El clima en Washington

Publicado en El Nuevo Herald 12-14-2016

Acabo de regresar de unos días en Silver Spring, Maryland, en las afueras de la capital estadounidense. El frío de invierno obligaba ya a usar abrigo y bufanda, aunque no era todavía tan intenso como para necesitar guantes o sombrero. Algunos árboles aún exhibían los colores dorados del otoño pero la mayoría ya mostraba las ramas desnudas. Siempre me parecen brazos en alto rogando al cielo…

Los árboles desnudos parecen brazos alzados rogando a Dios

Los árboles desnudos parecen brazos alzados rogando a Dios

Más interesante incluso encontré el clima político. Se trataba de una visita familiar, de modo que no me reuní con ningún funcionario o periodista, sino con parientes y amigos, casi todos cubanoamericanos y algunos latinoamericanos. Había demócratas y republicanos de larga trayectoria; pero sin embargo, ninguno había votado por Trump. Comentaron –eso sí– de personas cercanas a ellos que eran apasionados “trumpistas”. En algunos casos, habían preferido evitar el tema con ellos; en otros, me contaron de discusiones subidas de tono entre familiares y amigos.

El sentimiento mayor que pude captar fue de gran preocupación. Un economista republicano, que sin embargo votó por Hillary Clinton, auguraba serios problemas financieros, y se llevaba las manos a la cabeza al comentar sobre la conversación de Trump con el presidente de Taiwán. “¡Ha destruido en cinco minutos 30 años de diplomacia!” argumentaba. Una joven mamá de un niño con necesidades especiales, temía que disminuyeran los fondos de los programas que tanto han ayudado a su hijo. Su hermana, maestra de música en una secundaria pública, compartía la misma idea de que el presupuesto de educación iba a disminuir, y más aún para un sector como el suyo.

A una pareja “gay” le asustaba que regresaran los prejuicios que se han ido desvaneciendo, y que la comunidad “LGTB” pudiera perder muchos de los derechos que ha conquistado. Un intelectual y profesor argentino, que entre muchas otras cosas, enseña nuestro idioma y cultura a diplomáticos estadounidenses destinados a países iberoamericanos, sospechaba con angustia que programas así fueran menospreciados y regresara el “ugly American” a representarnos en otras naciones.

Los conflictos de intereses, el papel que podría jugar la familia de Donald Trump y los nombramientos al gabinete, no ayudaban en nada a tranquilizar a estos washingtonianos. Por el contrario, comentaban que Ivanka Trump estaba buscando casa en la capital, y miraban a su alrededor, como temerosos de que fuera a comprar cerca y convertirse en su vecina.

Algunos piensan que Ivanka Trump hará el papel de Primera Dama

Algunos piensan que Ivanka Trump hará el papel de Primera Dama

También les disgusta pensar que Kellyanne Conway, directora de la campaña presidencial de Donald Trump, vaya a residir en la ciudad junto al Potomac. Me contaron –rumores que luego he confirmado– que proyecta levantar una “superestructura” con los seguidores de Trump, para que sirva de caja de resonancia a las ideas y proyectos del nuevo presidente, y así poder cumplir con su agenda lo más rápidamente posible.

A una exiliada que vive fuera de Cuba desde los primeros tiempos del Castro comunismo, este plan y los discursos que sigue dando Trump como si no hubiera terminado la campaña, le olían a demagogia, a adoctrinamiento”, y eso que siempre ha sido republicana, al punto de que no pudo obligarse a votar por Hillary Clinton, y en la columna en blanco escribió un nombre cualquiera.

Muchos estaban asustados por la gran cantidad de noticias falsas que podrían desencadenar un patrón continuo de violencia. Por ejemplo, días antes un hombre armado con rifle que se presentó en una pizzería de la ciudad para comprobar si había allí una red de tráfico de niños en la que estaba implicada Hillary Clinton.

Estoy segura de que en la capital norteamericana hay igualmente muchos que aguardan con entusiasmo el 20 de enero y la inauguración de Donald Trump en la escalinata del Capitolio. Pero con los que hablé, la frialdad hacia el presidente electo era tanta o más como la del invierno que comienza. Sus esperanzas se basan en la posibilidad de un milagro, como por el que parecen clamar esas ramas desnudas que se alzan hacia el cielo.

Días después de marcharme surgió el informe de las agencias de inteligencia sobre el “hackeo” de los rusos, su intento de influir en las elecciones, y la reacción del presidente electo despreciando dichas agencias. Un aire helado que provenía del Ártico hizo que las temperaturas bajaran considerablemente. En la capital estadunidense anticipan un largo y duro invierno.

arctic-cold-weather-in-dc

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actualidad norteamericana, América Latina, Control de armas, Cubanoamericanos, El Español, Elecciones 2016, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Mi familia, Mujeres cubanas, Noticias internacionales, Política en Estados Unidos, Viajes, Vida de la escritora, Vida en Estados Unidos, Violencia. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El clima en Washington

  1. Fifi Smith dijo:

    Saber perder. Hay cientos de miles de otros ciudadanos esperanzados!

    • uvadearagon dijo:

      No es cuestión de saber perder, Fifi, sino de preocuparse por el destino del país. Ojalá todos los que en estos momentos tenemos esas inquietudes estemos equivocados y las esperanzas tuyas y de tantos estén bien fundadas. Nada deseo más para el país que lo mejor. Mi propia vida, la de mis hijas, nietos y seres queridos será afectada. Aunque hacce años soy demócrata, ningún presidente republicano me ha causado esta zozobra que compartimos muchos de ambos partidos. Ojalá, te repito, estemos equivocados.

  2. Fifi Smith dijo:

    Desatar las preocupaciones de rodillas. Estados Unidos al igual que Israel ( y todas las naciones )
    tiene un gran destino de parte de Dios. La lucha es terrible en contra de este Su destino para las naciones. He conocido muchisimos grupos que desde hace decadas andan declarandolo pidiendole al Creador que nuestro destino (E.U aliado a Israel) se cumpla. Clavar lo ojos en lo que no “se ve”. Comprendo que casi todo lo que yo digo es anatema a oidos de Washinton DC elites

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s