El hijo del Presidente Barack Obama y mis nietos

Diario Las Americas 
Publicado el 03-28-2012

La muerte de Trayvon Martin, un joven de raza negra de 17 años, a manos de George Zimmerman, de 28 años, de origen hispano y obsesionado “vigilante”,  ha provocado un debate nacional. Quizás sea lo único provechoso de esta pérdida sin sentido de la vida de un adolescente.

Los hechos han sido ampliamente divulgados por la prensa, aunque con algunas   diferencias en los detalles según el punto de vista. Queda claro, sin embargo, que Trayvon regresaba a casa de su padre después de comprar una lata  de té frío y caramelos para su hermana menor. Hablaba por teléfono con su novia. Vestía una chaqueta con un “hoody” o capucha, aunque nadie ha podido precisar si le tapaba o no la cabeza. Mientras, George Zimmerman, que vivía en el mismo barrio, lo vio desde su automóvil y llamó a la policía, como había hecho en numerosas ocasiones – 46 desde enero de 2011 –, para avisarles que había detectado a un sospechoso. Se bajó del carro y siguió al muchacho, aunque la policía le aseguró que ya había despachado a un agente y le pidió que no lo siguiera. Lo que sucedió después no está claro. Pero según testigos, cuando los vecinos y la policía llegaron al lugar de los hechos,   Zimmerman estaba con el arma en las manos, parado con las piernas abiertas,  una de cada lado del cuerpo inerte del joven, baleado en el pecho. No intentó revivirlo. Trayvon muere, pero Zimmerman, que declara haber matado en defensa propia, queda libre.

Trayvon Martin y George Zimmerman

Trayveon Martin y George Zimmerman

En los Estados Unidos una personas es inocente hasta que se demuestre su   culpabilidad, pero parecería que si un individuo dispara contra un jovencito   desarmado — 11 años menor que él, y posiblemente con 100 libras menos– y lo   mata, no es para que la policía lo mande tan campante para su casa, sin siquiera una investigación.  No es un caso aislado.  Con frecuencia jóvenes negros mueren de esta forma, a manos de personas blancas, y la policía y los jueces lo permiten.  La familia de Trayvon, los residentes de Sanford,  Florida, donde sucedieron los hechos, así como todos los que en Estados Unidos queremos que el sistema de justicia sea equitativo, tenemos justificadas razones para estar indignados.  La mayoría no pedimos que se  condene a Zimmerman, sino que se arreste y enjuicie.

El debate suscitado tiene tres ejes centrales. El primero, de índole racial.   Los jóvenes de raza negra se hacen sospechosos sólo por el color de su piel.   Y, según algunos, por su forma de vestir.  Geraldo Rivera, periodista de Fox News, de origen puertorriqueño, prácticamente culpó a Trayvon de su muerte por llevar un “hoody”. No es nueva la estrategia de responsabilizar a las víctimas por los crímenes en su contra. Muchas veces se intenta justificar la violación de una mujer diciendo que estaba vestida de forma provocadora.   ¿Mató Zimmerman a Martin porque era negro? ¿Por qué personas como él y Rivera, ambos miembros de una minoría también discriminada, se expresan como si los de la raza negra fueran inferiores? ¿Se trata de un crimen provocado por prejuicios raciales? ¿Hubiera actuado la policía igual si fuera a la inversa, y un negro hubiera disparado contra un chico blanco?

Otro aspecto del debate gira en torno a una ley aprobada en la Florida en 2005, que extiende el derecho que todos tenemos a protegernos, incluso a matar, si alguien entra a nuestra casa. Según la ley conocida como “Stand  Your Ground” (“Defiende tu posición” es la mejor traducción que se me ocurre)  se puede matar en defensa propia si nos sentimos amenazados, aunque no sea en nuestra propiedad. Muchos ahora opinan que esta ordenanza, aprobada pese a que el sistema de la policía de la Florida no la recomendaba, debe ser revocada.

La tercera cuestión que se debate es el derecho a portar armas.  Zimmerman dio   muerte a Martin con una pistola 9mm que prácticamente cualquiera puede   adquirir por $300, muy popular por la rapidez con que se disparar con ella, recomendada en varias páginas en la red.

Algunos han criticado al Presidente Barack Obama porque al expresar sus   condolencias a los padres de Trayvon Martin, dijo que si él tuviera un hijo se parecería a ese joven. A mi modo de ver, el Presidente –que lo único que pidió fue una investigación a fondo del caso– quiso mostrar su empatía con los Martin. Lo comprendo perfectamente. Tengo cuatro nietos adolescentes, todos más o menos de la misma edad que Trayvon. El mejor amigo de mi nieto  mayor es un joven de Etiopía, inteligente, educado, de buena familia. Deseo  que tenga en Zachary el mismo efecto que para mí en la adolescencia mi mejor amiga judía. Lo que aprendí sobre su cultura y religión sentaron las bases de mi firme creencia en el respeto a la diversidad religiosa, racial y de todo tipo.

No he podido dejar de pensar que a Zachary o cualquiera de mis nietos podría   pasarle lo mismo que a Trayvon, si van acompañados de uno de sus amigos negros y llevan, como tantos jóvenes, una camiseta con capuchón. No en balde  el asesinato –no puedo llamarlo de otra forma–de Trayvon Martin despierta ira y miedo. En cualquier esquina acecha un Zimmerman apuntando al centro del   pecho de un chico inocente.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actualidad norteamericana, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Mi familia, Noticias internacionales, Política en Estados Unidos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El hijo del Presidente Barack Obama y mis nietos

  1. Yo oí también -horrorizada- el comentario de otro periodista que en definitiva Trayvon Martin vestía como un pandillero, argumento insolito para justificar el crimen.

  2. Cubargie Joe dijo:

    Coincido plenamente con tu análisis, Uva, pero me parece una licencia -no necesariamente poética- llamar periodista a Geraldo Rivera, ni entiendo como ese “señor” pueda considerar inferior a cualquier otro ser humano. Que pasa con los Rivera últimamente?… Hay problemas de fabrica? Menos mal que nos queda el Primo, aunque mas no sea en la memoria…

    Yo traduciría “Stand your Ground” como “no retrocedas”.

  3. Wilfredo dijo:

    me parece correcto su comentario y muestra que el prejuicio racial esta ahi y que no se acaba de comprender que tratandose de conflictos entre seres humanos el analisis del hecho no puede quedarse en el resultado final, sino en las causas que lo provocan, es la unica forma de eliminar todas las variables que propician que mentes pequenas piensen que en situaciones de miedo y confucion para ellos lo mejor es matar, pero no reflexionen para evitar exponerse a situaciones que le pueden generar peligrosos imprevistos. Creo que seguimos sin asimilar la cultura de aceptar lo diferente y que quitarle la vida a otra persona es un derecho moral y existencial que ninguna persona tiene, ni deberia practicar, aun cuando los humanos se justifiquen desde los delincuentes hasta los gobiernos y pasando por los que actuan en “defensa propia”. Por eso la actuacion de la ley y sus ejecutores en estos casos es vital para el aprendizaje de todos del respeto a la vida humana.

  4. En general, coincido con todo lo expresado, pero en este caso creo que faltan cosas por aclarar, y hasta que no se acalaren, no doy mi veredicto final. Poner los datos sobre la mesa y llevar acabo el trial es imprescindible.
    Sobre la forma de vestir, I am sorry, pero el que se vista de sospechoso, es su problema. No sé en Miami, pero en NY la mayor parte de los delitos los cometen afroamericanos e hispanos “encapuchados”… no es racismo en lo absoluto, es estadística real.
    Sí creo que hay que prohibir la tenencia de armas, al menos con la libertad e impunidad actual, por más que sea uno de los pilares de esta sociedad.
    El tema no es fácil, pues por una parte queremos seguridad, y por otra que se respeten todos los derechos, y tiene que haber un balance. Es como los registros en los aeropuertos: a mi que me encueren si quieren con tal de garantizar no explotar en el aire.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s