Hija de Exiliados Españoles Recuerda a Sara Hernández-Catá

Luis Cernuda: una fotografía y el exilio del viento y el alma
Angelina Muñiz-Huberman

Tengo ante mí una foto de Luis Cernuda que ha abierto la puerta de la nostalgia  y de los recuerdos. Esa foto apareció el 21 de septiembre de 2002 en el  periódico español El País. La foto muestra a un grupo de jóvenes en traje de  baño corriendo hacia el mar: tres hombres y tres mujeres. El periodista sólo ha
identificado a dos personas: Manuel Altoaguirre y Luis Cernuda, y yo  identifiqué a otra más. La mujer de la extrema derecha es Sara Hernández-Catá.
Se preguntarán quién es. En su época fue una mujer famosa, relacionada con el mundo literario y diplomático de España, siendo su padre  el escritor y embajador cubano Alfonso Hernández-Catá. En una nota al ensayo de James Valender sobre “Luis Cernuda y María Zambrano” se la menciona como amiga de María Zambrano. Pero Luis y Sara se conocían desde antes y ahora, por la foto, constato que desde 1937 por lo menos.

¿Y por qué darle importancia a este hecho? Pues porque Sara gozaba de la
confianza de Luis Cernuda hasta el punto de que, años después (1952), durante
su estancia en Cuba, recibía correspondencia en el domicilio de su amiga. Pero
eso no es todo; yo había vivido en la isla entre los dos y cinco años de edad
con mis padres, refugiados de la Guerra civil española. Mi padre, periodista,
marcado por la tragedia de la muerte de su primogénito y de la pérdida de la
guerra, quiso huir del mundo y vivir en el campo para olvidar su dolor. Eligió
un pequeño pueblo, Caimito del Guayabal en la provincia habanera, para su especial
retiro de las vanaglorias. En ese lugar nos visitaba Sara Hernández-Catá, amiga
de mis padres en Madrid y en París. Y no lo sé, porque es tarde para hacer
preguntas, pero la amiga en común pudo haber sido un tenue vínculo desconocido
entonces por mí.

Claro que en esa época yo no preguntaba por poetas. Vivía en el campo, rodeada
de adultos, y sin siquiera ir a la escuela. Las fotos anunciaban su poder persecutorio
y las que tengo de Sara, tomadas por Luis G. Wangüemert, me hacen pensar que es
la misma persona de la foto con Cernuda. Porque intuyo o presiento, pero
carezco de certezas.

Volví a ver a Sara Hernández-Catá en México hacia 1964 y nunca se me ocurrió
que hubiera conocido a nuestro poeta sevillano, por lo que tampoco pregunté por
él. Lo había visto, años atrás, caminando por los pasillos de esta nuestra
Facultad, como un lord inglés, vestido de tweed y blandiendo un paraguas con
ligereza y elegancia. Esperaba tomar un curso con él en el siguiente semestre, pero su

pero su repentina muerte me lo impidió.

Ver el artìculo completo en http://ru.ffyl.unam.mx:8080/jspui/handle/10391/904

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actividades culturales, Críticas literarias, Cubanos famosos, España, Literatura, Mi familia, Mujeres cubanas, Viajes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Hija de Exiliados Españoles Recuerda a Sara Hernández-Catá

  1. Armando R. Carvallo dijo:

    Bravo… muy interesante! Gracias.

  2. Hilda dijo:

    Hace falta recoger todas esas anécdotas. Con grandes mujeres como nuestras madres debería reescribirse la historia de Cuba, en femenino. Gracias Uva.

  3. Fifi Smith dijo:

    Sera’ Angelina familia de Berta Huberman y Adolfo Odnoposoff?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s