Italia en mi corazón

Publicado en El Nuevo Herald 11-4-2015

Puente sobre el río Tíber

Puente sobre el río Tíber

Cuaderno de viaje. Roma, la ciudad eterna. Huellas de tres milenios de historia sobre las siete colinas. La grandiosidad y horror del Coliseo y el Circo Massimo. Las murallas aurelianas. El Vaticano, la Basílica de San Pedro, centenares de iglesias y la mezquita más grande de Europa. Palazzos, arcos, amplias plazas. Fuentes, acueductos, el río Tíber. Áreas verdes. La Roma moderna: tráfico endemoniado, motonetas, miles de turistas. Lo íntimo: una callecita, un café al aire libre, macetas de flores en un balcón, un delicioso gelato. Y un músico callejero que entona una melodía…

Umbría: valles y montañas. Orvieto, ciudad etrusca sobre una roca, antiguo centro cultural donde enseñó Santo Tomás de Aquino. Una impresionante catedral del siglo 13 de estilo gótico temprano. Y de nuevo, lo pequeño: un puesto de frutas frescas, un viejo que toma el sol, niños de la escuela que desfilan alegremente. Assisi, la basílica con frescos sobre la vida de San Francisco. El patio central del convento. Desde lo alto, la magia de las luces de la noche en el valle.

La Basílica de San Francisco de Assisi, donde descansan sus restos

La Basílica de San Francisco de Assisi, donde descansan sus restos

Florencia, la Atenas de la Edad Media, cuna del Renacimiento: la catedral y su famosa cúpula. La estatua de David de Miguel Ángel. No hay foto que le haga justicia a esta escultura que observo extasiada. Recorro las calles de Firenze (Florencia) con los ojos de mi madre, pues era su ciudad favorita de Italia. En el dedo pulgar llevo un anillo que le compró aquí mi padre en 1950.

Llegar a Venecia es una experiencia inolvidable

Llegar a Venecia es una experiencia inolvidable

En cuanto puede verse desde el barco a Venecia, sé que no me he equivocado. No podía morir sin visitar esta maravilla de ciudad, hoy de aguas azules y claras, que nos recibe con un cielo sin nubes. Antiguo poderoso centro de comercio en el mar Adriático, construida sobre pilares de madera, Venecia enfrenta en la actualidad un sinfín de dificultades, pero ninguna hace disminuir la alegría incomparable de disfrutar de un cappuccino en la Piazza San Marco y pasear en góndola por el Gran Canal. Otra embarcación nos lleva a la pintoresca isla de Burano, donde gustamos de un memorable almuerzo a base de delicias del mar.

Visitamos también Padua, la ciudad de San Antonio; Verona, y el balcón de Romeo y Julieta; Milán, con su catedral y museo de la Scala. El plácido lago Cuomo entre montañas, Bellagio y la Villa Melzi con sus espléndidos jardines traen paz al espíritu. Un tren rápido nos lleva en pocas horas hasta Nápoles. Llegamos con tiempo suficiente para ver el Museo Antropológico y cenar en el pequeño malecón frente al mar. Capri nos regala la magia de la Grotta Azzura (la Gruta Azul) y una visita a la Villa de San Michelle de Axel Munthe, cuyo libro marcó mi adolescencia.

La Gruta Azul

La Gruta Azul

De regreso a Roma, una audiencia con el Papa Francisco. Rezo por mis seres queridos y la paz en el mundo. Fue el único día que llovió, como si el cielo se emocionara conmigo.

P1020794

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actividades culturales, Crónicas de viaje, Viajes, Vida de la escritora. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Italia en mi corazón

  1. Armando Carvallo dijo:

    wow…

  2. No sé puede decir mas sobre Italia, en menos palabras…Esta crónica debía usarse como modelo para estudiantes deredacción y periodismo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s