocada y sostiene sus puntos de vista con argumentos y datos sólidos. Disfrutio mucho mis conversaciones con Nikulas, porque me obligan a ver el punto de vista de los jóvenes.

  5. Buenísimo querida Uva… Excelente artículo. Besos a Nikulas!

  6. un abrazo fuerte para Nikulas,el muchacho sabe de lo que habla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s