Marco Rubio: el alto precio de una mentira innecesaria

Diario Las Americas 
Publicado el 11-09-2011

Senador Marco Rubio

Senador Marco Rubio

Aunque soy Demócrata —mis lectores lo saben—y no concuerdo con muchas de
las ideas de Marco Rubio, me simpatiza el joven senador cubanoamericano.   Siempre los éxitos de mis compatriotas son causa de orgullo.  Cuando se
equivocan y caen en desgracia, me apena.  Es preciso, sin embargo, dejar a un  lado la estrecha visión patriótica al analizar la reciente controversia sobre la historia familiar de Rubio.
Todo comenzó cuando los mismos miembros del Tea Party que –impulsados por un  etnocentrismo exagerado– cuestionaron el lugar de nacimiento del Presidente
Barack Obama, quisieron descalificar la posible candidatura de Rubio a la
vicepresidencia por el Partido Republicano, alegando que sus padres no eran
ciudadanos estadounidenses cuando él nació. (Irónicamente, Rubio ha apoyado
al Tea Party y recibido elogios de algunos sectores de esa agrupación. Además,
según la Constitución, la nacionalidad de los padres es irrelevante al nacer
la persona en Estados Unidos). Un periodista curioso desempolvó los records
migratorios de los padres de Rubio, y descubrió que Mario y Oriales Rubio
vinieron a Estados Unidos en 1956 como inmigrantes, y no como exiliados
políticos según ha dicho muchas veces el hijo, y ha aparecido en su biografía
oficial.

Rubio asegura, y muchos concuerdan, que aunque hayan venido en fecha anterior
a la llegada de Castro, sus padres perdieron la posibilidad de regresar y
vivir en su país, y se convirtieron de hecho en exiliados. No le falta razón;
y Marco, que reside en Miami desde los 14 años, quizás sintiera muchas veces
como propio el dolor de los desterrados. Otros, sin embargo, opinan que el
joven político se apropió de una historia que no es suya para ganar simpatías
entre los votantes. El 1 de enero de 1959 cambió a Cuba radicalmente. No
puede ignorarse su impacto en la vida de los cubanos. Muchos se indignan al
oírle decir al Senador que la fecha de llegada no tiene importancia. Los
verdaderos hijos de exiliados han escuchado repetidamente la historia del día
exacto que sus padres salieron del país que han continuado amando desde
lejos, y es aún tema central de conversaciones, desvelos y pasiones. La
familia de Rubio no pasó por esa traumática experiencia.

Sin duda para los que no sean cubanos este guirigay es incomprensible.
Quizás, por ello, podría pensarse que las aguas tomarán su nivel y esta
tormenta no afectará el futuro político de la nueva estrella del Partido
Republicano. Hay, sin embargo, otro aspecto más delicado en este asunto.

En política, como todo en la vida, pero posiblemente más aún, los intereses
creados son una fuerza poderosa. El ascenso de Rubio a nivel nacional se debe
en gran parte a que cualquier candidato a la Presidencia de Estados Unidos,
sea Demócrata o Republicano, necesita un alto porcentaje de los votos de los
hispanos para ser electo. La política antimigratoria que sostienen los
Republicanos no les favorece con los hispanos, puesto que ellos, sus padres o
abuelos, fueron en algún momento inmigrantes. No es siempre el caso con los
cubanos, que tenemos la presunción de pensar que nuestra condición de
exiliados nos hace superiores. El interés del partido Republicano en la
nominación de Rubio a la vicepresidencia reside principalmente en la creencia
de que podría garantizarles el voto hispano.

Sin duda, pese a todo este embrollo, creo que los cubanos de la Florida
favorecerían a Rubio en las urnas. La mayoría son Republicanos. Otra cosa es
a nivel nacional. Marco Rubio, que votó en contra del “Dream Act”, ley que
permite estudiar a hijos de inmigrantes como él; que no tuvo una sola palabra
de protesta cuando un precandidato de su partido sugirió que debía fabricarse
un foso con cocodrilos alrededor de la frontera con México, para que
devoraran a los que trataran de cruzarla; que ha enfatizado repetidamente que
sus padres son exiliados y no inmigrantes; ¿podría asegurar para los
republicanos el voto hispano? Los analistas de su partido seguramente piensan
que no. Es una pena. Una mentira innecesaria tendrá un alto costo en el
futuro político de Marco Rubio. Al menos, en 2012.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actualidad norteamericana, Cubanoamericanos, Cubanos famosos, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Política en Estados Unidos. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Marco Rubio: el alto precio de una mentira innecesaria

  1. Julio A. Hernandez dijo:

    Usualmente no me gusta comentar sobre la politica partidista en este gran pais de los Estados Unidos de Norteamerica. En este caso sin dudar quiero dar una opinion pues considero que afecta seriamente a la credibilidad de los latinos ,y especialmente descendientes de compatriotas cubanos , que debido a lo largo del destirro que nos ha tocado vivir han echado raices como ciudadanos y han hecho de esta su patria adoptada.
    No me cuadra a mi pensamiento las posiciones del Partido Republicano, sin embargo se me hizo simpatica la eleccion de Marco Rubio a tan alta investidura en la rama legislativa de la nacion Norteamericana. Creo que fue un gran triunfo y ademas con mericidisimos logros alcanzado por este pichon de cubanos.
    Igualmente considero desterrados a su familia, padres y las siguientes generaciones pues su manera de pensar seria una contradiccion catalogada por el regimen de los hermanos Castro como contrarrevolucionarios terroristas y esto los inhabilita a poder regresar a su tierra de origen.
    Tambien considero con todo derecho llas aspiraciones de Marco Rubio a llegar a las mas altas posiciones como funcionario en servicio de su patria adoptada.
    Me inclino a pensar que toda esta patraña es gestionada no por sus opositores los del otro partido sino por los de su propio partido que se ha radicalizado virulentamente con la aparicion en la escena delllamado “Tea Party” . Quiera Dios que este invento contranatura en este milenio de entendimientios y tolerancias no desencadene en un capitalismo salvaje que intente “comerse los noños crudos” y mucho menos se cierren las posibilidades para que los latinos alcancen reieve en la politica de esta gran nacion.
    Sea lo que sea, cuidado a nuestro compatriotas de caer en la trampa de la descalificacion de este joven. Puede ser fatal para una democracia progresista, a pesar de las contradicciones lamentables en la que cayo el distinguido legislador. Lo menos que podemos hacer es dar el beneficio de la duda que es posible haya ocurrido.
    De todas formas esta es una señal de alerta para el joven aspirante Marco Rubios que en politica , en el hombre publico no solo hay que ser honesto sino tambien parecerlo y no se puede jugar con un desliz.

  2. Dr. Erik Camayd-Freixas dijo:

    La mayor desfachatez de Rubio, hijo del privilegio, es falsear su historia familiar y alegar con ello que “sabe” lo que es ser inmigrante en los EE.UU; todo para fundamentar su campaña anti-inmigrante y anti-hispana, disimular su fondo racista y convertirse en “poster boy” de su partido de anglosajones blancos protestantes. El invocar el exilio cubano para expoliar a nuestros hermanos latinos es bochornoso e inmoral. El Sr. Rubio, que no sabe nada de inmigración, se presta vilmente para legitimar los crueles abusos de derechos humanos, jurídicos y constitucionales que el gobierno de este país otrora libre comete contra 11 millones de indocumentados y 4.5 millones de niños nacidos aquí y tan ciudadanos como Jorge Washington. Esa mano de obra inmigrante, esclava, oteada, es la que recoge lo que todos compramos en Publix; y le da de comer a Rubio y a su familia.

  3. jorge dijo:

    solo aclarar que el hecho de que salieran en el 56 no cambia nada pues en Cuba desde 1952 habia una dictadura y los derechos y aspiraciones de muchos cubanos fueron cercenados, los padres de Marco Rubio regresaron a Cuba despues de 1959 y tuvieron que retornar a EE.UU debido a todo lo que estaba sucediendo. asi que a pesar de que es cierto que hubieron incrongruencias en su biografia, la idea del exilio de sus padres no puede ser negada por nadie. Saludos.

  4. Alfredo de J. Viso dijo:

    Sin lugar a dudas. Cuando la familia del Senador Marco, viniera a Estados Unidos en 1956, no significa nada, es algo normal, entrar y salir a su pais podian.
    Que no retornaran mas a Cuba apartir de 1959, no hay dudas.
    A cuantos cubanos el dictador Fidel Castro fusilaba, encarcelaba?. Cuantas personas viviendo o no en Cuba, mas nunca pudieron retornar.
    Son extremismos de politiqueros, envidiosos.
    No hay mas mentiroso y asesino que el dictador fidel Castro y muchos lo abrazan, y no le besan los pies, porque seria demasiada bajeza.

  5. Armando R. Carvallo dijo:

    Si es verdad que M.R. nació en USA me parece totalmente irrelevante el debate en torno a su origen, pero su simple adhesión al Tea Party lo desacredita ante mis ojos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s