Panorama electoral

Diario Las Americas
Publicado el 02-29-2012

Los vientos soplan a favor del Presidente Obama

Hace pocos meses era difícil pensar que el Presidente Barack Obama pudiera ser reelecto. No es ya así. ¿Qué ha cambiado? En primer lugar, la economía ha ido mejorando. ¿Perdurará esta tendencia? Por una parte, se ha aliviado el peligro del derrumbe de Grecia y las consecuencias negativas que tendría para la Unión Europea, Estados Unidos y el resto del mundo. Por otra, el precio del petróleo continúa subiendo, y todos lo sufrimos cada vez que llenamos el tanque del auto.

El costo del oro negro afecta por igual el transporte de alimentos y otros bienes de consumo, los boletos aéreos, los presupuestos de muchos negocios y otros renglones. Es posible que aumenten algunos precios, entre ellos los de la comida. Tal vez se frene la creación de empleos. ¿Puede el Presidente tomar medidas para influir sobre el costo de un barril de petróleo que alcanza en el presente $108? En verdad, no. Sus programas para desarrollar fuentes alternativas de energía pudieran tener impacto, pero a mediano y largo plazo. El mercado se mueve casi siempre por factores más allá del control de la Casa Blanca, como actualmente las tensiones con Irán.

La mayoría de los estadounidenses, al igual que el resto de los ciudadanos del mundo democrático, votan con el bolsillo. No es posible predecir si las buenas señales económicas de los últimos meses perdurarán o habrán disminuido de aquí a noviembre. Será un factor clave en el ánimo de los votantes. Pero no el único. Otra razón por la cual las posibilidades de la reelección de Obama han aumentado, ha sido el desempeño de los aspirantes republicanos a la candidatura presidencial. Hemos visto una serie de figuras surgir como estrellas fulminantes y caer con la misma rapidez. Mitt Romney se había mantenido como puntero, pero el inesperado ascenso de Rick Santorum ha hecho que no se considere ya inevitable la candidatura de Romney ni que se vea tan claro que pueda ganar las elecciones contra Barack Obama.

La mejoría de la economía ha llevado a los republicanos de la crítica del Presidente en ese plano a los temas sociales y han entrado en territorio resbaladizo, como el uso de anticonceptivos. ¿Aceptarán las mujeres que los hombres que rigen el mundo de la política determinen que el costo de estas medicinas, que a veces tienen otras aplicaciones además del control de la natalidad, no sea cubierto por los seguros médicos?

Otro tema que perjudica a los republicanos es la forma tan hiriente en que se refieren a los hispanos. El mismo Senador Marco Rubio publicó esta semana un artículo en Time Magazine explicando como el GOP tiene que cambiar esta actitud. La revista por primera vez tiene un titular en español en su portada: “Yo decido”. El artículo principal explica como el voto de los hispanos será clave en estas elecciones y cada vez más en el futuro.

Los hispanos están desilusionados con Obama porque no ha cumplido la promesa de una reforma migratoria, pero es posible que prefieran darle una segunda oportunidad a favorecer a los republicanos que se disputan para ver quién es más duro con los inmigrantes indocumentados. En realidad, los intereses de los hispanos son iguales a los de todos los demás – empleo, educación, cuidado de salud—pero nos sentimos ofendidos cuando se trata a los nuestros de forma peyorativa.

A medida que los aspirantes republicanos se van colocando cada vez más en la extrema derecha para impulsar a la base del partido a votar en las primarias, más pierden posibilidades de ganar votos de los independientes, las mujeres y los hispanos. Mientras, los que dirigen la campaña de Obama hacen la labor silenciosa que lo ayudó tanto hace cuatro años, de ir por el todo el país inscribiendo a nuevos votantes –especialmente hispanos – y captando uno a uno nuevos simpatizantes.

Hay un aspecto de la Presidencia de Obama que no han criticado demasiado los republicanos: la política exterior. Logró aniquilar a Bin Laden y a muchas cabecillas de Al Qaida, cumplió la promesa de terminar la guerra de Iraq y ahora la de retirar las tropas de Afganistán. Sin embargo, las cosas se complican a último momento con la inconcebible torpeza de las tropas americanas al quemar ejemplares del Corán. De pronto parece que la labor de tantos años ha sido en vano. Quizás ello venga a confirmar que ha hecho bien el Presidente en ponerle fin a la contienda bélica, pues como ya en el pasado aprendieron los ingleses y los rusos, en esos territorios áridos de tan compleja historia, tal parece que toda victoria será siempre pírrica.

En conclusión: a estas alturas nadie puede predecir el resultado de las elecciones de noviembre, ni siquiera quién será el candidato republicano, pero por el momento los vientos soplan a favor de Barack Obama.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actualidad norteamericana, Historia de Estados Unidos, Historia univeral, Mi columna semanal, Política en Estados Unidos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Panorama electoral

  1. que si no… ¡dios nos coja confesados! No me cabe en la cabeza que los candidatos R le den tanta importancia a una cosa tan personal y banal como el control de la natalidad… ¡increíble a donde han llegado! Y no es el control de la natalidad sea una banalidad en si, pero sí lo es como elemento para escoger un Presidente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s