Celebración de Trinidad

Publicado en Diario Las Américas 1/23/2014

Este año se conmemora el quinto centenario de la fundación de la villa de la Santísima Trinidad en Cuba. Vicente Echerri, trinitario de nacimiento y alma, ha aportado a la celebración de dos maneras. Primero, rememorando sus años de infancia y adolescencia en la ciudad colonial, en un bello ensayo Trinidad, en la memoria y en los sueños, de próxima publicación, que leyó en un acto el pasado 4 de enero, fecha, según algunos historiadores, en que Diego Velázquez de Cuéllar, estableció nuestra tercera villa fundacional. Además, ha editado Hecho a mano en Trinidad de Cuba, de Cristina González Bécquer, especialista en diseño escénico, artes plásticas y artesanías.

Portada del libro "Hecho a mano enTrinidad de Cuba"

Portada del libro “Hecho a mano enTrinidad de Cuba”

El volumen posee ese cuidado estético que pone Echerri en las ediciones de E & A, pulcrísimas ilustraciones, y un texto excelente, tan original como bien documentado, que combina un sólido conocimiento de los temas que aborda, con vivencias personales de la autora. El resultado es una obra de rigor académico al mismo tiempo que intimista. Rara y afortunada combinación.

Aunque se alude a la historia, geografía y arquitectura de Trinidad, “Hecho a mano…” es una trayectoria sobre los orígenes y evolución de la artesanía trinitaria.

Por ejemplo, el primer capítulo está dedicado a las labores con agujas. En mi vida solo he bordado, muy joven, un par de pañitos de cocina y unos pañales para mis hijas con punto de cruz, que seguramente quedaron bastante chapuceros. Sin embargo, leí en su totalidad estas páginas, llenas de palabras cuyo significado ignoro, pero que en su misterio, como sucede con la poesía, me iban abriendo una ventana a un mundo encantado. Las telas –holanes, batistas, bramantes, guarrandoles y nipes de hilo–; los nombres de los dibujos de los bordados– el solecito, el caracolito, el jazmincito–; los modelos de la típica blusa blanca de randa –la baraunda, la regañona, el ojito de perdiz, la piña de almendra, la semillita de melón, el ombliguito de la reina— guardan en sí mismos connotaciones líricas y secretas, que van develándose en las ilustraciones y detalladas descripciones de la autora. Como si también bordara con palabras, González Bécquer nos cuenta asimismo cómo las labores de aguja se insertaban en la vida del pueblo, especialmente de sus mujeres, y cuánto giraba –y aún gira– alrededor de la creación de ropa de cama, manteles, prendas de vestir, incluyendo pañuelos y velos de novia.

Muestrario de randas

Muestrario de randas

En unas vacaciones a Trinidad, la autora muestra fotos de su infancia a un amigo que observa con cuánta frecuencia aparecía disfrazada. Se abre la llave del baúl de recuerdos y surgen los trajes de “bailarina gorda, angelito, japonesa con kimono y crisantemos en la cabeza, muñeca, girasol, monja diminuta con su correspondiente hábito dominico de reglamento y corona de rosas (encarnando a Santa Rosa de Lima), colombina, payasa, patinadora de hilo con traje invernal en pleno junio y mucho más.” Con estas memorias comienza el segundo capítulo dedicado a las fiestas de fin de curso de los colegios y los carnavales, y la recreación, como en un cuadro, de una serie de tradiciones; todo un mundo mágico de personajes pueblerinos, comparsas, carrozas, pregones, leyendas, concursos de belleza, anécdotas que circulaban de casa en casa, de una generación a otra. Dentro del recuento del folclor de Trinidad, se hilvana otra historia, la del proceso de cambio en la visión de la autora, desde la ingenuidad de la niñez hasta el momento en que desarrolla horror por las multitudes, y comienza a detestar los carnavales cuya frivolidad y colorido habían alimentado su imaginación infantil.

El tejido de sombreros, la fabricación de tejas francesas y piezas de cerámica, las labores de hojalateros, palanganeros, herreros, talabarteros y otros, dan lugar al próximo capítulo, donde también se narran hechos personales e históricos, tales como, durante la época de Machado, a un tío de la autora lo asesinaron con un disparo por la espalda. La violencia política contrasta con la dulzura de las frutas cultivadas en patios y fincas, valles y vegas: “mangos, guayaba, caimitos, anones, mamones, guanábanos, mamoncillos, marañones, canisteles, nísperos, mameyes, aguacates, grosellas, naranjas dulces y agrias, toronjas…”

Maceta y mecedera hechas en Trinidad

Maceta y mecedera hechas en Trinidad

El último capítulo “Por los siglos de los siglos…” sobre la vida religiosa en Trinidad pone fin, con broche de oro, a este entrañable libro. Ha hecho bien Cristina Gonzáles Bécquer en escribirlo en la Isla, y Vicente Echerri en publicarlo y darlo a la luz al mundo. Es un merecido y perdurable homenaje a la ciudad en que ambos nacieron, que contribuye a guardar para generaciones futuras la intrahistoria de esa villa fundado hace 500 años.

“Hecho a mano en Trinidad de Cuba” de Cristina Gonzáles Bécquer puede ordenarse a través de la página de E&A http://hechoamanocuba.webs.com/ o de Amazon.

Este artículo también puede leers en http://diariolasamericas.com/blogs/celebracion-trinidad.html

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actividades académicas, Actividades culturales, Críticas literarias, Cubanoamericanos, Cubanos famosos, Estudios sobre Cuba, Historia de Cuba, La Iglesia en Cuba, Libros cubanos, Literatura, Mùsica cubana, Mi columna semanal, Mujeres cubanas, Mujeres famosas, Realidad cubana, Reconciliación de los cubanos, Viajes, Vida en Cuba. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Celebración de Trinidad

  1. Armando Carvallo dijo:

    ¡Qué interesante! Gracias por darlo a conocer. He estado en Trinidad varias veces, y me gusta mucho, pero la última fue hace 28 años…

  2. fundmusicalia fundmusicalia dijo:

    Cuando conoc a Trinidad,hace poquito, Nediados de los 40, iba con mis padres y Supervielle y su esposa, acababa de salir electo alcalde de la habana, me parece. Nos atendio el sr. Becquer, un joven de la mejor familia de trinidad,, era adems una especie de alcalde honrifico, se saba la histora de la ciudad, de cabo a rabo. Posiblemente era to de la autora del libro…CDA

    El 23 de enero de 2014, 1:23, Habanera soy

  3. Martha Pardiño dijo:

    Interesantísimo artículo sobre Trinidad. He leído y he visto muchas fotos de Trinidad pero no he tenido el gusto de conocerla. Yo nací y viví en La Habana y llegué al exilio el 31 de Julio de 1962. Ahora me pesa no haber conocido esa bella y antigua ciudad que tiene tanta historia. Gracias por tu escrito, Uva.
    Martha Pardiño

  4. Teresa Fernández Soneira dijo:

    Es muy importante dejar constancia de la historia de nuestro país para las generaciones futuras. Este es uno de esos esfuerzos. Felicidades a Vicente Echerri y a Cristina González Bécquer. Gracias Uva por dejarnos visitar Trinidad por unos momentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s