En el centenario de Octavio Paz

Pubicado en Diario Las Américas 4-10- 2014

El 31 de marzo de 1914 nació uno de los intelectuales más influyentes del siglo XX: Octavio Paz. La obra del escritor mexicano abarcó poemas, ensayos, traducciones; y la dirección de importantes revistas literarias. Mereció, entre otros, el Premio Cervantes (1981) y el Premio Nobel (1990).

México celebra en grande grande el centenario de uno de sus hijos más destacados con una serie de actividades, entre las que sobresalen una reedición en ocho volúmenes de sus obras completas por el Fondo de Cultura Económica (FCE), y un nuevo libro del diplomático y profesor de literatura Aurelio Asiain con trabajos de académicos japoneses sobre la obra de Paz, traducciones de Paz de poetas japoneses y otras “japonerías” del escritor mexicano, que sostuvo una importante relación con ese país oriental, al igual que con India. Ya este año el FCE ha publicado tres libros más sobre el autor de El ogro filantrópico. Por iniciativa de la Secretaría de Educación Pública, todos los alumnos que egresen a secundaria en el 2014 recibirán una antología de Octavio Paz –otra forma de honrarlo y acercarlo a las nuevas generaciones.

Paz fue parte de las experiencias intelectuales de la segunda mitad del siglo XX: el marxismo, el superrealismo, el descubrimiento del Oriente. Siempre buscó caminos inéditos. Sus versos reflejan una honda preocupación metafísica e indirectamente social, siempre iluminada por su humanismo. Los temas esenciales de su poesía –la soledad, el tiempo, el amor, la nada, la naturaleza, el silencio– confirman su universalismo. Paz veía al hombre moderno rodeado de mares de incomprensión. Hemos perdido la comunión unos con otros. Somos islas aisladas, y solo el amor y la poesía pueden restablecer el diálogo, tender puentes, salvarnos.

La poesía de Paz es honda, grave, con agudas meditaciones sobre el ser humano y su destino. De la violencia y los totalitarismos de que fue testigo, creció un corpus poético desgarrado, pero en el que siempre la humanidad permanece abierta a la redención. Lúcido analista de la realidad que lo rodeaba, fue, como quería Antonio Machado, “voz esencial en el tiempo”.

Mucho antes que otros, ya estaba de vuelta de las utopías engañosas, pero al mismo tiempo, construyó otra, con fe, pero sin trampas. Sin malabarismos verbales ni gimnasia exhibicionista, fue tejiendo una delicada red que unía al poeta con el universo. Si nos sumergimos en su poesía, también nosotros, sus lectores, podemos alcanzar esa paz interna, ese misticismo humanista que siempre renace entre las angustias de su tiempo y sus versos.

"Laberito de la soledad" trasciende lo mexicano y se convierte en una reflexión sobre la soledad del ser humano

“Laberito de la soledad” trasciende lo mexicano y se convierte en una reflexión sobre la soledad del ser humano

En Laberinto de la soledad, el primer ensayo de 1950 con que ganó aclamación internacional, el autor continuó la obsesiva búsqueda de las raíces de lo mexicano, tema ya explorado con anterioridad por Agustín Reyes y Samuel Ramos, entre otros. Aunque algunas cosas pueden haber cambiado desde entonces en un mundo cada vez más globalizado, esas páginas de hace más de medio siglo sobre la idiosincrasia del pueblo mexicano trascienden las fronteras nacionales y serán siempre una reflexión válida sobre la soledad existencial en cualquier tierra, en cualquier tiempo.

Tuve la oportunidad de conversar con Don Octavio en dos ocasiones. La primera, en una cena con motivo de la entrega de los Premios Letras de Oro, tal vez en 1984, y luego en 1987 cuando tuvo la gentileza de aceptar el homenaje organizado por el Miami Dade College, en el cual varios escritores le leímos al Maestro alguno de nuestros poemas. La solidaridad de una figura como Paz con los exiliados cubanos, a menudo tan desamparados, nos coloca en deuda con el gran escritor.

Octavio Paz y Uva de Aragón, Miami, 1987

Octavio Paz y Uva de Aragón, Miami, 1987


Le debemos mucho más. En un mundo polarizado por los extremos, buscó una tercera vía. Dio ejemplo de su integridad moral al renunciar en 1968 a su cargo diplomático en protesta por la represión contra las demostraciones de los estudiantes en la Plaza de Tlatelolco. Fue un intelectual orgánico, que supo forjar una “elegante fusión de literatura y política”, como se ha descrito la revista “Plural” que fundó en 1971.

Siempre ofrecía la declaración precisa en tiempos nublados. Fue la voz de la razón en un siglo roto; el guía intelectual de México y el continente. Sufrió críticas y vituperios de las izquierdas y las derechas. Murió en 1998, enfermo, un año después de que un incendio destruyera su hogar y parte de su biblioteca. Hoy renace en su plenitud con la celebración de su centenario.

Feliz cumpleaños, Maestro.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actividades académicas, Actividades culturales, América Latina, Críticas literarias, Cubanoamericanos, Diáspora cubana, Literatura, Literatura latinoamericana, Mi columna semanal, Miami, Poesía, Vida de la escritora. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a En el centenario de Octavio Paz

  1. Como siempre interesantes tus escritos, Uva. Recuerdo estar alli cuando el Miami Dade en el 87…que especial.!!
    Mis felicitaciones como siempre y un fuerte abrazo,
    Marily

  2. Martha Pardiño dijo:

    Uva, te felicito por este homenaje de recordación al ilustre escritor e historiador mexicano, Octavio Paz. Precisamente, estoy leyendo en estos momentos, un magnífico libro de su autoría: “La biografía de Sor Juana Inés de la Cruz”, que rebosa de detalles, no sólo sobre la vida y obras de la monja mexicana,
    sino también de ese Siglo XVII, de sus costumbres y los virreinatos españoles en Nuevo México.
    Un abrazo,
    Martha Pardiño

  3. muy interesante… as usual! Gracias…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s