El dilema de los demócratas

Publicado en El Nuevo Herald 2-22-2016

Mientras que la mayoría de la prensa y la opinión pública se ha concentrado en el “fenómeno Trump”, no ha sido hasta fecha reciente que se ha prestado la misma atención al sorpresivo apoyo que está recibiendo Bernie Sanders. Perdió en Iowa por sólo un puñado de votos y ha ganado las primarias en New Hampshire por un amplio margen.

Algunos analistas aseguran que en las próximas votaciones en Nevada y Carolina del Sur a finales de febrero, la candidatura de Hillary Clinton recibirá un respaldo decisivo, sobre todo por el voto negro e hispano. Opinan también que el primero de marzo podrá ganar aún más terreno en el Super Tuesday. Pero esta campaña electoral no deja de sorprender a expertos y a electores por igual, y cada vez es más arriesgado hacer predicciones. ¿Quién hubiera pensado hace unos meses que un casi desconocido socialista democrático de 74 años iba a despertar tal entusiasmo entre los jóvenes?

La agenda progresista de Sanders ha hecho que Clinton se coloque en posiciones menos moderadas, con lo cual son los extremos los que prevalecen en este momento en los precandidatos demócratas y republicanos. Esta polarización tal vez refleje el estado de ánimo de la base de ambos partidos, porque los estadounidenses suelen favorecer el centro. ¿Ha cambiado el país? ¿Tendrán que modificar sus posturas los candidatos para las elecciones generales?

Cabe analizar, sin embargo, las razones del apoyo a Sanders. Es un hombre idealista pese a sus años y rebelde contra el sistema, lo cual cautiva a los jóvenes, que suelen compartir estas mismas características. Además, es carismático y ha sabido utilizar bien las nuevas redes sociales para impulsar su campaña. Desde 1980 que fue electo alcalde de Burlington, en Vermont, ha ocupado varios cargos públicos, entre ellos el de representante de 1991 al 2007, y senador, del 2013 al 2015, casi siempre como independiente y otras veces en pacto con los demócratas. Sin embargo, se presenta como una persona que combate el establishment, aunque ha trabajado dentro del mismo. Se ha distinguido más por los asuntos a que se ha opuesto, que por verdaderos logros. Es preciso reflexionar sobre su capacidad para aceptar una de las bases esenciales de la democracia estadounidense: la negociación, el compromise, palabra que no tiene la misma connotación en su traducción al español como compromiso.

Hillary Clinton no ha conseguido captar el apoyo de las mujeres jóvenes, posiblemente porque no han sufrido la misma discriminación de género que sus madres y abuelas, ni tampoco sienten la misma urgencia de ver a una mujer presidente. Clinton también lleva el peso de los errores que suelen cometer los políticos con muchos años en cargos de responsabilidad. Aunque cuenta con más experiencia que Sanders –especialmente en política exterior, tan importante en un mundo global– aun así no tiene asegurada la candidatura.

A nuestro juicio, Hillary no debería competir con Sanders en cuanto a cuál de los dos es más progresista, lo que constituye una discusión semántica bizantina. El diagnóstico que hace Bernie sobre los males del país tiene bastante fundamento, pero lamentablemente hay que saber trabajar dentro del sistema para solucionar esos males. Por más de 25 años él lo ha hecho, pero tiene poco que mostrar como resultado.

El dilema de los demócratas en estos momentos es la lucha entre el idealismo y el pragmatismo, el corazón y el cerebro. Los jóvenes son casi siempre los más proclives a respaldar revoluciones. ¿Y los demás?

Escritora y periodista cubana.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article59376198.html#storylink=cpy

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actualidad norteamericana, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Nuevas teconologías, Política en Estados Unidos, Vida en Estados Unidos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El dilema de los demócratas

  1. Armando R. Carvallo dijo:

    Interesante…

  2. Fifi Smith dijo:

    Los jovenes estan desilucionados con el “establishment”, con la falta de oportunidades de trabajos, con el alto costo de vida, con los prestamos por pagar por sus educaciones. (Hei, Sanders promete “Free Tuition”!) con el mucho “hablar” y pocos resultados. Estoy segura ademas que la mayoria de jovenes no comprende el significado de la palabra “Socialismo”–la misma que uso’ Fidel Castro al principio. Tambien la “pasion” con que se expresa este viejo Socialista les llama la atencion. Hillary nacio en el 1947, se aproxima a Sanders en edad, pero no tiene llama de fuego…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s