Vigencia de “Cecilia Valdés”

Diario Las Americas 
Publicado el 07-20-2011

La Sociedad Pro-Arte Grateli presentarà la zarzuela "Cecilia Valdès"

Grateli presenta "Cecila Valdés" del Maestro Gonzalo Roig

Cirilo Villaverde nació en Pinar del Río en 1812, año en que se desató en  Cuba la represión por la conspiración de Aponte. Vivió en la provincia  occidental hasta los ocho años y conoció de cerca el sistema esclavista en  los ingenios. En La Habana, adonde la familia se trasladó en 1820, estudió en  el Seminario San Carlos. Asistió de joven a las tertulias de Domingo del
Monte. Todo esto fue templando su carácter, y lo llevó finalmente a ser  detenido por las autoridades españolas, y a un largo exilio en Nueva York,  donde murió en 1894.

Más que por sus actividades patrióticas o el resto de su  obra narrativa y periodística, Villaverde es recordado por la novela que fue  gestando a lo largo de muchos años, pues la primera versión apareció en 1839,  y la obra completa en 1882. “Cecilia Valdés o la Loma del Ángel” es a mi  juicio la mejor novela, no solo cubana, sino latinoamericana, del siglo XIX.

Romántica, pero sin excesos, es asimismo una obra costumbrista, que ofrece un
fresco de la sociedad cubana de entonces y las muchas diferencias entre
peninsulares, criollos, esclavos, mulatos, negros libertos. Es por igual una
obra de denuncia, no ya sólo contra la esclavitud y el sistema colonial
español, sino contra el racismo y las injusticias sociales.

La trama es bien conocida: Cecilia Valdés, mulata habanera, bonita, sensual,
hija natural de un criollo rico, mantiene una relación amorosa con su medio
hermano, Leonardo Gamboa, sin que ninguno de los dos sepa los lazos de sangre
que los unen. De todos modos, Leonardo la deja para casarse con una muchacha
blanca de buena familia, Isabel Lincheta, y Cecilia, despechada, utiliza para
vengarse a José Dolores Pimienta, músico negro enamorado de ella. El hombre
pobre mata al señorito blanco cuando va entrar en la iglesia en la Loma del
Ángel para contraer matrimonio. La novela, rica en personajes secundarios y
descripciones, es para nuestra literatura el equivalente de “Fortunata y
Jacinta” de Benito Pérez Galdós para la española. “Cecilia Valdés” –escribió
con acierto Enrique José Varona– es la historia social de Cuba.

No puede extrañar que la obra forme parte del imaginario nacional, y haya
sido llevada al cine, a la televisión y aparezca en la obra de otros
escritores como Reinaldo Arenas y Daína Chaviano. Pero ninguna interpretación
ha traído mayor popularidad a la novela de aquel exiliado cubano del siglo
XIX que la zarzuela “Cecilia Valdés” del Maestro Gonzalo Roig (La Habana
1890-La Habana, 1970), con libreto de Agustín Rodríguez y José
Sánchez-Arcilla. Desde que se estrenó en el Teatro Martí de La Habana el 26
de marzo de 1932, le ha dado la vuelta al mundo. Incluso fue representada en
el Metropolitan Opera de Nueva York. Y Cecilia, al igual que Villaverde, sin
haberse ido de Cuba, también ha venido al exilio.

Hace bien la “Sociedad Pro-Arte Grateli” en escoger esta obra emblemática
para conmemorar los 44 años de su creación en 1967, y los 58 de “Diario Las
Américas” que imprimió su primer ejemplar el 4 de julio de 1953. Ambas
instituciones tienen vínculos muy estrechos, pues sus fundadores –Marta
Pérez, Pili de la Rosa, Demetrio Menéndez y Miguel de Grandy, hijo—tuvieron
sus primeras reuniones organizativas en el hogar del Dr. Horacio Aguirre,
director de El Diario, quien no ha escatimado esfuerzos por apoyar a Grateli
durante todos estos años.

Hay otras razones que animan este esfuerzo. El Maestro Roig escogió a Marta
Pérez para la grabación de Cecilia. Y la soprano le aseguró al Maestro que
mientras ella viviera Cecilia Valdés no dejaría de representarse. La primera
vez que la llevaron a las tablas en Miami, Marta compartió el papel con esa
otra gran soprano cubana Blanca Varela. Marta Pérez falleció hace dos años,
pero Grateli ha querido cumplir con la promesa que le hizo al compositor.

¿Por qué menciono en el título la vigencia de “Cecilia Valdés”? Primero,
porque la música es atemporal y los valores sinfónicos de esta zarzuela no
pasarán nunca de moda, ni dejarán tampoco de haber en el mundo historias de
amores, desamores, celos, venganzas, crímenes pasionales. La novela original
fue escrita por un hombre que vivió prácticamente la mitad de su vida fuera
de Cuba, pero que logró sin embargo dejarnos el mejor testimonio de la vida
en la Isla en el Siglo XIX, de la misma forma que hoy tantos desterrados
continúan contribuyendo a la cultura cubana. Asimismo hay temas en la trama,
como el racismo y el abuso del poder, que lamentablemente aún no se han
resuelto en Cuba.

Debemos anotar que el Maestro Roig utilizó un género fundamentalmente español
para lograr un teatro lírico de la mayor cubanía, lo cual indica, más que
nada, que se trata de una obra universal.

Ojalá que en las dos funciones que se ofrecerán este fin de semana no haya un
asiento vacío. Será una forma de mostrar nuestro apoyo y gratitud a “Grateli”
y al “Diario Las Américas” que tanto han hecho por nuestra comunidad, y de
disfrutar de Gran Teatro Lírico, como corresponde a las siglas de Grateli.
Ojalá sirva también para que despierte en algunos el interés por saber más
sobre esa historia, literatura y música de Cuba que trascienden siglos,
fronteras e ideologías. Cecilia Valdés, reflejo de nuestro pasado, puede, si
nos hace reflexionar, ayudarnos a todos a forjar esa Cuba mejor que soñamos.

Las representaciones de “Cecilia Valdés” serán en el Miami Dade Auditorium,
2901 W. Flagler Street, el sábado 23 de julio a las 8:15 pm y el domingo 24 a
las 3:15 pm. Para boletos, llame al (305) 642-6935.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Cubanoamericanos, Cubanos famosos, Libros cubanos, Literatura, Literatura latinoamericana, Mùsica cubana, Mi columna semanal, Mujeres cubanas, Reconciliación de los cubanos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Vigencia de “Cecilia Valdés”

  1. Armando R. Carvallo dijo:

    “Cecilia Valdés” es una zarzuela preciosa, que todo cubano debe ver. Igualmente recomiendo “María La O”, de Lecuona. Gracias, Uva, por traer a colación este tema.

  2. Iván Acosta dijo:

    Querida Uva, tu escrito, El hijo del Presidente Barack Obama y mis nietos, está genial. Lo he compartido con decenas de personas. Gracias por enviarlo.

    Iván Acosta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s