Dicen que no son tristes las despedidas…

Publicado en Diario Las Américas 7/24/2014

Publiqué mi primer artículo en Diario Las Américas el 7 de julio de 1961, poco antes de cumplir 17 años. En los 53 años que han pasado desde entonces, miles de mis columnas han visto la luz en estas páginas. Al principio escribía esporádicamente, y las cuartillas que enviaba desde Maryland aparecían 15 ó 20 días después en alguna página interior. A partir de que me mudé a Miami en 1978, comencé a contribuir más a menudo, y desde 1987 mi columna se ha publicado regularmente en la página de Opiniones todos los jueves. Rara vez he dejado de enviarla.

El primer artículo que publiqué en Diario Las Americas en 1961

El primer artículo que publiqué en Diario Las Americas en 1961

A través de mis artículos, los lectores me han visto crecer. La jovencita de los años 60 fue dando paso a la madre, la estudiante, la profesora, la analista política, la autora, y la mujer madura que hoy soy. He escrito de los más variados temas: reseñas de libros, actividades culturales, crónicas de viajes, aniversarios de personajes famosos o acontecimientos históricos. La cuestión de Cuba ha sido una constante. Estas páginas recogieron mis desvelos, rabias, denuncias, nostalgias; también, mi afán de comprender la compleja realidad del país, mi regreso a la Isla, mi prédica por la reconciliación de los cubanos. En 2002, a los cien años de la inauguración de la República, dediqué 48 columnas a la historia del período de 1902 a 1958, crónicas recogidas más tarde en un libro. Reuní artículos motivados por el fallecimiento de cubanos desterrados en “Morir de exilio”, publicado en 2006.

"Morir de exilio" recoge articulos sobre cubanos fallecidos en el destierro

“Morir de exilio” recoge articulos sobre cubanos fallecidos en el destierro

La política en Estados Unidos y los conflictos internacionales han sido otros temas sobre los que he opinado a menudo. Mi vida personal ha quedado plasmada en Diario Las Américas. He contado la historia de antepasados que no conocí y recordado anécdotas de momentos vividos junto a otros parientes. He llorado a mis padres y hermanos mayores; he compartido la alegría inmensa del nacimiento de mis nietos. Las bodas, graduaciones, cumpleaños y reuniones de familia han inspirado consejos y reflexiones.

A veces mis trabajos han sido polémicos y provocado aluviones de cartas al editor, mensajes electrónicos o réplicas de otros articulistas. Incluso cuando las discrepancias han cobrado un tono irrespetuoso, he aplaudido el ejercicio de la libre expresión, base de la democracia en que vivimos. Confieso, además, que siempre he preferido escribir para hacer pensar, provocar, punzar, que para entretener. No huyo de los temas controversiales.

El periódico ha sido generoso en recoger las muchas actividades en que he participado durante estas cinco décadas. Sus archivos mostrarán reseñas de todos mis libros y sus presentaciones. El primero en dar la noticia de cada una de mis obras fue siempre mi gran amigo Ariel Remos.

Ariel Remos me entrevista en 2002 con motivo de la publicación de mi novela "Memoria del silencio"

Ariel Remos me entrevista en 2002 con motivo de la publicación de mi novela “Memoria del silencio”


A lo largo de la vida, muchas personas desconocidas se me han acercado a comentarme mis artículos. En una ocasión me conmovió inmensamente que un señor me mostrara el recorte amarillento de un viejo escrito mío que siempre llevaba en su billetera.

En las páginas de Diario Las Américas me he hecho periodista. Siempre he intentado dar lo mejor de mí misma a mis artículos. En estas columnas semanales nadie habrá encontrado jamás mentiras ni dobleces. Algunas serán más afortunadas que otras, pero todas son sinceras. Nunca he escrito nada que no sienta y crea. La honestidad intelectual es para mí un deber sagrado con el periódico, los lectores, el oficio, y conmigo misma. En los últimos años, mi blog “Habanera soy”, leído en muchas partes del mundo, ha recogido todo lo publicado aquí.

Aunque mi relación con el Diario las Américas fue principalmente con la familia Aguirre, y muy en especial con Don Horacio, a quien me une un afecto profundo, no tengo queja alguna de su actual director, Manuel Aguilera. Pero la vida está siempre llena de etapas que terminan y dan lugar a otras nuevas. Esa es la realidad del periódico, y también la mía. De modo que la última columna que escribiré en el Diario Las Américas será la de hoy.

No diré adiós para siempre, porque he aprendido a huir de los absolutos, y nunca sabemos qué nos ofrecerá el destino más adelante. Tampoco dejaré de escribir. Sería como dejar de respirar. Mis lectores encontrarán en otras páginas mis opiniones, y continuaré trabajando con entusiasmo en mi blog y los libros que espero publicar. Pero aun así… ¿quién dijo que no eran tristes las despedidas?

Este articulo tambien puese leers en http://diariolasamericas.com/blogs/dicen-que-son-tristes-despedidas-uva-aragon.html

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actividades académicas, Actividades culturales, Críticas literarias, Crónicas de viaje, Cubanoamericanos, Cubanos famosos, Cuento, Diáspora cubana, Economía cubana, España, Estudios sobre Cuba, Historia de Cuba, Historia de Estados Unidos, Libros cubanos, Literatura, Mi columna semanal, Mi familia, Miami, Mis libros, Mujeres cubanas, Viajes. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Dicen que no son tristes las despedidas…

  1. Lo siento mucho Uva. Desde que te conozco he disfrutado tus artículos, crónicas y reseñas… Cuando un camino se cierra otro se abre.

  2. Wekayak dijo:

    Muy bueno! : )

  3. cecilio1942 dijo:

    Asidos al blog la buscaremos donde publique. Gracias por compartir su talento, saber decir y espíritu de amistad.

  4. teresa fernández soneira dijo:

    Ciertamente es triste la noticia. Siento mucho que ya no escribirás tu columna en el Diario, pero bueno ya se abrirá otra puerta por algún sitio. Tu sigue adelante con tus proyectos y escritos, que todavía te queda mucho por hacer. Mucha suerte y que Dios te acompañe en todos tus quehaceres.

  5. Perdemos TODOS, Uvita, con esta triste despedida, pero el que màs pierde es el Diario Las Américas, aunque su director (que es un excelente periodista y ha hecho un magnìfico trabajo de “remodelaciòn”) no se dé cuenta… El segundo puesto en esta “carrera de perdedores” se lo lleva (en photo finish) o “cabeza a cabeza” con el DLA, Cuba (y todos los cubanos).

    Pero confieso que no me sorprende: le he escuchado decir a otro excelente periodista, oriundo de una hermana naciòn andina y nuevo columnista del DLA, que los cubanos (los de Miami, claro) debemos ponernos a la cabeza de las tantas “luchas” que se gestan en Miami contra el “socialismo” del siglo XXI (o el “fascismo” del siglo XXI, ya no tengo claro contra quién es que luchan estos luchadores, gracias a una reciente columna publicada por uno de ellos también aquì, en el DLA). Lo que si tengo claro es que, en Miami, las “luchas” son mucho mas rentables para quienes las promueven que las reconciliaciones…

    Gracias por tantos años de Magisterio Periodìstico, Uvita!!! Te seguiremos leyendo en tantìsimas publicaciones que, seguramente, te seguiràn publicando.

  6. Reinol Gonzalez dijo:

    Cuanto siento tu partida del Diario.Una columna que siempre decía criterios para compartir o debater pero fiel a la libertad de expression. Espero encontrarte pronto en otro sitio donde seguir tus opiniones. Los lectores te seguiremos. Abrazos

  7. uvadearagon dijo:

    Gracias a todos por sus comentarios. Quiero aclarar que he dejado de escribir en el Diario voluntariamente y que pronto volveran a poder leerme.

  8. Martha Pardiño dijo:

    Es cierto, Uva, “dicen que no son tristes las despedidas, dile al que te lo dijo, que se despida”.
    Siento que te vayas del DLA porque tus artículos eran esperados por mí todos los jueves. Me encantaban tus escritos, unos nostálgicos sobre aquella querida Habana, otrora una de las capitales más lindas dek mundo, hoy sumida en la miseria y el deterioro. Otras veces tus escritos eran despedidas de amigos que se fueron sin ver a Cuba libre. Otros, como tu dices, controversiales. Muchas veces escribí al Director del diario
    para hablar sobre tus artículos y algunas veces me publicaron mis cartas. Te recordaré siempre por cubana, luchadora y sincera. Un abrazo, Martha Pardiño

  9. Siempre y cuando sigas escribiendo y deleitándonos con tus análisis y reflexiones, no problem, y dices que así será. José Manuel dice que perdemos todos, no lo creo, creo que sólo pierde el DLA que se priva de tu columna y de tus lectores. Nosotros seguiremos leyéndote como hasta ahora… ¡suerte y éxitos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s