La batalla por la Corte Suprema

Publicado en El Nuevo Herald 3-23-2016

En el enrarecido clima político de este año electoral en Estados Unidos, se ha abierto un nuevo frente: la nominación de un magistrado para substituir al recién fallecido conservador Antonin Scalia. El presidente Barack Obama ha escogido al juez Merrick Garland. Graduado magna cum laude de la Escuela de Derecho de la Universidad de Harvard, Garland ocupa desde 1997 el cargo de juez principal en la Corte de Apelaciones en el Distrito de Colombia. Anteriormente, jugó un papel importante como fiscal en la investigación y los juicios de varios casos de terrorismo en el país. Tiene fama de poseer una mente legal brillante y de comportarse con neutralidad y moderación.

El Juez Garland agradece emocionado la nominación del Presidente Obama en los jardines de la Casa Blanca

El Juez Garland agradece emocionado la nominación del Presidente Obama en los jardines de la Casa Blanca

La Constitución requiere que el Senado conduzca las audiencias necesarias para ratificar su nombramiento a la Corte Suprema. Sin embargo, el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, ha declarado que le corresponde al próximo presidente hacer esa nominación. Aunque no ha habido un caso similar en décadas, su interpretación de la ley no es correcta. Obama es el Presidente electo por el pueblo hasta el 20 de enero de 2017, y tiene el derecho y el deber de nominar al próximo magistrado. El Senado está actuando fiel a su trayectoria de obstaculizar la gestión de Obama.

El Presidente ha hecho una selección inteligente con el juez Garland, que de llevarse a cabo las audiencias, sería difícil no confirmarlo. En dos ocasiones anteriores, en 2009 y 2010, Obama consideró nominarlo para magistrado, pero se decidió por Sonia Sotomayor y Elena Kagan. En la última ocasión, el senador republicano por Utah, Orrin G. Hatch, afirmó que ayudaría a Obama a que Garland fuera confirmado. Lo consideraba un nombramiento de consenso. En esos momentos una treintena de senadores estuvieron de acuerdo con Hatch. Ahora, el senador mantiene la misma actitud, pero hasta ahora, sólo siete senadores lo apoyan.

La opinión pública es que las leyes se cumplan. Según una encuesta reciente, 63% de los estadounidenses desean que se lleven a cabo las audiencias para debatir el nombramiento del juez Merrick Garland. Esta expresión popular coincide con la tendencia actual del pueblo estadounidense de criticar al Congreso por el inmovilismo y obstruccionismo que lo ha caracterizado.

Algunos senadores republicanos han insinuado que si Hillary Clinton ganara las elecciones, intentarían confirmar a Garland antes de que Hillary tomara posesión, pues ella podría nominar a un magistrado más liberal, muestra de que no les preocupa tanto las tendencias ideológicas de Garland como continuar oponiéndose a las iniciativas de Obama.

La Corte Suprema es posiblemente, de las tres ramas de poder en Estados Unidos, la menos visible. Sin embargo, su influencia es la más duradera. Por eso esta batalla es más importante de lo que muchos comprenden.

La Corte Suprema toma decisions que afectan profundamente a la sociedad americana

La Corte Suprema toma decisions que afectan profundamente a la sociedad americana

También hay intereses a corto plazo. El partido y los votantes republicanos están divididos. Trump es el candidato delantero, pero la mayoría de los republicanos están aterrados con que pueda ser nominado y más aún con que llegue a la presidencia. Su candidatura –y en algunos casos también la de Cruz– no ayudaría a los que enfrentan la reelección en el Senado. Si además añaden sal a la herida y aparecen como políticos que no cumplen con el trabajo para el que fueron electos, bien podrían los votantes mandarlos a casita en noviembre, y el partido perder la mayoría en el Senado. Por eso algunos se están reuniendo en el Capitolio con Garland y tal vez reconsideren si apoyar que se lleven a cabo las audiencias.

Indudablemente, el turbio clima electoral continúa acumulando aires de tormenta.

Escritora y periodista cubana.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article67513802.html#storylink=cpy

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actualidad norteamericana, Elecciones 2016, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Política en Estados Unidos, Vida en Estados Unidos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La batalla por la Corte Suprema

  1. Armando R. Carvallo dijo:

    Muy bueno y objetivo… ¡como siempre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s