Una muerte anunciada

Publicado en El Nuevo Herald 5-6-2015

Silver Spring, Maryland – La primavera irrumpe en las afueras de la capital estadounidense. El verde de los árboles, los cerezos en flor, y la belleza de los retoños en los jardines ofrecen un espectáculo singular. Sin embargo, en vísperas de mi llegada al aeropuerto de Baltimore, la violencia se había apoderado de las calles de esa ciudad.

Las manifestaciones comenzaron a raíz de la lesión que sufriera en la espina dorsal el afroamericano Freddie Gray mientras se encontraba bajo custodia de la policía. Su muerte el 19 de abril fue el detonante.

No era difícil predecir que Baltimore estallaría tarde o temprano. Las diferencias socioeconómicas y raciales se han agravado en las últimas décadas. Freddie Gray estaba condenado desde la cuna a una vida trágica. Su madre habitaba una vivienda en un barrio pobre, donde el uso de pinturas con plomo envenenó la sangre del bebé y su hermana gemela. Miles de niños en la ciudad padecen del mismo mal, que perjudica el desarrollo mental y puede provocar conductas violentas. Muchos reciben una compensación económica mensual, pero ninguna otra ayuda para escapar del círculo de pobreza y delincuencia en que están atrapados.

En los barrios negros no hay oportunidades de trabajo. La tasa de desempleo es cinco veces mayor que en otras zonas. La desconfianza entre los policías y la población es mutua.

No les falta razón a los afroamericanos. Hay cifras reveladoras. Del 2011 al 2014 la policía ha pagado $6 millones a personas que entablaron demandas por brutalidad policiaca. Otros $45 millones se pagaron a personas que sufrieron danos físicos. Dos de ellos quedaron paralíticos por los famosos “paseos violentos” que los policías ofrecen a sus detenidos en camiones revestidos de acero.

Naturalmente que todos los policías no son iguales, y nada justifica quemar tiendas y automóviles, ni el vandalismo observado en las calles de Baltimore. Por muy cargada de razones que esté la población afroamericana, ese comportamiento debilita sus demandas de justicia.

La fiscal de Baltimore, Marilyn J. Mosby, ha presentado cargos contra los seis policías involucrados en la muerte de Freddie Gray. Los ánimos se han ido aplacando, pero no todos están de acuerdo con la actuación rápida y firme de la joven abogada afroamericana. Aunque en apariencia haya calma, cualquier incidente puede hacer que estalle de nuevo la violencia.

Baltimore es un microcosmo de lo que sucede en muchas ciudades de Estados Unidos. La elección y reelección de un afroamericano como presidente ha revivido el racismo latente en la sociedad. Los departamentos de policía han recibido sobrantes de guerras como armamentos y se han convertido en pequeños ejércitos que ven a los ciudadanos como enemigos y no como personas que deben proteger. Los recortes en recursos para la educación y para ayudar a los menos favorecidos producen efectos negativos. No hay mecanismos que puedan nivelar a la sociedad para que exista igualdad de oportunidades.

El problema es serio. Ojalá la muerte trágica y predecible de tantos Freddie Gray despierte conciencias y surja un debate inteligente en el que se perfilen soluciones a nivel nacional. Es urgente invertir en las ciudades de Estados Unidos y detener la brecha cada vez mayor entre los have y los have nots. De lo contrario, tendremos un verano largo y caliente.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actualidad norteamericana, Crónicas de viaje, Derechos humanos, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Pobreza, Política en Estados Unidos, Racismo, Salud, Viajes, Vida en Estados Unidos, Violencia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una muerte anunciada

  1. Wekayak dijo:

    Amén!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s