Cuatrocientos años con Shakespeare

Publicado en El Nuevo Herald 5-4-2016

William Shakespearee

William Shakespearee

El día 23 del mes pasado se cumplieron cuatro siglos de la muerte de William Shakespeare, considerado el mejor escritor en lengua inglesa y una de las figuras más célebres de la literatura universal. El dramaturgo, poeta y actor, nacido en Stratford-upon-Avon, Inglaterra, en abril de 1564, tuvo la fortuna de cosechar aplausos y reconocimiento en vida. Uno de sus contemporáneos afirmó visionariamente: “Shakespeare no pertenece a una sola época sino a la eternidad”. Sus obras han sido traducidas a todos los idiomas, adaptadas, llevadas al teatro y al cine, y analizadas por académicos, críticos y estudiantes.

Escribió mucho, y aunque se ha especulado sobre la autoría de algunas de sus obras, se le atribuyen 38 piezas de teatro, 154 sonetos, dos largos poemas narrativos y otros trabajos menores. ¿A qué se debe el éxito del Bardo de Avon? Algunos especialistas celebran su uso del lenguaje. Confieso que no disfruto ni logro aquilatar el inglés de su época –lo cual no me sucede con Cervantes– , y leer a Shakespeare traducido no causa el mismo efecto.

Pero si no puedo captar toda la belleza del inglés de hace cuatro siglos, valoro otros elementos que conforman su grandeza: la universalidad de sus temas y su profundo conocimiento de la psicología humana. Por ello, Julieta y Romeo, Hamlet, Macbeth, Otello, entre otras de sus famosas obras, se mantienen vigentes hasta nuestros días.

Historias de amores contrariados hay muchas, y otras han alcanzado igual fama, como la de Calixto y Malibea en La Celestina, atribuida a Fernando de Rojas, escrita solo unos años después que el relato de los amantes de Verona. Romeo y Julieta tiene también antecedentes en la literatura italiana, pero entre los méritos de Shakespeare en este drama está asimismo la creación de personajes secundarios, las fluctuaciones entre comedia y tragedia para aumentar la tensión, y la evolución de los personajes a medida que avanza la trama. Naturalmente, la enemistad de las familias de los amantes –los Capuletos y los Montescos– es el elemento más dramático del nudo argumental (que vemos repetido hasta en las telenovelas actuales), y la muerte de los amantes, la catarsis que purifica las pasiones.

Los turistas de continuo visitan el famoso balcón de Julieta

Los turistas de continuo visitan el famoso balcón de Julieta

Hamlet, la obra más larga de Shakespeare y posiblemente la de mayor influencia, se centra en el asesinato del rey Hamlet de Dinamarca a manos de su hermano Claudio, y en cómo el fantasma del rey le pide a su hijo, el príncipe Hamlet, que dé muerte a su asesino. La locura –real y fingida–, el dolor transformado en ira, la traición, la venganza, el incesto, la corrupción moral y la lucha por el poder, ejes de la trama, continúan siendo temas de actualidad.

Los efectos de la traición y la ambición desmedida reaparecen en Macbeth, versión libre de la vida de un personaje histórico del mismo nombre, rey de Escocia en el siglo XI. Aunque el tema de los celos es el que más se ha destacado en La tragedia de Otelo, el moro de Venecia, al punto que Otelo ha pasado a significar el prototipo del hombre celoso, esta obra de Shakespeare repite los temas del amor, la traición y la venganza.

El escritor inglés también compuso obras más ligeras como El sueño de una noche de verano.

Los sonetos de Shakespeare, menos populares entre el público, pero de gran interés para los críticos, se dirigen a un hermoso joven, un poeta rival y la dama del pelo negro. Los dirigidos al Fair Youth en tono romántico y cariñoso, sugieren a algunos una relación homosexual.

Cuatrocientos años con Shakespeare, y su vida y su obra, que aún guardan secreto, crecen con nuevas lecturas e interpretaciones. Hay que batir palmas.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article75310167.html#storylink=cpy

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actividades académicas, Actividades culturales, Literatura, Mi columna semanal, Poesía, Teatro. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cuatrocientos años con Shakespeare

  1. Armando Carvallo dijo:

    Me llamó la atención el comentario sobre tu incapacidad para disfrutar el inglés original de Shakespeare, y es porque a mí me pasa lo mismo. También me pasa con la poesía, que la que no es originalmente en español no la disfruto, y la poesía traducida simplemente no la leo. Por eso he leído poesías de Hugo, Baudelaire, Poe y otros en sus idiomas originales, pero no las disfruto como disfruto a Góngora, Bequer, Espronceda, Darío, etc. Esto lo he comentado muchas veces en tertulias íntimas, pero nunca lo había visto confesado por una persona de letras… ¡parece que se lo callan! ¡Me encantó el comentario!

    • uvadearagon dijo:

      Ya saben los que me conocen que soy escandolosamente sincera y no sé mentir, y mucho menos cuando escribo. Me parece que a no ser que de veras uno sea totalmente bilingüe y bicultural, que no es lo mismo que conocer dos idiomas y dos culturas sin que una tenga mayor peso, lo mismo le debe pasar a todos, aunque no lo digan. Yo puedo disfrutar y disfruto a Poe, a Frost, a muchos poetas y escritores en ingles, pero no es lo mismo que el ingles del siglo 16. No me pasa con Cervantes que a los nueve años me deleitaron sus pícaros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s