El sueño inconcluso de Martin Luther King, Jr.

La multitud congregada el 28 de agosto de 1963 que escuchó el famoso discurso de Martin Luthr King, Jr. "I have a dream"

La multitud congregada el 28 de agosto de 1963 que escuchó el famoso discurso de Martin Luthr King, Jr. “I have a dream”

Diario Las Américas 8-22-2013

La marcha sobre Washington se desarrollaba pacíficamente aquel 28 de agosto de 1963. De pronto, Martin Luther King, Jr. se olvidó del texto que llevaba escrito. Desde la audiencia la cantante de “góspel” Mahalia Jackason, le había gritado, “Cuéntales sobre el sueño, Martin, cuéntales sobre el sueño.” Y aquel predicador sureño pronunció unos de los discursos más influyentes en los Estados Unidos del último medio siglo. “I have a dream” es una frase tan reconocida o más que “No tenemos nada que temer, más que el temor mismo” o “No preguntes lo que tú país puede hacer por ti, sino lo que puedes hacer tú por tu país.”

El gran mérito de King es que, contrario a Franklin D. Roosvelt y John F. Kennedy, no hablaba como Presidente, sino, por el contrario, como representante de una raza oprimida. Aquel caluroso miércoles King se dirigía a los miles y miles congregados en la Capital, pero también a los millones que lo observaban por televisión, incluyendo el Presidente Kennedy, que al recibirlo esa misma tarde lo saludó con la memorable frase de King. El joven presidente había comprendido de inmediato el significado histórico de aquella pieza de oratoria.

El Movimiento a favor de los Derechos Civiles fue un proceso rico en idealismo, pero largo y doloroso, y por el camino –aunque nunca sabremos si por la misma razón– tanto Kennedy como King fueron asesinados. La visión de armonía racial que soñaba King era posiblemente demasiado idealista para que jamás cristalizara totalmente en Estados Unidos o en ninguna otra parte del mundo pero no hay duda que Estados Unidos no es hoy aquel país donde la segregación, especialmente en el sur, llegó a extremos verdaderamente crueles.

En los panfletos de la época, las razones de la Marcha se explicaban, en parte, así: “…para ayudar a resolver una crisis en Estados Unidos…nacida de los males gemelos del racismo y la penuria económica”.

Hoy, más jóvenes de la raza negra van a la universidad que hace cinco décadas, y la clase media afroamericana se ha ampliado considerablemente; pero ni el racismo ni la falta de oportunidades para un gran sector de la población se han podido erradicar.

Las condiciones de pobreza en los barrios afroamericanos se vieron claramente cuando los desastres del huracán Katrina en New Orleans. Las confirman, además, las estadísticas. El tema de la discriminación racial está hoy sobre el tapete. La jueza federal Shira Scheindin acaba de dictar una sentencia contra el Departamento la Policía de Nueva York a la que acusa de discriminación por su práctica de parar y registrar a ciudadanos sospechosos, principalmente de la raza negra e hispanos. El alcalde Michael Bloomberg no está de acuerdo. Este sistema, según él, ha resultado en una disminución impresionante en las tasas de crimen. Las autoridades de la Gran Manzana se preparan para apelar la decisión judicial.

El caso de Martin Trayvon es más doloroso, no solo porque le costó la vida a un joven adolescente, sino porque las leyes de la Florida — igual a otras similares en varios estados– protegieron a la persona que sospechó de Trayvon, lo siguió en el barrio donde el muchacho vivía, provocó un incidente y le disparó al pecho. Después de que George Zimmerman fuera absuelto, el Presidente Barack Obama comentó que él hubiera podido ser Martin Trayvon y añadió estas sombrías observaciones:

“Hay muy pocos hombres afroamericanos en este país que no hayan tenido la experiencia de ser vigilados cuando fueron de compras en una tienda por departamentos. Eso me ha sucedido a mí. Hay muy pocos hombres afroamericanos que no hayan tenido la experiencia de caminar por la calle y escuchar el sonido de las cerraduras que se cierran en las puertas de los coches. Eso me ha pasado a mí –al menos antes de que fuera senador. Hay muy pocos afroamericanos que no han tenido la experiencia de subir a un ascensor y que una mujer apriete su bolso con nerviosismo y contenga la respiración hasta que tenga oportunidad de bajarse. Eso sucede a menudo.”

Hay cierta justicia poética que al cumplirse 50 años del famoso discurso de Martin Luther King, Jr., sea un presidente afroamericano, electo y reelecto por el pueblo estadounidense, quien vaya a pararse en el mismo lugar que él entonces, para conmemorar la visión de un sueño que retó e inspiró a la nación.

Si la armonía racial que soñó King no se ha hecho realidad, quizás sea porque medio siglo en términos históricos no resulte un período tan largo como nos parece. De todas formas, tal vez no sólo sea necesario un diálogo nacional sobre estos temas, sino una reflexión profunda de cada ciudadano consigo mismo, de cara al espejo. Quizás los sueños, sueños son, y siempre queden inconcluso. Paro aunque las sociedades, como los seres humanos, no sean perfectas, nunca pueden dejar de aspirar a ser mejores. En ese esfuerzo de superación colectiva está la verdadera medida de los pueblos.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actualidad norteamericana, Historia de Estados Unidos, Historia univeral, Mi columna semanal, Pobreza, Política en Estados Unidos, Vida en Estados Unidos, Violencia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El sueño inconcluso de Martin Luther King, Jr.

  1. Heros, Sonia T dijo:

    Querida Uva,

    Hace un par de meses mi hermana y yo estuvimos en Washington DC y aprovechamos para visitar el monumento al Dr. King, fue una experiencia incredible…. cuando se piensa en lo que logro…..en la situacion tan horrible de esos momentos…..hoy dia no nos parece posible que pudiera existir esa descriminacion y abuso de los derechos humanos….
    Cuidate, recibe un abrazo de tu amiga,
    Sonia

  2. cecilio1942 dijo:

    Como siempre: motivas la reflexión. Gracias.

  3. Armando R Carvallo dijo:

    Muy bueno… ¡y tema para muchas horas de análisis!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s