La muñeca de Mamá Sara

La muñeca que mi bisabuela le hizo a mi madre

La muñeca que mi bisabuela le hizo a mi madre

Hace pocos días dediqué algunas horas a la ingrata labor de arreglar el “cuartico de desahogo” y tratar de botar algunas cosas para guardar otras, que a la larga también posiblemente acaben en la basura. Estas limpiezas de alguna forma abren siempre la llave de los recuerdos. Encontré una caja con algunos adornos que habían sido de mi madre y que no había logrado deshacerme de ellos, pese a que hace ya más de 17 años de su fallecimiento. Enseguida me saltó a la vista una muñeca de trapo. Recordaba – y mi hermana Lucía así me lo confirmó – que mi madre la trajo de Cuba y se la había hecho su abuela, Mamá Sara.

Nunca conocimos a la bisabuela. Murió en España pocos meses antes de nuestro viaje a Madrid en 1950. Mientras que mi madre hablaba a menudo con cariño de su abuelo Don Waldo, los cuentos que hacía de Mamá Sara me hacen pensar que no guardaba de ella memorias muy gratas. Ahora creo comprender por qué. Uno de mis tíos abuelos, el escritor Alberto Insúa, quedó viudo muy joven con un montón de hijos. Los puso a cargo de Doña Sara, que a menudo obligaba a mi madre a compartir los juguetes y hasta la ropa con sus primas. Pienso que mi tía Sara, cuatro años mayor y de carácter fuerte, no se dejaba dominar por la abuela, pero que mi madre cedía, aunque lo resintiera.

Creo que mi madre conocía poco de la vida de su abuela. La familia de Sara Escobar Cisneros, nacida en Puerto Príncipe, lo perdió todo cuando la Guerra del 68. Se fueron para La Habana. Muy joven, Sara cosía para ayudar a la economía familiar. La casaron con un viudo americano de Ohio, representante de la Singer, mucho mayor que ella. Su primer hijito murió. Tuvo dos hijas más. Cuando el americano falleció, se casó con un emigrante gallego, el periodista Waldo Álvarez Insúa, con quien tuvo varios hijos más. La familia de Sara era independentista; Don Waldo, amigo de los autonomistas. No quiso vivir en una Cuba que no fuera española y el 31 de diciembre de 1898 de marchó de la Isla con toda su prole. Nunca regresaron. ¿Extrañaría Cuba mi bisabuela de abolengo criollo? ¿Fueron para ella un carga los hijos de Alberto en aquella España pobre de a principios del siglo XX?

Tal vez los golpes de la vida endurecieron a la camagüeyana pero no borraron sus conocimientos de costura. La muñeca, que debe tener unos 90 años, está hecha cuidosamente, con sayuela, panties, medias de la misma tela que el vestido, un lazo en el pelo negro. Los ojos, las cejas, la nariz, los labios, han sido dibujados con puntadas. No tiene la expresión usual de una muñeca. Parece una mujer, una mujer de carácter.

Algún recodo de ternura debió quedar en Mamá Sara y hacer mella en la nieta. Mi madre se fue de España a los 23 años en medio de la Guerra Civil y se llevó consigo la muñeca, que tal vez le había regalado la abuela hacía más de una década. Vivió después en Panamá, Chile, Brasil, La Habana, Washington, D.C., Nueva York y Miami, por lo menos en una docena de casas o apartamentos, y siempre retuvo consigo esta muñeca.

Ahora la guardo yo, y algún día cuando yo no esté, tal vez acabe por fin en la basura. Al menos con estas líneas y esta foto, lograré que sobreviva.

No he podido dejar de meditar sobre el valor afectivo de las cosas. ¿Quién guarda algo que le dimos solo porque fue un regalo nuestro, y no logra echarlo aún durante esas limpiezas en que deseamos botarlo todo, pero que la memoria del corazón nos hace retener algo absurdo, una taza sin plato, un arête si compañero, una vieja muñeca de trapo?

¿Qué recuerdo le traería a mi madre el regalo de Mamá Sara? ¿Qué signifícó en su infancia? ¿Qué sabía de la vida de su abuela? No lo sé, ni tengo ya a quién preguntarle. Miro a la muñeca y se mantiene muda, guardando el secreto de la mujer que la cosió y de la nieta que la tuvo consigo toda una vida.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Mi familia, Mujeres cubanas, Vida de la escritora. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a La muñeca de Mamá Sara

  1. Waldo Gonzalez Lopez dijo:

    Hermosa cronica, Uva. Waldo

  2. Armando R. Carvallo dijo:

    Me encantó la historia. A mi también me cuesta mucho trabajo botar recuerdos, y de hecho conservo muchos.

  3. maya Islas dijo:

    Querida Uva, he leido con gran placer esta historia de la tia Sara y tu mamá.
    Creo que la muñeca es un gran tesoro porque contiene en ella memorias de otros tiempos.
    Te sugiero que cuando dones tus archivos al Cuban Heritage, La incluyas on esta narración.
    No te lo digo en juego. Que hermoso que quede entre objetos importantes de nuestra
    historia. Seria emocionante.
    siempre mi abrazo,

    maya

    • uvadearagon dijo:

      Maya, gracias por tu sugerencia. Había pensado dársela a mi sobrina, que tiene dos hijas y una nieta, pero creo que en verdad estará major en los archivos de Cuban Heritage. Eso sí, no estoy lista a desprenderme de ella todavía, porque tengo muchas más cosas que escribir sobre mi bisabuela y necesito que la muñeca me acompañe.

  4. cecilio1942 dijo:

    Gracias por esa poética evocación de lo que puede significar una muñeca en la mente de una persona y que deja de ser un objeto para convertirse en algo más.

  5. uvadearagon dijo:

    Gracias, Cecilio, por ser lector fiel, y por sus comentarios.

  6. Maria del C. Alvarez dijo:

    Bueno prima, pues si, prima, curiosamente me encuentro con tu Blog. Yo soy nieta de Sara Alvarez, la hermana de Lila y recuerdo cuando la tía Sara y la tía Lila vivían en Chacao, Caracas. luego se mudaron al Bosque, un poco mas lejos, pero aun las visitabamos con frecuencia. Mama falleció hace un poco mas de un mes y ahora vienen tantos recuerdos de familia….Entre mis cosas, conservo un devocionario del 1869, le perteneció a mi bisabuela Sara Escobar y Cisneros, contiene una dedicatoria para su hija Margot.
    Me alegra saber que siguen los escritores en la familia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s