El legado de Charles Dickens

Diario Las Americas 
Publicado el 02-08-2012

El escritor inglès Charles Dickens

Entre los tantos libros que devoré a muy temprana edad, uno de los que me   causó un efecto más perdurable fue “David Copperfield” de Charles Dickens.   Todavía visualizo claramente la portada de aquel libro verde, y muchas de las escenas, ambientes y personajes. Recuerdo asimismo que pensé en la novela de Dickens cuando,  ya estudiando mi doctorado en literatura, leí “El buscón” de   Francisco de Quevedo, especialmente por la narración en primera persona y sobre todo por las descripciones de la escuela y los terribles maestros con  que se enfrentaron de niños David y Pablos. Tiempo después confirmé que Dickens era un amante y fervoroso lector de novelas picarescas y también de Don   Quijote.

Cuando estaba en segundo año de bachillerato y estudiábamos la Revolución   Francesa, leí “Historia de dos ciudades”, comparación entre Londres y París,   justo en el albor y durante la explosión del grito de “Liberté, égalité,   fraternité”. Simpatizaba naturalmente con los herederos de los enciclopedistas que luchaban en contra de los privilegiados y a favor de una   sociedad más justa.  Pero la obra de Dickens me mostró un punto de vista que no reflejaban las lecciones escolares.  Con toda la razón que tenían las clases socioeconómicas víctimas de explotación, la crueldad y venganzas de que fueron objeto los aristócratas, incluso algunos que detestaban los abusos perpetrados por sus propios familiares y amigos, resultaban inadmisibles. La novela de Dickens me inculcó un principio que me acompaña desde entonces: la visión de la historia debe ser multifacética, incluir el punto de vista no   solo de los vencedores sino también el de los vencidos.  Esa óptica de   realidades contradictorias se refleja desde las primeras líneas memorables   con que comienza “Historia de dos ciudades”: “Era el mejor de los tiempos,   era el peor de los tiempos. La edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación.   Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada….”  Son frases que pueden aplicarse a nuestros días.

Este 7 de febrero se cumplieron 200 años del nacimiento en Inglaterra de Charles Dickens.  Considerado el escritor más destacado de la era victoriana,   Dickens vivió una infancia difícil. Aunque la madre era de clase media, el padre despilfarraba el dinero, y estuvo preso por no pagar las deudas. La  mayoría de la familia vivía con él en la prisión, pero Charles, el segundo de siete hermanos, fue enviado de niño a trabajar a una fábrica de calzado.   Pasaba hasta 12 horas diarias al día pegando cuidadosamente las etiquetas en los   envases de betún en un ambiente sórdido, donde no faltaban las ratas. Recibió   una educación limitada, pero leía constantemente y llegó a ser extremadamente culto. Sus novelas por entrega lo hicieron muy popular y rico. También   ejerció con éxito el periodismo.  Fue el crítico más severo de las injusticias de la sociedad que le tocó vivir, en especial con respecto al abuso laboral   de los niños. “Oliver Twist” es otro buen ejemplo de esta denuncia. Fue un autor prolífico, una voz de su tiempo, un intelectual público que ejercía la  filantropía, ayudando a instituciones que amparaban a prostitutas, madres solteras, huérfanos, y casi hasta su muerte en 1870 estuvo viajando de ciudad en ciudad ofreciendo lecturas de sus obras.

Muchos críticos han elogiado su dominio del inglés, su sentido del humor, la   forma en que convirtió en material literario las experiencias de su vida. Sus  libros han sido traducidos a todos los idiomas y adaptados al teatro, cine,  televisión.  Gran Bretaña planea celebrar el bicentenario del nacimiento de Dickens por todo lo alto, con actividades en más de 50 países, además de las muchas que se llevarán a cabo en Inglaterra.  El Museo de Londres – ciudad que   figura como personaje en muchas de sus obras – ofrece una amplia exhibición sobre el famoso escritor.

A menudo he atribuido mi apasionado sentido de justicia social al ejemplo y  las enseñanzas de mis dos padres, pero reconozco igualmente cuánto marcaron  mi vida esas primeras lecturas – Martí, Dickens, entre otros— de textos de  calidad literaria que mostraban asimismo la necesidad de aspirar y trabajar  por un mundo más justo. Tal es el legado que nos deja Dickens. En su honor,   regalemos a un joven uno de sus libros, miremos con él o ella una de las  películas basadas en sus obras; pasemos a las nuevas generaciones sus lecciones de justicia, caridad, ética, en un mundo muy distinto al que vivió Dickens, pero donde aún imperan las iniquidades.   Sería la mejor manera de rendirle tributo a aquel niño que trabajaba largas horas entre las ratas, y llegó a ser uno de los escritores más famosos de todos los tiempos.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actividades académicas, Actividades culturales, Cine, Críticas literarias, Literatura, Mi columna semanal, Noticias internacionales, Vida de la escritora. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El legado de Charles Dickens

  1. Dickens es también uno de mis escritores preferidos, pero siempre después de Víctor Hugo, otro clásico contra las injusticias de su época.

  2. Waldo González López dijo:

    Querida Uva, aunque tardíamente, te felicito por tu justo elogio dickensiano. El también fue, como de nadie menos que Dostoiveski, uno de mis escritores preferidos. y aún lo es, aunque ya no lo lea, pues lo leí muchísimo y le dediqué un ensayo que incluí en mi libro Escribir para niños y jóvenes (Edittorial Gente Nueva, 1983).
    Felicidades, pues, querida colegamiga
    Waldo González López

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s