Alberto Camus en su centenario

Publicado en Diario las Américas 1-2-2014

El 7 de noviembre pasado hubiera cumplido cien años Albert Camus, novelista, dramaturgo y ensayista francés fallecido en un accidente automovilístico en 1960. Fue un intelectual marcado por los acontecimientos históricos y las corrientes ideológicas de su tiempo.

Albert Camus 1913-1960

Albert Camus
1913-1960


Nació en Argelia de una madre analfabeta y sorda, en una familia de colonos franceses. De su padre, que murió en la Primera Guerra Mundial, apenas unos días antes de él nacer, conservaba sólo una vieja foto y una anécdota que lo marcaría: la repugnancia de su progenitor ante el espectáculo de una ejecución capital.

A menudo agradeció la formación que recibió de sus maestros en la ciudad de Argel. El profesor Jean Grenier lo inició en la lectura de los filósofos. Le dio a conocer a Nietzsche. Tenía 19 años cuando aparecieron sus primeros textos en la Revista Sud. En los años 30 contrajo tuberculosis, publicó su primer libro, fundó un grupo teatral e ingresó en el Partido Comunista Francés, del que fue expulsado por su sus relaciones con el Partido del Pueblo de Argelia. Lo acusaron de trotskista. Camus siempre vio el comunismo como un medio más que un fin, y años más tarde lo condenó enérgicamente.

También mostró simpatías por el anarquismo y colaboró en algunas de sus publicaciones. Le preocupaban en especial los derechos de los obreros. Durante la segunda Guerra Mundial se unió a una célula de la resistencia francesa y publicó un periódico clandestino. Fue testigo de la liberación de París por los aliados. Denunció, sin embargo, el bombardeo atómico por los americanos en Hiroshima.

En 1943 conoció a Sartre, y después de la guerra vivió unos años de vida bohemia en París. No por eso escapó la angustia existencial de la postguerra. Viajó a Estados Unidos. Sus conferencias eran consideradas de izquierda, pero sus fuertes críticas al comunismo lo distanciaron de muchos de sus amigos, incluyendo Sartre.

Durante la guerra de Argelia en 1954 confrontó otro dilema moral. Simpatizaba con los “pied-noirs”, los franceses que como sus propios padres vivían en la región, y defendió las acciones del Gobierno francés contra le la rebelión de los árabes. Tras bambalinas, sin embargo, comenzó a trabajar a favor de los presos. Creía sinceramente que los colonos franceses y los árabes podían convivir. Ambos lados lo tacharon de ingenuo. Años más tarde Nelson Mandela logró ese milagro de convivencia y reconciliación en Sudáfrica.

La memoria de su padre debió influirlo al escribir su ensayo contra la pena de muerte (Réflexions sur la guillotine), que contribuyó a que en 1957 le otorgaran el Premio Nobel de Literatura “por su importante producción literaria, que con una seriedad clarividente ilumina los problemas de la conciencia humana de nuestra época.”

En el conjunto de su obra, Camus reflexionó sobre la condición humana. No podía entender que la libertad le fuera dada al hombre por un Ser Superior. Se opuso simultáneamente al cristianismo, al marxismo y al existencialismo. Batalló contra todas las ideologías que alejaban al hombre de lo humano.

Fue uno de los primeros en elaborar la filosofía del absurdo. En su ensayo El mito de Sísifo publicado en francés en 1942, mantiene que nuestras vidas no tienen significado alguno. Propone una ética de la cantidad, en que el hombre se rebele contra su destino acumulando un gran número de experiencias.

Quizás ninguna de sus obras refleje mejor sus tormentos interiores que El extranjero (1942), cuyo personaje central Meursault es incapaz de sentir dolor, amor, remordimientos, miedo, ni siquiera ante la muerte de su madre, o cuando comete un crimen sin sentido, y escucha su condena. Meursalut encarna la pasividad y el escepticismo. Su comportamiento es una denuncia de lo absurdo de la existencia, y por tanto, de la muerte. La novela es un espejo provocador del rostro desgarrado de una Europa herida por dos guerras mundiales. La apatía del protagonista, su ateísmo, su falta de valores, producen al lector una sensación angustiosa, como si fuerzas externas nos empujaran al borde de un abismo, próximos a caer al vacío.

Portada de L´Étranger

Portada de L´Étranger

Los problemas del mundo actual pueden parecernos distintos a los que confrontó Camus, pero vale la pena releer su obra, meditar sobre la violencia a nuestro alrededor –ya sea en Siria o la escuela Sandy Hook- y preguntarnos si no conviven a nuestro lado muchos Meursaults, que buscan atormentados el significado de sus vidas.

Este artículo también puede leerse en http://diariolasamericas.com/blogs/albert-camus-centenario-columna-uva-aragon.html

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Críticas literarias, Historia de Estados Unidos, Historia univeral, Literatura, Mi columna semanal. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Alberto Camus en su centenario

  1. Teresa Fernández Soneira dijo:

    Me es difícil pensar que haya personas en este mundo que, contemplando la maravilla del Universo, no vean la mano de Dios en ello. Camus debió haber sufrido mucho pues no encontró ni se encontró con su Creador durante toda su vida. Y eso de que “la vida no tiene significado alguno” es muestra de su vacío espiritualidad. ¿para qué entonces sufrir tanto en este mundo si al final no habrá una recompensa o una vida mejor luego de la muerte? Muy triste.

    • uvadearagon dijo:

      Tere, pese a las pruebas de la existencia de Dios de Santo Tomás —y una de ellas es que la maravilla que es el universo, como tú mencionas,no puede ser un accidente sino la creación de un Ser Superior — la fe es una gracia que da Dios, es creer en lo increible, o no séría fe. No a todos les es dada. También depende mucho de la formación que recibimos de niños y el ambiente que nos rodea. Camus, como digo en el artículo, fue un hombre de sus tiempos. Europa, después de las dos guerras. quedó devastada emocionalmente. A menudo se cita la frase de Nietzche, que Camus leyó sin dudas. “Dios ha muerto” pero no la segunda parte “Lo hemos matado”. Con todo, Camus valoraba la vida, pues en sus últimos años luchó contra la pena de muerte. Quizás si hubiera vivido más. hubiera tomado otro camino su pensamiento, pues era en muchos sentidos un humanista. Su obra es una búsqueda, llena de dudas, pero una búsqueda, y ya eso hay que valorarlo.

      • Teresa Fernández Soneira dijo:

        Uva,
        En realidad yo no tengo que estudiar a Santo Tomás de Aquino para darme cuenta que Dios existe y que es el Creador de todo. Es verdad que conservo y estoy abierta al don de la fe que Dios regala a todo el mundo,y que gracias a ella he podido tener paz, fortaleza y esperanza en mi vida. Sin embargo, hay mucha gente que habiéndose criado en en el seno de familias cristianas. hoy son ateos o no practican ninguna religión. Así que el medio en el que te desenvuelves tiene mucho que ver, pero al final la persona es la que elige que rumbo toma en la vida.

        Siendo un hombre de pensamiento humanista, Camus tuvo que analizar durante su vida todos estos temas, y sin embargo no creía, lo cual es ya una gran desventaja en su andar. Y concuerdo con lo que dice Fifi Smith sobre los premios Nobel, y que además, en muchos casos están manipulados.

        Pero lo que si me ha molestado es que para comenzar el año nuevo hayas escogido a una figura que en realidad no es tan enaltecedora, y que podíamos haber estudiado como guía a otro personaje de la historia con un recorrido más edificante.

        Es mi opinión. Respeto la tuya.

  2. Fifi Smith dijo:

    En Ingles. As appealing as he may be to some ( I was fascinated with existentialist writers in my youth) poor guy seems to have been a loser…(peace between the Syrians and the French?) People just don’t get along. He thrived in negativity and stayed there it seems. Thank you Uvita for a great synopsis. I learned facts 🙂

  3. uvadearagon dijo:

    Fifi, I would hardly call a famous writer and a Nobel Prize winner a loser. He was a man of his times, and Europe after two horrible wars was devastated. I don´t think he thrived in negativity but was in a continuous search to make sense of what had been a senseless period in history. Probably my article does not portray him adequately if I left you with that impression,

    • Fifi Smith dijo:

      No me explico bien. En mi juventud atraveze por agnosticismo y luego ateismo,
      los cuales producen negativismo. Alberto Camus fue un “ateo” galardeonado con
      el Premio Nobel. Esto es otorgado por el hombre. “In my book”, si no es otorgado
      por Dios Padre no tiene fruto eterno. Si Camus murio en manos de ideas que
      provienen de las tinieblas, fue un “loser”. Claro que mi deseo es que sus ansiedades
      hayan sido cubiertas al final con la Paz y el Amor que provienen de su Padre Celestial.
      Somos seres que viviremos eternamente. Deseo que los aplausos que Camus recibio
      procedieran de las Manos desgarradas de Jesus de Nazareth. Siempre “politically
      incorrect” permanecere en esta tierra, F.

  4. uvadearagon dijo:

    Queridas Tere y Fifi,
    Siempre he pensado que la labor del periodista no es complacer o entretener, sino punzar, hacer pensar, de modo que me alegra que mi artículo sobre Camus haya provocado este intercambio de ideas. Escogí escribir sobre él porque acaba de conmemorarse su centenario, y aunque por falta de espacio no lo dije, el 4 de enero se cumplían años de su muerte. Es un hombre que admiro y en tan breve trabajo no le hice justicia. Sin duda pude crear una impresión errónea en quienes no conozcan su vida y su obra, o no la recuerden. Camus hizo grandes contribuciones a la filosofía moral en temas aún vigentes, como el terrorismo, la violencia política, el suicidio y la pena de muerte. Fue una voz llena de razón y compasión, y un defensor de la libertad y la dignidad humana. En su novela, “La plaga”, una parábola sobre el nazismo, plantea que el hombre lleva la semilla del mal dentro, pero concluye que hay más de bueno que de malo en nosotros. Escribió su tesis sobre San Agustín, que influyó en muchas de sus ideas. En realidad, más que ateo, fue un no creyente, pero no combatió la religión, ni pensó que los que la profesaban estaban necesariamente equivocados. Me recuerda, en cierta forma, a ese personaje fabuloso de la novela de Unamuno “San Manuel bueno y mártir”, el cura modelo que hacía tanto bien a todos en el pueblo, pero que no tenía fe. Porque luchar por los demás –Camus lo hizo, entre otros, por los presos en Argelia–, ser bueno, compasivo, cuando no se cree en otra vida, ni se espera una recompensa futura, me parece de un mérito extraordinario. Como pienso que Dios es más misericordioso que justo, estoy convencida de que Él acoge a las personas buenas, aunque no hayan sido creyentes. Recordemos aquello de “el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”. Yo, al menos, no me atrevo a juzgar. Por cierto, el Premio Nobel, Camus lo aceptó con reticencia, pues no creía merecerlo…

    • Fifi Smith dijo:

      Absolutamente! Me agrada que hayas escrito sobre Camus, quien sobresalio
      en su epoca. Eso no quita que lo mas importante en esta vida es saber quienes somos
      y a donde vamos. Mis comentarios son exclusivamente apuntando a un hombre
      sobresaliente y confundido en cuanto no dejo traza de encontrar a Dios

      • Teresa Fernández Soneira dijo:

        Muy de acuerdo, Fifi. Lo espiritual es lo más importante en la vida.

  5. Fifi Smith dijo:

    Hay quien dijo: ” This life will soon enough pass; only what we do in Christ will last”. Esto es lo que nos une 🙂

  6. cecilio1942 dijo:

    Uva, la admiro por su pensamiento y valentía, Se lo expresé sin conocerla. ¡Gracias por ayudarnos a pensar! Cecilio Tieles

    • uvadearagon dijo:

      Gracias, Cecilio. Los comentarios de lectores como tú, que no me conocen, son los que más me estimulan, porque los amigos, aunque sean sinceros, siempre están un poco parcializados, creo yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s