El mensaje del Papa Francisco en Cuba

Publicado en El Nuevo Herald 9-24-2015

En 1998 Juan Pablo II quiso derribar los muros que separaban a la Iglesia Católica del pueblo cubano. Ahora el Papa Francisco ha ido a la Isla a construir puentes para el encuentro y la reconciliación. No solo ha mediado para mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Envió un mensaje “a todos los cubanos dispersos por el mundo.” Nos convocó a ayudarnos mutuamente.

Al igual que la Iglesia en estas dos décadas, el Papa marcha por un sendero que combina la diplomacia con la crítica, la intención política y la labor pastoral, lo que se ve y lo que no se ve. Principalmente, los Sumos Pontífices y sus representantes han intentado no sólo acompañar al pueblo cubano en momentos de transición, sino prepararlos para que no tengan miedo, y que se apoyen los unos en los otros, a fin de que sepan escoger en el futuro a aquellos líderes que no sirven “a ideas, sino (…) a las personas.

Los cubanos recibieron al Papa Francisco con entusiasmo

Los cubanos recibieron al Papa Francisco con entusiasmo

En todos los recorridos del Papa Francisco por las calles de la Habana, cientos de cubanos lo han recibido con entusiasmo. Hubo, como era de esperar, incidentes desagradables. Pero un disidente logró acercársele. El Papa le puso la mano sobre la cabeza y lo bendijo antes de que la policía se lo llevara detenido. No dudo que a muchos otros opositores se les impidió llegar a la misa. Por ahora ignoramos si en privado el Papa ha intercedido a favor de ellos ante las autoridades.

En su homilía del domingo, el Papa hizo énfasis en que “quien quiera ser grande, que sirva a los demás, no se sirva de los demás.” Defendió especialmente a los más frágiles. Señaló la diferencia entre servir y servilismo. Criticó la cultura de las elites, y defendió la lógica del amor. Se refirió en especial al proceso de reconciliación de los colombianos, un mensaje igualmente válido para los cubanos.

El Sumo Pontífice pidió a todos que meditaran. Y en esa Plaza habanera –donde por años se han escuchado largos discursos, consignas, llamados a la guerra, adhesiones ciegas a ideologías y líderes– hubo por unos segundos un silencio total. Tal vez algunos sintieran la presencia del Espíritu Santo. O se trataba quizás de la quietud interna que necesitamos los cubanos para mirar hacia dentro, para luego, como sucedió en la misa, encontrarnos cara a cara y abrazarnos fraternalmente en la paz del Señor.

Cuando el Papa Francisco le pidió a los cubanos que meditaran, la Plaza quedó en silencio absoluto por unos segundos.

Cuando el Papa Francisco le pidió a los cubanos que meditaran, la Plaza quedó en silencio absoluto por unos segundos.


Posiblemente uno de las actividades más trascendentales de la visita del Papa hasta el momento haya sido su encuentro con los jóvenes cubanos en el Centro Félix Varela. Allí, frente a la fachada del histórico Seminario San Carlos, el joven universitario católico Leonardo Fernández Otaño le habló al Santo Padre de la pluralidad de creencias de los jóvenes, que se sentían unidos sin embargo en “la esperanza de un futuro de cambios profundos para Cuba, donde nuestra país sea un hogar que acoja a todos sus hijos, piensen como piensen y estén donde estén.” El Papa Francisco, inspirado en las palabras del muchacho, pidió a los jóvenes, entre otras cosas, que se atrevieran a soñar. Aquella multitud de chicos y chicas coreaban alegres: “Un, dos, tres, que Papa más chévere, el que nos vino a ver.”

El Papa Francisco se reunión con la juventud cubana frente al antiguo Seminario San Carlos  y los instó a soñar

El Papa Francisco se reunión con la juventud cubana frente al antiguo Seminario San Carlos y los instó a soñar

Quizás la presencia del Papa le dio fuerzas al joven para decir lo que sentía, y quizás las del Papa devuelvan a la juventud cubana la capacidad de soñar; es decir, de imaginar y construir un futuro mejor. Me parece razón suficiente para sentirnos bendecidos.

Este artículo también puede leerse en http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article36162426.html

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Cubanoamericanos, Derechos humanos, Diáspora cubana, Estudios sobre Cuba, Historia de Cuba, La Iglesia Católica, La Iglesia en Cuba, Noticias internacionales, Realidad cubana, Reconciliación de los cubanos, Vida en Cuba. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El mensaje del Papa Francisco en Cuba

  1. Armando R. Carvallo dijo:

    Lo que más me gustó del encuentro con los jóvenes en el Centro Félix Varela, fue que cuando el papa les dijo que ¨se atrevieran a soñar¨, y los jóvenes respondieron a coro: ¨SI NOS DEJAN¨…

  2. Virginia Aponte dijo:

    Excelente reflexión Uva. Siento que abrirnos al joven cubano es un camino hacia la recuperación de nuestra Patria. Todo se pasa, decía Santa Teresa de Jesús y estoy totalmente adherida a esa creencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s