La intransigencia no es virtud

Publicado en El Nuevo Herald 12-30-2015

Una de las consignas de la Revolución Cubana, “Cuba será un eterno Baraguá”, se basa en la protesta del General Antonio Maceo ante el Pacto del Zanjón, que puso fin a la Guerra de los Diez Años. La frase intenta justificar la intransigencia y el talante bélico de más de medio siglo de Revolución. Pero la historia es mucho más compleja. Hay que recordar la intervención de Maceo para impedir un plan de asesinar al General Arsenio Martínez Campos, en esos momentos la máxima autoridad de la Corona en la Isla; y una primera entrevista entre los dos adversarios, que no lograron ponerse de acuerdo. Maceo retomó las armas con sus tropas. En poco tiempo, sin embargo, la lucha se hizo insostenible para los guerrilleros, y Maceo por fin accedió viajar a Jamaica, con todas las garantías, en un barco de guerra español. Además –hecho que mencionan pocos libros de historia– aceptó la invitación de Martínez Campos a un almuerzo en plena manigua. Es decir, que el héroe cubano de tantas batallas, tuvo momentos en que se sentó a negociar con los españoles, con dignidad y respeto de ambas partes.

El general español y el cubano se entrevistaron al menos dos veces durante la Guerra del 68

El general español y el cubano se entrevistaron al menos dos veces durante la Guerra del 68


Con motivo del primer aniversario del anuncio del Presidente Barack Obama y Raúl Castro sobre el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, se han publicado una serie de artículos. Sus autores, casi todos cubanoamericanos, parecen alegrarse de lo que consideran una política fallida, aunque sólo haya dado sus primeros pasos. Personalmente, lamento que las cosas no hayan mejorado para mis compatriotas en la Isla con mayor rapidez, pero aún tengo fe en que el camino de la apertura y el diálogo es el correcto. Otros, por el contrario, buscan justificar su intransigencia ante cualquier tipo de negociación con hechos históricos, como la negativa del Mayor General Ignacio Agramonte de aceptar los argumentos de los criollos que buscaban cambios mediante reformas y no con las armas. Se olvidan, sin embargo, de las discrepancias de Agramonte, que favorecía las instituciones democráticas, aun en plena manigua, con Carlos Manuel de Céspedes, defensor de un mando centralizado político-militar. Lamentablemente a los 32 años una bala puso fin a la vida del brillante abogado camagüeyano, y Cuba demoró casi tres décadas más en conquistar una independencia mediatizada.

Ignacio Agramonte y Loynaz (1841-1873)

Ignacio Agramonte y Loynaz (1841-1873)

Durante mis años escolares, los textos de historia mostraban de forma muy negativa a los cubanos que en el siglo XIX defendían la teoría de un cambio evolutivo, no revolucionario, para la sociedad cubana. Muchos historiadores han revisado esa visión, entre otras cosas, porque las críticas de los autonomistas al colonialismo español prepararon a los criollos para la Independencia. Fueron verdaderos agentes de cambio, como ahora lo son la Iglesia en Cuba, y todos los que desde dentro o en viajes a la Isla interactúan con el pueblo cubano y lo ayudan a ser protagonista de los nuevos rumbos que necesita el País.

Habría preferido que Agramonte hubiera servido a Cuba con su talento y mentalidad civilista, en vez de haberse inmolado en una guerra que en esos momentos no se podía ganar. Con todo, admiro a un hombre que murió por sus ideales. No pueden comprarse a él los que, desde la comodidad de sus vidas en Estados Unidos, demonizar a los “reformistas” de hoy.

A menudo me pregunto cómo habría sido nuestra historia política en el Siglo XX si en el anterior hubieran triunfado las ideas en vez de los machetes. A lo mejor hubiéramos aprendido que la intransigencia no sólo no es virtud, sino que acaba por emponzoñar a los pueblos.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Estudios sobre Cuba, Historia de Cuba, La Iglesia en Cuba, Mi columna semanal, Política en Estados Unidos, Reconciliación de los cubanos, Violencia. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La intransigencia no es virtud

  1. Jose Cabrera dijo:

    No el descaro tampoco

    Sent from my iPhone

    >

  2. Carlos dijo:

    Es complejo, en ese tiempo todo era con violencia. Fuimos los ultimos y no salio bien del todo. La segunda parte fue peor, espero que no haya una tercera. Ahora la violencia parece tan ridicula.

  3. Wekayak dijo:

    Muy bueno!

  4. cecilio1942 dijo:

    ¡Gracias por tan excelente artículo! Invita a la reflexión, como siempre. Saludos

    • uvadearagon dijo:

      Gracias, Cecilio. Contar contigo como asiduo lector es un privilegio y me anima mucho. Siempre trato de escribir. no para complacer, sino para hacer pensar, razón por la que tu comentario tanto me agrada. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s