Günter Grass; ¿la conciencia herida?

Publicado en El Nuevo Herald 4-21-2015

Günter Grass

Günter Grass

Acaba de fallecer el premio Nobel alemán Günter Grass a los 87 años en la ciudad de Lübeck, donde vivía. Pocos escritores de la segunda mitad del siglo 20 han sido más versátiles, prolíficos y polémicos.

Alcanzó gran fama con su primera novela “El tambor de hojalata” publicada en 1959. En la Alemania de la posguerra, esta historia de un niño-hombre fue como un espejo que reflejaba los horrores del nazismo y el conflicto bélico. El éxito estuvo acompañado de acusaciones de pornógrafo y blasfemo. Llevada al cine en 1978, ganó el Oscar a la mejor película extranjera.

"El tambor de hojalata" lo lanzó a la fama en 1959

“El tambor de hojalata” lo lanzó a la fama en 1959

Además de una extensa obra literaria que abarcó todos los géneros, y que le hizo merecer el Premio Nobel y el Príncipe de Asturias en 1999, Grass diseñaba las portadas de sus libros, dibujaba, pintaba acuarelas, hacía grabados, esculpía. Le gustaba cocinar y bailar, y ambas cosas las hacía bien. Fue, además, un activista político. Estuvo muy cerca de Willy Brandt y otros miembros de la socialdemocracia alemana, aunque en los últimos años se distanció de ellos.

La revelación en su memoria “Pelando la cebolla” (2006) de que había pertenecido en su juventud a las Waffren-SS, unidades militares del cuerpo élite del partido Nazi, particularmente activo en la realización del Holocausto, ocasionó un verdadero escándalo. Tenía 17 años entonces, se sabía que era obligatorio alistarse en el ejército Nazi, y juró que no disparó ni un tiro. Pero no todos lo eximieron de culpa. Muchos consideraron hipócrita al escritor de izquierdas, feroz antifascista y conciencia moral de Alemania en las últimas décadas. Incluso Lech Walesa pidió que devolviera su condecoración como hijo ilustre de Gdansk, donde nació.

Grass explicó que antes no hubiera sabido cómo decirlo, y que fue en gran medida su sentimiento de culpa lo que lo llevó a la creación de su obra y a sus posturas críticas de los males de la sociedad. Lo cierto es que hasta su última entrevista mostró su preocupación por temas de actualidad, como el calentamiento global y la violencia entre los pueblos, que consideraba una tercera guerra mundial.

Testigo incómodo de tiempos nefastos, precisamente fueron sus vivencias y las heridas profundas que dejaron en su conciencia, la fuente principal de una obra en que se combinan la denuncia del mal con la belleza de metáforas complejas y el gusto insaciable por la vida.

La muerte de una figura de la categoría de Günter Grass nos lleva a meditar sobre el papel del intelectual en el mundo contemporáneo. Los que creemos firmemente en la libertad individual, aceptamos que un escritor pueda vivir dedicado solamente a la creación de una obra artística ajena al mundo que lo rodea. La belleza se justifica por sí misma, y el arte no necesita obligatoriamente que estar comprometido con ninguna causa, ni siquiera la más noble.

Pero todo escritor es, como dijera Antonio Machado, “voz esencial en su tiempo”. La de Günter Grass lo fue, quizás más poderosa precisamente por la experiencia de su juventud. Se entienden casos como el suyo en que un adolescente no pueda resistirse a las fuerzas de un régimen totalitario. Rara vez es posible justificar la complicidad de intelectuales en plena madurez. La intelligentsia tiene una doble responsabilidad a la hora de tomar parte en actividades represivas. Tarde o temprano, la historia siempre pasa la cuenta.

Este artículo también puede leerse en http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article19095603.html

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Críticas literarias, Historia univeral, Literatura, Mi columna semanal. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Günter Grass; ¿la conciencia herida?

  1. Virginia Aponte dijo:

    Su muerte me afecta, no sé explicarlo Uva pero lo siento como alguien cercano que acaba de partir. Un gran escritor y un mejor ser humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s