Las guerras y los intelectuales

Publicado en El Nuevo Herald 8-13-2014

El asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria el 28 de julio de 1914 fue el detonante que hizo estallar la Gran Guerra –más tarde conocida como la Primera Guerra Mundial–, uno de los conflictos bélicos más brutales que ha sufrido la humanidad. Dejó un saldo de 16 millones de muertos, 20 millones de heridos, y profundos cambios geopolíticos. Las consecuencias se reflejaron incluso en las letras. Brotó con fuerza una literatura de la guerra.

"Los cuatro jinetes de la Acopalipsis" comenzó a publicarse en forma de folletín en 1916

“Los cuatro jinetes de la Acopalipsis” comenzó a publicarse en forma de folletín en 1916

En España, que se mantuvo neutral, Vicenta Blasco Ibáñez se convirtió en defensor de la democracia contra la tiranía del militarismo germánico. La primera entrega de sus cuadernos, Historia de la guerra europea, se publicó en noviembre de 1914. Dos años después comenzó a salir en forma de folletín su novela Los cuatro jinetes del Apocalipsis. Henri Barbusse, que peleó en el ejército francés, volcó sus experiencias con crudo naturalismo en El fuego, y formó parte del movimiento pacifista. En 1929, Erich Maria Remarque, que sufrió la guerra desde las trincheras de las fuerzas alemanas, describió con inclemente realismo y sensibilidad el sufrimiento causado por la conflagración en Sin novedad en el frente. Ese mismo año Ernest Hemingway publicó Adiós a las armas, un relato igualmente amargo, basado en las experiencias del novelista como conductor de ambulancias en el ejército italiano. Un veterano de la Primera Guerra, sumido en la desilusión, es el protagonista de El filo de la navaja, del afamado autor inglés Somerset Maugham.

El actor Lew Ayres en una escena del filme "Sin novedad en el frente".de 1930 (AP)

El actor Lew Ayres en una escena del filme “Sin novedad en el frente”.de 1930 (AP)

Algunos intelectuales denunciaron los horrores de la guerra no sólo con sus plumas, sino con acciones. Stefan Zweig, judío austriaco, pese a su patriotismo, se negó a tomar las armas y sostuvo una actitud pacifista, al igual que su amigo el autor francés Romain Rolland, merecedor del Premio Nobel de Literatura en 1915.

Algunos sostuvieron la esperanza de que por su propia magnitud la Primera Guerra Mundial sería la guerra que terminara todas las guerras. No fue así. Poco más de 20 años después, los cadáveres volverían a ensangrentar los campos de batalla. Muchos intelectuales fueron perseguidos por los nazis, como Remarque y Zweig. El austriaco, aunque a salvo en Brasil, no pudo resistir la soledad del destierro y el espanto que sufría Europa. Se suicidó junto a su esposa en 1942.

El dolor del destierro y los horrores que sufría Europa llevaron a Stefan Zweig a suicidarse junto a su esposa en 1942

El dolor del destierro y los horrores que sufría Europa llevaron a Stefan Zweig a suicidarse junto a su esposa en 1942

El pacifismo tiene raíces en culturas muy antiguas, tanto en las doctrinas de Confucio que lo entiende como el amor a la vida, como en el hinduismo y la tradición judeocristiana. Los escritores contemporáneos que se han opuesto a las guerras y participado en movimientos pacifistas provienen de diversas tendencias ideológicas

A un siglo de la Gran Guerra, y pese a los extraordinarios avances en los campos de la medicina y la tecnología, el mundo está de nuevo enfermo de violencia. Ucrania, Israel, Gaza, Irak, Siria, Afganistán, Irán muestran los efectos de hondas divisiones étnicas y religiosas. La ambición de poder de los hombres asoma su rostro cruel. Algunos culpan la política exterior de Estados Unidos para lidiar con disputas regionales y el terrorismo. Los demócratas acusan a George W. Bush y los republicanos a Barack Obama. La realidad es mucho más compleja.

Los intelectuales del Siglo XXI no parecen seguir el ejemplo de sus antecesores en la denuncia de los horrores de la guerra y la búsqueda de una filosofía sobre la cual construir la paz. Tal vez la cultura de la imagen –el cine, la televisión, la internet— nos ha hecho perder la capacidad de discernir entre realidad y ficción. La humanidad permanece insensible ante las crueldades más espantosas. Asusta.

Este artículo también puede leerse en http://www.elnuevoherald.com/2014/08/12/1819273/uva-de-aragon-las-guerras-y-los.html

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actualidad norteamericana, Cine, Críticas literarias, Derechos humanos, España, Historia univeral, Literatura, Mi columna semanal, Política en Estados Unidos, Terrorismo, Violencia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las guerras y los intelectuales

  1. Waldo Gonzalez dijo:

    *Estimada Uva, estoy de acuerdo contigo, sobre todo en relacion con Cuba y Venezuela, sobre las que sigue reinando el crimen y el engano bajo el silencio de muchos “intelectuales”, salvo algunos como Vargas Llosa y Montaner, genuinos ejemplos de autenticos escritores.*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s