La Habana: entre el frío y la esperanza

Publicado en El Nuevo Herald 2-11-1915

Regresé recientemente de una estancia de diez días en La Habana. Ya en mi viaje anterior, en noviembre de 2013, observé más tráfico en las calles, más casas pintadas, más movimiento de alquiler de habitaciones, más pequeñísimos negocios. Ahora me pareció ver incluso mayor cantidad de turistas, y más almendrones (carros viejos) pintados, algunos transformados en convertibles.

Tráfico en el Malecón

Tráfico en el Malecón

La capital cubana sostiene una rica vida cultural. Aparte de las muchas actividades de la Feria del Libro que había en esos días, hay siempre una amplia oferta de teatro, ballet, conciertos, ciclos de conferencias. Persiste un esfuerzo por recuperar figuras y aspectos históricos de la era de la República.

Una exposición de esculturas de osos decorados por distintos países, auspiciado por un programa de las Naciones Unidas para promover la paz y la tolerancia, adornaba la Plaza de San Francisco. En la basílica del mismo nombre pude disfrutar de un concierto de música clásica, de la Camerata Romeu, orquesta femenina de cuerdas, fundada en 1993 y dirigida por Zeneida Romeu, miembro de la tercera generación de una familia de notables músicos cubanos.

Plaza de San Francisco

Plaza de San Francisco

La misma ciudad que nos ofrece la belleza sobrecogedora de sinfonías clásicas, nos muestra, sin embargo, aceras rotas, calles llenas de baches, edificios en ruinas. Mucho más graves son las crecientes diferencias sociales y el irrespeto por los derechos humanos en el país.

A todas horas abundan los peatones, pese al frío récord en esos días. Se debe en gran medida a las deficiencias en el sistema de transporte, de lo que todos protestan abiertamente, incluso en programas de televisión que recogen la voz de la calle. Desde hace tiempo he observado a los cubanos más decididos a la hora de reclamar sus derechos. La falta de acceso a internet a precios razonables es una de las críticas más frecuentes, especialmente entre los jóvenes. Una encuesta reciente del periódico Juventud Rebelde provocó la sugerencia de que el pueblo pueda ejercer el voto secreto y directo para elegir al presidente, al primer ministro y a todos los altos funcionarios, y que se limite a dos sus términos en el poder. Es una muestra irrefutable de esta creciente conciencia ciudadana.

La gran mayoría de los cubanos ha visto con buenos ojos el deshielo de las relaciones entre los Estados Unidos y la Isla. Sospecho que subsisten algunos “duros” a quienes no les agrada, y existen asimismo los escépticos que argumentan que el gobierno cubano no está preparado para tales cambios e irá poniendo trabas por el camino a la normalización. Un joven que trabaja con el turismo inglés, sin embargo, no podía contener su entusiasmo y veía grandes cantidades de estadounidenses viajando a Cuba muy pronto.

Muchos están preocupados por los acontecimientos en Venezuela, en especial aquellos con familiares que cumplen misiones en ese país. Escuché rumores de que algunos, de vacaciones en La Habana, no querían regresar.

En general, la vida en Cuba es difícil y el día a día ocupa gran parte del tiempo. Entre el frío y la esperanza, la compra en el agropecuario y la cola del pan, me parece que los habaneros sienten o presienten que viven un momento de transición, lenta e inevitable.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article13143917.html#storylink=cpy
ubl

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actividades académicas, Actividades culturales, Crónicas de viaje, Cubanos famosos, Derechos humanos, Economía cubana, Historia de Cuba, Historia de Estados Unidos, Mùsica cubana, Mujeres cubanas, Mujeres famosas, Política en Estados Unidos, Realidad cubana, Reconciliación de los cubanos, Viajes, Vida en Cuba. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La Habana: entre el frío y la esperanza

  1. Armando R. Carvallo dijo:

    Aunque hace ya 2 años que no voy a Cuba, me parece que tu apreciación es correcta. A mi humilde juicio, los cambios vendrán, pues esa tendencia ya no hay quien la pare.

  2. Waldo Gonzalez Lopez dijo:

    Estimada Uva, aun eres inocente. Las recientes declaraciones raulistas sobre Venezuela y Estados Unidos, evidencian que el Castrismo sigue igual a como lo dejamos Mayra y yo cuatro anos atras.Sin esperanza de cambios porque les temen.
    Te saluda Waldo Gonzalez Lopez

    • uvadearagon dijo:

      Estimado Waldo, Quizás yo sea inocente, y creo que de tu parte viene como un eufemismo para decirme tonta. No me ofendo. Pero creo que tú, querido amigo, quieres pasarte de listo. Yo no he dicho que el castrimo esté cambiando, sino los cubanos. Tampoco las declaraciones son evidencias convincentes, porque muchas cosas se dicen para la galería. En política siempre está también – y lo dijo Martí -lo que no se ve. Tengo esperanzas de cambio, pese a todo, porque la historia es un movimiento continuo, aunque su reloj avance a un ritmo más lento que el del ser humano.

  3. cubanabooks dijo:

    Reblogueó esto en cubanabooksy comentado:
    Uva de Aragón’s new bilingual edition of her novel, The Memory of Silence, translated by Jeffrey C. Barnett, was just launched at the International Book Fair in Havana. You can get it at the Cubanabooks website, or at bookstores or Amazon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s