La pistola de Donald Trump

Publicado en El Nuevo Herald 12-16-2015

Nunca antes el mundo, y los Estados Unidos en particular, ha cambiado tan rápidamente como en los últimas tres décadas. La revolución tecnológica, las variaciones demográficas y la globalización son los factores principales de esta transformación. Recordemos que las compañías privadas que nos dieron acceso a la red surgieron muy a finales de los 80 y principios de los 90. La elección del primer presidente de raza negra en 2008 confirmó que a la Casa Blanca sólo se podía llegar con un alto porcentaje de votos de los grupos étnicos minoritarios. La globalización es un hecho, a veces positivo –tal como la reciente Cumbre de París para detener los peligrosos cambios climáticos–, y otras negativo, como la capacidad de ISIS de reclutar seguidores en cualquier país.

La nueva sociedad requiere adaptarse en muchos aspectos de la vida diaria. Para prosperar, hace falta un mayor nivel de educación o un entrenamiento en destrezas hoy necesarias en el campo laboral. Muchos empleados de los McDonald´s, y hasta los vecinos en la mayoría de los barrios, hablan con acento e incluso en un idioma extranjero con sus familiares y amigos. Son distintos. El orden en el hogar también ha variado. Las mujeres son más educadas, trabajadoras e independientes, aunque aún no haya igualdad de oportunidades.

Algunos estadounidenses temen los cambios que confrontan. Desean regresar al pasado, a un país en que las mujeres eran sumisas, y casi todos eran WASP. Es decir, blancos, anglosajones y protestantes que se sentían poderosos, en control de su destino. ¿Quiénes están atemorizados? En su mayoría varones blancos, sin educación universitaria, y con ingresos moderados (menos de $75,000 por familia). No son necesariamente de extrema derecha en cuestiones sociales o religiosos, pero tienen dos pasiones dominantes: la afición a las armas de fuego y el odio a los “otros”; es decir, latinos, negros, asiáticos.

De este miedo se ha valido Donald Trump para mantenerse en todas las encuestas como el aspirante republicano a la candidatura a la Presidencia de Estados Unidos con mayor apoyo popular. Mientras más personas o grupos insulte, más crece esa popularidad. Se ha convertido en el arrojado cowboy de la película que acabará con todos los indios. Su pistola es el miedo y la dispara con frecuencia.

Trump cartoon

La propuesta suya más reciente de no admitir musulmanes en Estados Unidos es tan peligrosa que republicanos de alto rango le han salido al paso. El Grand Old Party (GOP) confronta una división que podría continuar hasta la misma convención en Cleveland el próximo verano, cuando se escogerá al candidato.

Los demócratas saben que estas fragmentaciones no son beneficiosas para el país. También, que los acerca a una gran victoria en 2016, e incluso una posible mayoría en el Senado y la Cámara. Si la historia se repite, basta recordar las derrotas abrumadoras de Barry Goldwater en 1964 y de George McGovern en 1972. Los americanos no suelen votar por candidatos extremistas.

Claro, todo ha cambiado tanto que… ¿quién puede atreverse a lanzar predicciones?

Este artículo también puede leerse en http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article49767455.html

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actualidad norteamericana, Control de armas, Elecciones 2016, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Noticias internacionales, Nuevas teconologías, Política en Estados Unidos, Tecnología, Terrorismo, Vida en Estados Unidos, Violencia. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La pistola de Donald Trump

  1. Armando R. Carvallo dijo:

    No creo que DJT llegue a ser el candidato, y si lo es, no creo que gane… ¡pero todo es posible!

  2. Virginia Aponte dijo:

    Excelente comentario Uva. Desgraciadamente estos caudillos son los más terribles enemigos de cualquier sociedad. No aprendemos…

  3. Fifi Smith dijo:

    Hola! Y Feliz Navidad. Por supuesto al leer tu comentario, aqui va el mio…En tu tercer parrafo describes a una pequen’a minoria. La mayoria no quiere cambios a nuestra primera emmienda, (a nuestra Constitucion), ni a la popular ridicula “political correctness” que abunda pero mayormente en las aulas de nuestras “mejores” (y en casi todas) univiersidades, propagadas por “profesores”
    sin criterio propio.,
    Temen la existente falta de libertad de expresion particularmente contra Cristianos. Mujeres sumisas? Las Musulmanes. El establecimiento Democrata y Republicano teme a Donald Trump, quien tiene sus faltas, pero mueve corazones porque no forma parte de la corrupcion que existe en nuestro Congreso Democratas y Republicanos. No dejar entrar a emigrantes es una proposicion
    “temporaria”, basada en sentido comun, hasta que no exista una forma mejor de investigacion.
    Hei…Fifi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s