¿Privacidad vs. seguridad?

Edward Snowden informó a la prensa sobre el sistema de espionaje de Estados Unidos

Edward Snowden informó a la prensa sobre el sistema de espionaje de Estados Unidos

Diario Las Americas
Publicado el 06-13-2013

Soy una acérrima defensora de las libertades individuales aunque comprendo que las de cada ciudadano terminan donde comienzan las del otro, o cuando tomarlas es perjudicial para el bien común. Y ahí está el meollo del debate nacional suscitado al conocerse que el gobierno ha estado espiando secretamente a quién llamamos por teléfono, cuánto tiempo hablamos, y dónde estamos al hacer la llamada. Nos aseguran que no oyen las conversaciones. También hay rumores de que esta vigilancia es más profunda y que incluye nuestras páginas de Facebook, entre otras cosas. El argumento de la administración es que se trata de un mal necesario, una herramienta valiosa para detectar las comunicaciones con terroristas. Aseguran que se han evitado ataques.

En el orden político, muchos republicanos —la mayoría siempre intentando desacreditar al Presidente Obama— no están en una posición de hacerlo, pues fue precisamente el “Patriot´s Act”, impulsado por Bush y ratificado por el Congreso, el que abrió la puerta a este tipo de espionaje legal. Los críticos, pues, son tanto de un partido como del otro. No conozco aún ninguna encuesta que mida cómo se siente el pueblo americano sobre el asunto.

Personalmente, no tengo nada que ocultar, y me tienta decir que me da lo mismo que sepan cuántas veces hablo con mis hijas, mi hermana, mis nietos, mis amigos; más me fastidia el trajín que hay que sufrir para abordar un avión. Se trata, sin embargo, de una cuestión de principios. No le he dado permiso al Gran Hermano para que mi vigile. Y sí mi molesta. Como Edward Snowden, el joven de 29 años que filtró los detalles del programa de datos “no quiero vivir en un mundo en el que se graba todo lo que digo y lo que hago.” Tampoco estoy segura de la utilidad de tal programa. ¿Cómo encontrar información útil en ese mar de datos?

El problema se complica en gran medida por los avances tecnológicos. No sé hasta qué punto la sociedad actual puede esperar privacidad. No son fantasías de programas de detectives en la tele. Cuanto hacemos deja huellas. Si sacamos dinero del cajero automático, pagamos los víveres en el supermercado o el peaje en una carretera, o simplemente paseamos por las aceras de una ciudad, lo más probable es que haya un rastro electrónico y hasta una foto. Fue una herramienta positiva para identificar y apresar a los hermanos Tsaranaev cuando colocaron las bombas mortíferas en el maratón de Boston. Es así mismo una ayuda para seguir la pista de personas desaparecidas o secuestradas. La distinción, naturalmente, es que muchos de estos sistemas están en manos privadas – bancos, comercios—o de la policía local, y no del gobierno federal.

Si buscamos en el internet, por ejemplo, qué sandalias hay en venta en cierta tienda, la próxima vez que abramos el ordenador, abundarán los anuncios de esa prenda de vestir, porque sin saber cómo, hemos autorizado los “cookies” que vigilan nuestras andanzas en el espacio virtual y utilizan esa información para tratar de vendernos ciertos productos. Pero las compañías comerciales, a diferencia del gobierno federal, no pueden arrestarnos, acusarnos, encarcelarnos.

Hay personas que cuentan cada detalle de su vida en Facebook, lo cual, incluso antes de saber sobre este programa, me ha parecido siempre peligroso. ¿Es prudente, por ejemplo, que medio mundo sepa que estamos de vacaciones, y por tanto que no hay nadie en casa? No entiendo por qué no se puede esperar al regreso para poner en nuestras páginas las fotos del viaje. Los tiempos actuales nos exigen una urgencia, un vivir el minuto presente de cara al público, que no siempre es saludable. A veces los viajeros están más preocupados en colgar sus fotos para que las vean los demás que en disfrutar los lugares que visitan. Algunos cuentan cada detalle de sus vidas. ¿Nos hemos convertido en una sociedad de exhibicionistas?

No hay suficiente información todavía para ofrecer un criterio definitivo sobre el programa del gobierno americano que acumula información sobre los ciudadanos. Al parecer, todo es legal, lo cual, sin embargo, no lo hace moral. La línea divisoria entre la necesidad del gobierno de protegernos del terrorismo y nuestro derecho a la privacidad, se hace cada vez más tenue. Es un problema que debe preocuparnos a todos. En primer lugar, me parece peligroso. Quizás sea un momento propicio para que nos miremos al espejo (que muy bien puede ser el reflejo en la pantalla del ordenador) y nos preguntemos si en una sociedad tecnológicamente avanzada, que cada vez revela más aspectos de su vida personal en las redes sociales, no hemos cedido ya demasiados detalles íntimos. ¿Podremos aún reclamar nuestra privacidad? Son temas a meditar.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actualidad norteamericana, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Noticias internacionales, Nuevas teconologías, Periodismo, Política en Estados Unidos, Tecnología, Terrorismo. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Privacidad vs. seguridad?

  1. Muy interesante tus puntos con los cuales estoy muy de acuerdo en el 99%.
    Seria mejor que nuestro gobierno mejorara la seguridad contra otros paises que nos invaden NUESTRA seguridad en lugar de estar espiando a los ciudadanos aqui..mejor poner el esfuerzo adonde debe estar…como llegaron aqui ciertos terroristas, desde cuando estan aqui, de que pais proceden.e.tc (y a esto agrego..ACTUAR a tiempo).. y dejar al “little guy” , el ciudadano comun (aquel que ni tiene records criminales) en paz… Ahora..si tienes records y hay dudas..pues entonces si, ese es un precio a pagar.. ..pero de otra forma es una perdida de tiempo y de recursos mientras los verdaderos terrorista se escapan y otros paises espian lo que se hace aqui.

  2. fundmusicalia fundmusicalia dijo:

    Todas tus columnas sobre asuntos politicos, sociales, culturales etc., usan eficazmente el menos comn de los sentidos: el sentido comn. Desgraciadamente, las nuevas generaciones como que lo van perdiendo. Y por supuesto, la material prima de que se nutre el sentido comn; la lgica. No es la primer vez que atacan al sentido comn: desde hace siglos, muchas religiones establecen fundamentos o verdades que no resisten un anlisis lgico, salvo que aceptemos precisamente, que son cuestiones divinas, revelaciones, que precisamente, escapan por eso de la lgica y/o sentido comn. es como si en esos casos, le hicramos una prtesis al sentido comn, para que en funciones especiales, acepte determinados hechos.

    La explicacin que nos d el gobierno, si no la aclara, nos deja ms confundidos que antes: Si solamente sirve el sistema para llevar el registro de la cantidad de llamadas de ciertos telfonos a otros telfonos, Qu se puede descubrir con esto? Si la seora de A, llama con cierta frecuencia por su celular al celular del esposo de su amiga B, podemos deducir que hay un affaire amoroso entre ellos? Por favor! Por eso me parece muy comedido y prudente tu artculo, pero pidiendo, razonablemente, mejores explicaciones .T to

    El 13 de junio de 2013 10:19, Habanera soy

  3. fundmusicalia fundmusicalia dijo:

    Perdona, me falt parte del ultimo prrafo, que debe decir, despus de explicaciones, y por parte de los usuarios, ms prudencia, ms sentido comn, en el uso del mundo ciberntico.

    El 13 de junio de 2013 11:15, fundmusicalia fundmusicalia escribi:

    > Todas tus columnas sobre asuntos politicos, sociales, culturales > etc., usan eficazmente el menos comn de los sentidos: el sentido comn. > Desgraciadamente, las nuevas generaciones como que lo van perdiendo. Y por > supuesto, la material prima de que se nutre el sentido comn; la lgica. > No es la primer vez que atacan al sentido comn: desde hace siglos, muchas > religiones establecen fundamentos o verdades que no resisten un anlisis > lgico, salvo que aceptemos precisamente, que son cuestiones divinas, > revelaciones, que precisamente, escapan por eso de la lgica y/o sentido > comn. es como si en esos casos, le hicramos una prtesis al sentido > comn, para que en funciones especiales, acepte determinados hechos. > > La explicacin que nos d el gobierno, si no la aclara, nos deja ms > confundidos que antes: Si solamente sirve el sistema para llevar el > registro de la cantidad de llamadas de ciertos telfonos a otros telfonos, > Qu se puede descubrir con esto? Si la seora de A, llama con cierta > frecuencia por su celular al celular del esposo de su amiga B, > podemos deducir que hay un affaire amoroso entre ellos? Por favor! > Por eso me parece muy comedido y prudente tu artculo, pero pidiendo, > razonablemente, mejores explicaciones .T to > >

  4. Armando R. Carvallo dijo:

    Muy bueno el análisis, pero no me importa que sepan de dónde y a quién llamo si eso va a redudir la probabilidad de ser noticia por un atentado en el metro, un avión, o una carrera de maratón. Recordar que casi todos los ataques terroristas y tiroteos de locos son cometidos por ciudadanos americanos… como en el aeropuerto: que me vean encueros cuántas veces quieran con tal de reducir la probabilidad de explotar en el aire. Como bien dices, nada atenta más contra nuestra privacidad que el uso indiscriminado de Facebook que nosotros mismos hacemos… ¡y lo hacemos (o lo hacen) con gusto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s