Francisco; un Papa moderno

Publicado en Diario Las Américas 3-13-14

Se cumple un año hoy 13 de marzo de la elección de Jorge Mario Bergoglio como Obispo de Roma, jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano y Sumo Pontífice de la Iglesia Católica. El primer jesuita y primer latinoamericano en ocupar tales cargos, dio un mensaje al mundo cuando escogió el nombre de San Francisco de Asís, que calificó como “el hombre de la pobreza, el hombre de la paz, el hombre que ama y custodia la Creación.”. Habló desde los inicios de su papado que deseaba “una iglesia pobre y para los pobres”.

Respaldó sus palabras con acciones. No vive en el lujoso Palacio Apostólico Vaticano sino en la sencilla habitación 201 de la Casa Santa Marta. Cambió el papamóvil blindado por un todoterreno blanco descubierto. Ha abrazado, lavado los pies y compartido con los enfermos y los humildes. Tiene palabras fuertes contra los miembros de la Iglesia que se rodean de lujo. Ataca los excesos del capitalismo. Ya como arzobispo y cardenal vivía sencillamente en Buenos Aires, se desplazaba en el transporte público, y era crítico de lo que llamó un “acostumbramiento” a la pobreza.

Ha puesto en primer plano los fundamentos de la doctrina social de la Iglesia, basados en la caridad y la misericordia, pero también la justicia. No es cuestión de regalarles sobras a los desposeídos, sino de crear una sociedad donde incluso los más humildes tengan derecho a ocupar un lugar digno. En este sentido, el Papa nos ha recordado una importante enseñanza de Cristo, “Bienaventurados los pobres, porque de ellos es el reino de Dios.”

El Papa Francisco comparte con los humildes

El Papa Francisco comparte con los humildes

En otros aspectos, el Sumo Pontífice parece haber dado una interpretación moderna a las lecciones de Jesús. Cuando ha querido abrir las puertas de la Iglesia y abrazar a quienes antes se sentían excluidos – como los gays y las madres solteras – quizás haya pensado en lo que han sufrido por tantos rechazos. “Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.”

Sin duda el Papa Francisco ha ganado gran popularidad, y no sólo entre católicos, sino entre personas de otras religiones e incluso ateos, por su sentido común, su palabra directa, su modernidad – “twitea” de continuo — , su afán de reforma, y la búsqueda de una transparencia inusitada en una Iglesia que por años encubrió las perversidades de curas pederastas. Por el contrario, el Papa ha hablado recientemente de abrir los archivos secretos del Vaticano durante el controvertido pontificado de Pio XII (1939-1958), acusado de haber guardado silencio sobre el Holocausto de judíos durante la Segunda Guerra Mundial, aunque otros aducen que la supuesta neutralidad del Papa, le permitió salvar a muchos judíos en esos tiempos aciagos.

El Papa, moderno, utiliza las redes sociales, como los "tweets"

El Papa, moderno, utiliza las redes sociales, como los “tweets”


Fiel a su preocupación por la paz mundial y a sus raíces latinoamericanas, el Papa se desvela por los sucesos recientes en Venezuela. En una de sus tradicionales audiencias de los miércoles, hace ya varias semanas, mucho antes de que ningún gobernante democrático se pronunciara, expresó su deseo profundo de “que cesen cuanto antes la violencia y las hostilidades” en ese país.

Fue uno de los primeros en pronunciarse contra la violencia en Venezuela

Fue uno de los primeros en pronunciarse contra la violencia en Venezuela

No hay prácticamente un día en que el Papa no sea noticia por alguna declaración de actualidad. Recientemente pidió a los encargados en administrar los bienes eclesiásticos de diversas instituciones, “prudencia y transparencia” y advirtió que “no tolera derroches.” A los jóvenes de Nuestra América envió un mensaje con el Arzobispo de Santo Domingo y Primado de América Latina, quien declaró después de su visita al Vaticano: “El Papa quiere que la Iglesia se acerque a los jóvenes no para conquistarlos sino para acompañarlos, que son dos cosas distintas”.

En su primer año como Papa, el Sumo Pontífice no ha promovido ningún cambio fundamental en los preceptos del catolicismo, pero ha avanzado en dos direcciones: la reforma interna de la Iglesia, y la imagen que ahora proyecta. O sea, trabaja hacia dentro – el tronco–, y hacia fuera –las ramas–, pues la Iglesia somos todos.

Entre las cosas que más me agradan del Papa Francisco es su joie de vie. El júbilo se le ve en la sonrisa, los gestos, la interactuación con los niños, y hasta la forma de andar. Nos ha invitado a una nueva etapa evangelizadora marcada por la alegría. Nos recuerda con gozo, una y otra vez, que Dios no se cansa nunca de perdonar. Resalta la esperanza de la fe. “Hay que vivir con alegría las pequeñas cosas de la vida cotidiana…” aconseja. Ofrece optimismo, brío, entusiasmo. En un mundo a menudo hostil, nos hacía falta.

El Papa interactúa alegremente con los niños

El Papa interactúa alegremente con los niños

Este artículo también se puede leer en http://diariolasamericas.com/blogs/francisco-papa-moderno-uva-aragon.html

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en América Latina, Derechos humanos, La Iglesia Católica, Mi columna semanal, Pobreza, Tecnología, Violencia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Francisco; un Papa moderno

  1. Armando R Carvallo dijo:

    De acuerdo en que este Papa es diferente… ¡y para bien!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s