Elecciones 2012

Diario Las Americas 

Obama, Presidente de Estados Unidos

El Presidente Obama cuenta con el prestigio que ofrece el cargo de la Presidencia

Si hay algo predecible en los procesos electorales de los países democráticos, es que nada en verdad puede anticiparse hasta el mismo día enque los votantes acudan a las urnas y den su veredicto. Como muchos, en el  2007 yo estaba segura de que Hillary Clinton sería la candidata presidencial  del Partido Demócrata y la primera mujer presidente de Estados Unidos. No fue  así. En estos momentos, pues, no me atrevo más que a ofrecer ciertas  observaciones del panorama político norteamericano.

Los estadounidenses, como la mayoría de los pueblos, votan con el bolsillo.
Una de las razones de la victoria de Obama en el 2008 fue que en ese momento
estaba comenzando una severa crisis económica causada por muchas de las
políticas implementadas por los republicanos. Ya sabemos que, lejos de
mejorar, la crisis se ha agravado. La actual administración puede argumentar
que hubiera sido peor sin las acciones tomadas, o que la intransigencia
republicana en el Congreso no permite al Primer Mandatario llevar a cabo sus
planes. En parte tiene razón; pero con el alto porcentaje de desempleo y la
debacle inmobiliaria sin resolver, para ganar no bastará quizás una
justificación intelectual, por más que sea válida. En los pueblos, lo que
busca la masa promedio son resultados tangibles, y cuanto antes. No en balde
la tasa de aprobación del Presidente va cuesta abajo.

Esto no quiere decir que los Republicanos tengan asegurado un inmediato
regreso a la Casa Blanca. Primero, deben pasar por el proceso de debates y
elecciones primarias para escoger al candidato presidencial. Aunque los
punteros sean el ex Gobernador de Massachussets Mitt Romney y el Gobernador
de Texas Rick Perry, en el reciente “strawpoll” (que podríamos traducir como
encuesta preliminar) de la Florida, el ex ejecutivo de Godfather`s Pizza,
Herman Cain quedó ganador con el 37.11% de los votos, contra el 14.00% y el
15.43% que recibieron los antes citados políticos. Uno de los que favoreció a
Cain (que por cierto, es negro) comentó que en el debate previo a la
encuesta, Romney y Perry se atacaban el uno al otro, mientras que Cain le
habló directamente al pueblo. Sin embargo, no creo que Cain vaya a ser el
candidato republicano, ni tampoco la congresista de Minnesota Michele
Bachmann, que en agosto ganó en Iowa una encuesta similar.

Para bien o para mal, llegar a la candidatura presidencial también requiere
recaudación de fondos, maquinaria política, consejeros astutos. En gran
medida contar con todo esto en 2008 favoreció a Obama, aunque fuera en gran
medida un desconocido. En las próximas elecciones, el aspirante republicano
se enfrentará a las tribulaciones necesarias para ser postulado, pero ello
también le ofrecerá cobertura de prensa gratuita. Sin embargo, tendrá serias
contradicciones que sortear. Por una parte, el apoyo del Tea Party y de la
extrema derecha del Partido Republicano es imprescindible para alcanzar la
candidatura; por otra, para ganar las elecciones necesitará conquistar los
votos de los Independientes, por lo general centristas, como lo son también
un porcentaje de los republicanos. Otra encrucijada: un gran sector
republicano exige una postura firme contra los inmigrantes, pero el próximo
presidente, de cualquiera de los dos partidos, necesita una porción
considerable del voto hispano, difícil de conquistar si un candidato se
expresa peyorativamente de los ilegales, en su mayoría hispanos.

Si la aprobación del Presidente Obama disminuye, peor aún es la de los
congresistas y senadores. Una incógnita a despejar en los próximos comicios
es qué partido obtendrá la mayoría legislativa. ¿Se invertirá la actual
realidad y veremos a un Presidente republicano con una mayoría demócrata en
el Congreso? El pueblo americano suele huirle a la concentración del poder en
las manos de un solo partido, pero esa fórmula no parece conducir en estos
momentos a los compromisos bipartidistas que han sido tan favorables al País
en el pasado.

Por otra parte, nadie puede afirmar a estas alturas que Obama será derrotado
en las urnas en noviembre del 2012. A su favor no sólo tiene asegurada la
candidatura de su partido, sino también el aura de prestigio y la atención de
la prensa con que cuentan todos los presidentes. Además, en el fondo los
pueblos saben que es más difícil gobernar que hacer promesas. Más aún, Obama
ha mostrado en el pasado una gran capacidad de recaudar dinero
–indispensable en las campañas políticas– y fue electo por márgenes tan
grandes, que aunque perdiera varios de los estados que ganó en el 2008,
podría aún alcanzar la reelección. También, en no poca medida, influirá si la
clase media piensa que pese a la crisis actual, Obama representa mejor sus
intereses.

En definitiva, mucho puede pasar en los próximos trece meses. El factor
principal sin duda está de nuevo en tratar de resolver el problema que
recuerda la ya famoso frase: “La economía, idiota, la economía…” Pero hay
muchos otros ingredientes en la receta electoral. Mejor es no hacer
predicciones.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Actualidad norteamericana, Historia de Estados Unidos, Mi columna semanal, Noticias internacionales. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Elecciones 2012

  1. Armando R. Carvallo dijo:

    Yo creo que los R no tienen una opción fuerte frente a Obama, pero todo puede pasar. Y una cosa es no estar conforme con lo logrado por el Presidente, y otra es votar por un regreso al Medioevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s