Cuba: amargura y esperanza

Publicado en El Miami Herald 8-12-2015

Meses antes de asistir a la apertura de la Embajada de Cuba en Washington, después de un recorrido por el interior de la Isla, Silvio Rodríguez expresó el desencanto que palpaba en el pueblo cubano, y que él compartía. Sin embargo, fiel a sus ideales de juventud, confesó ante las cámaras de televisión en la capital estadounidense que no estaba preparado para las relaciones, pues desde los doce años lo que le habían enseñado era resistir a los yanquis.

 Al cantautor cubano Silvio Rodríguez le enseñaron toda la vida a resistir a los Americanos

Al cantautor cubano Silvio Rodríguez le enseñaron toda la vida a resistir a los Americanos

Más recientemente Rosa Morales, una de las Damas de Blanco, que se refiere a sí misma como “una negra libre”, narró en plena calle de La Habana Vieja un incidente con unos policías del que fue testigo en Cojímar, y cómo la habían detenido y maltratado por filmarlo. Dando el número de la patrulla y del oficial en cuestión, contó que el policía expresó: “el primer descarado del país es Raúl Castro, porque ya hizo las paces con Obama.”

Los que en el exilio se oponen a las relaciones entre Estados Unidos y Cuba repiten incansablemente que el gobierno de La Habana no ha cedido en nada. Los ejemplos anteriores demuestran lo contrario. Raúl Castro ha reconocido que el discurso de más de cincuenta años, de culpar a los vecinos del norte por todo, era falso. Tanto para el célebre cantautor como para el policía, posiblemente joven, esta contradicción es un trago amargo. Raúl se ha visto obligado a renunciar a la eterna coartada de responsabilizar al archienemigo histórico ante la aplastante realidad de que el país se vendría abajo sin la ayuda de una Venezuela en quiebra. Creo que debió albergar también el melancólico presentimiento de que si no restablecía las relaciones con los Estados Unidos, lo haría sin duda un próximo gobernante. Este paso lo separa parcialmente del legado de su hermano. Tal vez se lleve el mérito de encaminar la transición.

Cierto que hay discursos, incluso del propio Raúl, que machacan las posturas duras. Tampoco se observa una mejoría en el respeto a los derechos humanos. A mi modo de ver, son concesiones para mantener contentos a los más ortodoxos en la cúpula de poder donde hay más cisuras que las que imaginamos. También, los cubanos se atreven a más desacatos de la autoridad, tienen más celulares, toman más videos y fotos, envían más información fuera. Todo esto contribuye a mayor información sobre casos de choques, algunos físicos, entre los ciudadanos y los agentes del gobierno.

Emblemático edificio de la Embajada de Estados Unidos en el Malecón habanero

Emblemático edificio de la Embajada de Estados Unidos en el Malecón habanero

Esta semana el Secretario de Estado John Kerry viajará a La Habana a izar la bandera de Estados Unidos en el conocido edificio junto al Malecón. No sé cuál será su discurso, pero supongo que repetirá el interés manifestado por Estados Unidos de ayudar al pueblo cubano. Si discute con Raúl Castro el tema de los derechos humanos, no lo sabremos. En política –lo señaló hace años Martí– siempre está lo que se ve y lo que no se ve. Lo que sí es visible es que Cuba se transforma. Hay más pequeños negocios, más tráfico, más personas entrando y saliendo de los aeropuertos. Sobre todo, se percibe en la Isla una renovada esperanza entre la mayoría de los cubanos en cuanto futuro del País. La comparto.

Cada día más personas entran y salen del Aeropuerto José Martí en La Habana y de otros aeropuertos en la Isla

Cada día más personas entran y salen del Aeropuerto José Martí en La Habana y de otros aeropuertos en la Isla

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actualidad norteamericana, Cubanoamericanos, Derechos humanos, Diáspora cubana, Historia de Cuba, Historia de Estados Unidos, José Martí, Mi columna semanal, Política en Estados Unidos, Realidad cubana, Reconciliación de los cubanos, Viajes, Vida en Cuba, Vida en Estados Unidos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cuba: amargura y esperanza

  1. Ileana Yarza dijo:

    Uva querida, excelente artículo!
    Creo que en el caso de Cuba, cualquier conversación Raúl-Kerry, será mucho
    pero mucho mas lo que se nos oculte que lo que nos sea informado.
    Mi consuelo es que, finalmente, todo saldrá a la luz y la historia SI juzgará a
    estos personajes que tanto han hecho sufrir a los cubanos, aquí, allá y acullá.
    Y desde luego, NO los absolverá!!!

  2. Armando R. Carvallo dijo:

    de acuerdo…

  3. lori dijo:

    Muy interesante Uva, gracias por tus reflexiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s