Caracas, hoy

Publicado en Diario Las Américas 4-16-2014

Estuve en Caracas del 31 de marzo al 7 de abril, con motivo de la puesta en escena de la pieza teatral “Memoria del silencio”, basada en mi novela del mismo nombre. Bajo la dirección de la sensible y dinámica cubana venezolana Virginia Aponte, se presentó en la Universidad Católica Andrés Bello, donde ella lleva a cabo desde hace años una magnífica labor docente. Agradezco inmensamente a Virginia, a los actores –Soraya Siverio, Lucrecia Baldsarre, Unai Amenabar y Carlos Domínguez — y al equipo técnico. el excelente trabajo que hicieron para darles vida a los personajes de la obra, lo cual me emocionó profundamente. Gracias a los foros después de cada función, pude estar en contacto con muchos estudiantes, entre los cientos que abarrotaron el teatro. La obra creó un impacto insospechado. Aparte de la reputación de la directora y su grupo de teatro, y de los méritos que pueda tener la pieza, pienso que se debió al momento en que se presentó.

Lucrecia Baldasarre y Soraya Amenabar en una escena de "Memoria del Silencio"

Lucrecia Baldasarre y Soraya Amenabar en una escena de “Memoria del Silencio”

En una historia cubana de separaciones, recriminaciones, pérdidas, reencuentros, perdón y reconciliación, la audiencia vio reflejado el presente que vive su país y el futuro que desearía evitar. Cada joven que se puso de pie a comentar, contaba luego su propia historia; y muchas veces, incluso a varones, se les quebraba la voz o los ahogaba el llanto. Palpé un estudiantado muy consciente de la encrucijada en que se encuentra Venezuela, muy comprometido con quedarse y luchar por su Patria, incluso cuando los padres estaban fuera. Varios sacaron de sus mochilas y mostraron las camisetas y gorras con que participaban en las manifestaciones. El único consejo que me atreví a darles fue que cuidaran sus vidas, y que mantuvieran siempre el amor a la familia por encima de las diferencias ideológicas.

Los estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) abarrotaron el teatro

Los estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) abarrotaron el teatro

El tráfico en Caracas ha sido siempre difícil, pero en esos días las “guarimbas”, o barricadas improvisadas por los manifestantes para cerrar las calles, provocaban constantemente cambiar de ruta para llegar a cualquier lugar, tras gran número de desvíos. Todos manejan, muchas veces por caminos montañosos, hablando o mirando los mensajes de textos en los teléfonos móviles para enterarse de las condiciones del tráfico. Sin duda, un peligro. Pero no tanto como la delincuencia que afecta a la sociedad. El director artístico del grupo mi contó cómo hace unos años a dos amigos y a él los metieron en un carro y sufrieron lo que llaman “Secuestro Express”. Los tuvieron cinco horas dando vueltas, haciéndoles preguntas y amenazándolos, hasta que la familia de uno de ellos pagó $12,000 y varias joyas. En los días que estuve allí, asesinaron a dos ciclistas, amigos de la chica encargada de la producción de la obra. Cada venezolano tiene una historia de horror que contar, un muerto que ha llorado, un pariente que ha enterrado.

Lagunita Country Club

Lagunita Country Club

Las casas en los barrios pobres que rodean Caracas

Las casas en los barrios pobres que rodean Caracas

Estuve en centros comerciales, restoranes, teatros, barrios de clase alta y media, y en los cerritos. Vi la imponente iglesia del Opus Dei y fui a misa en la modesta iglesita de un barrio pobre. Observé en las calles grafitis de SOS Venezuela, cruces con los nombres de estudiantes muertos, y una serie de camisetas de niños con las palabras del Padre Nuestro colgadas en troncos de árboles. En otra pared inscribieron con insistencia la palabra “Paz”. “Nos están matando. No seas indiferente” leí en un baño. También subí a los cerros, donde encontré letreros de apoyo a Maduro, y un gran dibujo con el rostro del Che Guevara. Sólo vi una referencia a Chávez. Todavía El Universal es un buen periódico que mantiene informada a la población. Se pueden ver episodios de la televisión de Estados Unidos, noticieros de CNN en Español y la BCC de Londres, entre otros.

Las oraciones en camisetas de niños colgadas a los troncos de los árboles

Las oraciones en camisetas de niños colgadas a los troncos de los árboles

La basura

La basura

La ciudad está sucia. La basura se acumula en todas partes. Hay largas colas para tomar un ómnibus o comprar alimentos. Muchos productos escasean o ya no se encuentran. Se notaba un descontento generalizado en la población. Me pareció percibir que incluso muchos chavistas piensan que se ha perdido el rumbo; que el país va mal. También tuve la sensación de que un porcentaje de la población permanecía indiferente. Alguien me contó que el 14 de febrero se llenaron los restoranes por el Día de los Enamorados, y que los clientes estaban molestos porque las manifestaciones no les permitían celebrar tranquilos el día del amor. Sé también de otro caso en que sucedió todo lo contrario: los comensales de un restorán ampararon a jóvenes que huían de la policía, y se quedaron con ellos durante varias horas para protegerlos.

Cada día, la gobernabilidad del país se va debilitando. Son momentos cruciales. Hoy yo también soy venezolana.

Este artículo puede leers también en http://diariolasamericas.com/blogs/caracas-hoy-uva-aragon.html

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actividades académicas, América Latina, Crónicas de viaje, Cubanoamericanos, Diáspora cubana, Mi columna semanal, Mujeres cubanas, Reconciliación de los cubanos, Teatro, Viajes, Vida de la escritora y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Caracas, hoy

  1. Virginia Aponte dijo:

    Conmovida por tu visión de todo lo vivido esos dias en Caracas. Uno ya vive sin darse cuenta a veces que el deterioro de nuestra Venezuela es algo que para los demás resulta tan duro. Memoria del silencio ha sido una experiencia íntima y al mismo tiempo muy intensa para nosotros.
    Gracias Uva por este espacio que nace desde tí.

  2. jesus dijo:

    Ya esperaba tu crónica de esa importante visita.

  3. teresa fernández soneira dijo:

    Nunca se sabe como un acto que realizamos hoy pueda impactar a otros mañana. Ese ha sido el caso de Memoria del Silencio, que ya no solo conmueve al pueblo cubano, sino también al venezolano. Mis plegarias hoy y siempre por el hermano pueblo de Venezuela. Que Dios ponga Su mano misericordiosa sobre todos. Y a ti Uva, felicidades por este logro tan positivo.

  4. Fifi Smith dijo:

    Aun no sabemos hasta donde llegará el impacto causado por la presentacion de “Memorias…” !!!

  5. uvadearagon dijo:

    Gracias a todos por sus comentarios y en especial a Fifi Smith pues fue por recomendación de ella que Virginia Aponte leyó Memoria del Silencio y quiso llevarla al teatro, además de que gané una gran amiga. Ahora estamos haciendo gestiones para traer la obra a Miami a finales de Septiembre o principios de Octubre. Los tendré al tanto. También. ¡la novela sale en ingles en el otoño!

  6. Ojalá hubiera más teatro y menos politiquería en América Latina y en todo el mundo, viviríamos mejor y seríamos felices. Es muy triste lo que está pasando en Venezuela, y sólo nos queda seguir ayudando en lo que se pueda y rezar para que los venezolanos puedan salir de esta situación a tiempo para no convertirse en una segunda Cuba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s