Educación: la mayor riqueza

Un buen sistema de educación es la riqueza mayor de un país

Un buen sistema de educación es la riqueza mayor de un país

Publicado en Diario Las Américas 8-29-2013

Entre las muchas cosas que mis padres me dieron, tal vez la que más agradezco sea cuánto se preocuparon por que mis hermanas y yo recibiéramos una buena educación. Lo que aprendí en el Colegio de Margot Párraga y en el Ruston Academy, ambos en La Habana, y en el Sagrado Corazón, en Maryland, donde terminé el “High School”, tuvo un efecto duradero en mi vida.

La base de conocimientos, la capacidad de análisis y de organizar el pensamiento con que me gradué en 1961, a los 16 años, me sirvieron, en primer lugar, para poder ganarme la vida. En aquella época para obtener un empleo casi siempre se tomaban varios exámenes, entre ellos uno de aptitud, o conocimientos generales –vocabulario, lectura, matemáticas–. No lo considero principalmente un mérito mío, sino de mis maestros, el que varias veces me hayan escogido para una plaza por las altas calificaciones obtenidas en esos “tests”, incluso en inglés, mi segunda lengua.

Esa misma educación recibida en la infancia y adolescencia contribuyó, estoy segura, a que cuando, ya adulta, lograra comenzar mi educación universitaria, pasara con facilidad los exámenes de admisión, y pudiera obtener rápidamente una serie de créditos, examinando varias asignaturas sin tomar los cursos.

Cada día valoro más la educación por lo que ayuda a los individuos no sólo para aspirar a mejores empleos, sino también por la riqueza interior que proporciona. Esas ventajas personales, por extensión, benefician asimismo a la sociedad. Hoy en día la prosperidad de las naciones no depende de sus reservas de oro sino de sus recursos humanos.

Por eso me ha interesado tanto el libro “The Smartest Kids in the World”, de Amanda Ripley, periodista de “Time”, que hizo una investigación muy seria de los sistemas de educación en diversos países del mundo, y logró además que tres adolescentes norteamericanos pasaran un año estudiando en Finlandia, Corea del Sur y Polonia, para añadir a su estudio las experiencias personales de los jóvenes.

La primera conclusión –que no sorprende– es que la educación en Estados Unidos es mucho más deficiente que en otros lugares. Por ejemplo, Estados Unidos está clasificado como el número 17 en lectura y en el puesto 31 en matemáticas.

¿Por qué sucede esto en un país tan rico, que en las últimas décadas ha lanzado varios programas nacionales para mejorar su sistema de educación? ¿Qué puede hacerse para avanzar en este renglón tan importante para competir a nivel global? Según Amanda Ripley, la buena noticia es que los avances son posibles, porque otros países los han logrado en pocos años. Entre los que más han adelantado se encuentran muchas naciones asiáticas, como Japón y Corea del Norte, pero basados en un modelo que coloca una presión tal en los niños, que la tasa de suicidio entre los pequeños se ha disparado. Es un dato aterrador.

En Finlandia la investigadora encontró un sistema ejemplar, cuyos logros atribuye especialmente a los recursos utilizados para entrenar a los maestros. Existen serios requisitos para poder estudiar en las Facultades de Educación y los programas son rigurosos. La pedagogía es una profesión altamente respetada y paga bien. La clave de que los muchachos reciban una buena educación es sencilla: tienen excelentes maestros.

¿Cómo podemos ayudar como individuos a que mejore la educación de nuestros hijos, nietos, y de todo el país? Primero, a nivel de familia, involucrándonos en las actividades de las escuelas, estando al tanto de las tareas, estimulando a los niños a aprender, no con regaños, sino con actividades que conduzcan a la curiosidad intelectual y la cultura general. Debemos, asimismo, hacer donaciones a escuelas y universidades según nuestras posibilidades, ya sea económicamente o con nuestro tiempo como voluntarios.

Sería conveniente asimismo apoyar a aquellas empresas que contribuyen de diversas maneras al sistema de educación, porque han entendido que entre esos niños hoy en las aulas se encuentran los ejecutivos y empleados de un mañana cercano, en cuyas habilidades depende el futuro progreso de sus corporaciones y del país. Finalmente, hay que exigirles a los gobernantes electos, a nivel estatal y federal, que el sistema de educación –desde el entrenamiento de los maestros hasta el costo de las universidades – sea una prioridad nacional.

Recientemente ha comenzado un nuevo programa “Core Curriculum”, con mayor énfasis en las ciencias y las matemáticas. Ojalá dé buenos resultados. Sin duda parece prometedor, pero me temo que si Amanda Ripley tiene razón, Estados Unidos no resolverá la crisis en su sistema de educación hasta que no entrene, pague y considere mejor a sus maestros. La influencia que ejercen en la vida de sus alumnos es duradera. Lo sé por experiencia.

Link al Diario Las Américas http://diariolasamericas.com/noticia/160705/46/educacion-la-mayor-riqueza

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actualidad norteamericana, Diáspora cubana, Educación, Historia de Estados Unidos, Historia univeral, Mi columna semanal, Mi familia, Noticias internacionales, Política en Estados Unidos, Tecnología, Vida de la escritora, Vida en Cuba, Vida en Estados Unidos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Educación: la mayor riqueza

  1. cecilio1942 dijo:

    Comparto su opinión. Sin educación no tenemos futuro. Saludos

  2. Armando R Carvallo dijo:

    Por supuesto que estoy 100% de acuerdo contigo, y con el libro que mencionas. Ése no lo he leído, pero sí ¨Basta de Historias¨, de Andrés Oppenheimer, que trata exactamente de lo mismo. Según él, Finlandia, China, India, Israel, Corea del Sur y Singapur son los ejemplos más significativos en la actualidad. En nuestra región, los que han mejorado más en ese aspecto son Chile y Brasil… ¡y ahí están los resultados!

  3. info@albertoromeuphotography.com dijo:

    Hola Uva, muy interesante tu articulo que he estado posponiendo leerlo hasta que tuviera el tiempo para asimilar tu siempre instructiva e interesante escritura.Como Abuelo,(ya la etapa de Papa preocupadp la pase), me intereso por la educacion de mis nietas y se que las deficiencias el sistema de educacion en general son muchos en Estados Unidos. Este ao mi hijo decidio sacar a las nias de la educacion privada y ponerlas en el sistema publico,la razon? bien. Sophia la mayor quiere ser medico y el programa que ofrece Cora Reef es el ideal para sus deseos ademas de que mantiene el IB,muy importante en caso de que cambie de opinion (ella es una muy buena alumna y el cambio no la afecta),La segunda quiere ser actriz (por supuesto obligada tiene que hacer otra carrera),pero es su sueo y en la escuela que esta tienen un progarma de Teatro. La mas pequea arrastra la erre y es perfecto para un tercer idioma,asi que Sunset Elementary y el curso de frances es el ideal. Puede ser que no sean buenas en Matematicas,pero quizas para la vida futura deellas no les va a ser tan necesarias. El conocimiento acumulado no afecta,pero si enriquece la vida. Mi Abuelo paterno (sabio como todos los abuelos) me decia ….acumula conocomientos,porque eso es lo unico que nunca te van a poder quitar….. cierto verdad. Alberto Romeu Alberto Romeu Photography Ph: 305.266.3532 http://www.albertoromeuphotography.com

    _____

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s