El intenso aroma de una vida

Diario Las Americas

Publicado el 07-06-2011

La autora en brazos de su padre rodeada de empleados del Cafe Regil

Carmina Trueba de Mestre acaba
de publicar sus memorias bajo el título “El intenso aroma del café”, una
referencia al tostadero de Café Regil, que fundó y desarrolló con éxito en Cuba
durante un siglo su familia paterna. La labor de edición estuvo a cargo del
escritor Vicente Echerri, bajo su sello editorial E & A. El pequeño volumen
–la portada, el papel, las fotos, el diseño – son de la mejor calidad, e
invitan a la lectura.

Con prosa directa, exacta, pero no exenta de momentos líricos, y profundas
aunque breves reflexiones sobre la psicología humana, Carmina Trueba nos cuenta
su vida. Comienza con el momento que la marcaría para siempre: la llamada en la
madrugada del 20 de abril de 1961 cuando le comunican que su primo Domingo
“Mingo” Trueba ha sido fusilado, y ella, al amanecer, acude sola al Cementerio
de Colón a recibir y enterrar su cadáver, con el de otro compañero de luchas,
Rogelio González Corzo, alias “Francisco”, su nombre de guerra.

Una vuelta de tuerca al calendario, y en los próximos capítulos la autora nos
narra su infancia y juventud, donde se destacan los muchos viajes con su
familia por toda España –incluso en medio de la Guerra Civil, otra experiencia
traumática–, su educación en el Colegio del Sagrado Corazón, su juventud
alegre e independiente, y sobre todo, la feliz unión del núcleo familiar con
sus padres y sus hermanos Enrique y Pedro. Los acontecimientos políticos de la
Cuba de los años cincuenta y en especial la llegada de la Revolución, llevan a
esta joven que había vivido ajena a la política a involucrarse en una serie de
actividades clandestinas, hasta que finalmente es detenida y condenada a
prisión.

Entre rejas o trabajando de sol a sol, nada ni nadie doblega su espíritu. Se
apoya en la solidaridad que encuentra entre las presas y un arma secreta que
nunca descubren los guardias: sus recuerdos y su inquebrantable fe religiosa.
Uno de los momentos más duros de estos años es la muerte de su madre, a quien
siempre ha sido muy unida. Custodiada por tres milicianos, la llevan a la
funeraria para el último adiós, que no ha podido darle en vida. Cuando sale por
fin de la cárcel se dedica a cuidar a su padre, hasta que fallece con más de 90
años. Esta muerte es más fácil de aceptar, por la avanzada edad de su
progenitor, y porque tiene la satisfacción de haberlo acompañado hasta cerrarle
los ojos. Se ocupa también de ir a ver y llevar “jabas” a los presos. En una de
esas visitas, sale a saludarla Ramón Mestre a quien ha conocido con
anterioridad. Empiezan a cartearse. Se enamoran. Carmina logra salir de Cuba
por mediación del gobierno español, él cumple su condena de 20 años y se
reencuentran en el extranjero. La vida les da a ambos una segunda oportunidad y
llevan casi 30 años de matrimonio. La autora también describe actividades en
Miami con asociaciones de ex presos, viajes y otros momentos importantes de
esta nueva etapa de su vida.

Este pequeño volumen de 180 páginas trata muchos temas, quizás sin que fuera
intención de la autora, como por ejemplo el gran aporte de los inmigrantes
españoles al mundo empresarial cubano durante la colonia y la República, y,
contrario a lo que se dice a veces, lo independiente que podía ser una joven
cubana en los años 50. Lo que sobresale de la narración, sin embargo, es cómo
se va forjando el carácter de una chica que, pese a los malos ratos vividos en
su infancia durante la Guerra Civil de España, ha llevado una vida protegida,
mimada, holgada, llena de viajes, carros regalados por Papá, amistades,
compromisos sociales. La joven, sin embargo, se hace mujer de golpe aquella
trágica madrugada del mes más cruel. Una mujer fuerte y valiente.

Sus recorridos por España, las fiestas de pueblo en pueblo y la sana diversión,
contrastan con las amarguras de su vida carcelaria; pero Carmina Trueba tiene
una fe religiosa que es el eje central de su vida y del libro. Y esa fe la
acompaña por igual en la visita a una hermosa catedral o la humedad de una
celda.

“El intenso aroma del café” se lee con facilidad, aunque en ocasiones con un
nudo en la garganta o lágrimas en los ojos. Es, asimismo, una obra útil, no
solo por lo que tiene de denuncia, sino de humano. Las víctimas dejan de ser
nombres y números, para presentársenos de cuerpo entero, con sus miedos e
ilusiones, sus antes y después, sus momentos de gran valor o de frivolidades.
Es la historia de la sobrevivencia, frente a todos los embates, de la dignidad
de una mujer. Un himno a la fortaleza del espíritu humano.

Nota: “El intenso aroma del café” se presentará a las 7:00 p.m. el jueves 7 de
julio, de 2011 en la Casa Bacardí, 1532 Brescia Aven

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Críticas literarias, Crónicas de viaje, Cubanoamericanos, Cubanos famosos, España, Historia de Cuba, Historia de Estados Unidos, Libros cubanos, Literatura, Literatura latinoamericana, Mi columna semanal, Mujeres cubanas, Viajes. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El intenso aroma de una vida

  1. Armando R. Carvallo dijo:

    Debe estar muy interesante. Mi abuelo decía que la biogfrafía de cualquier persona, no importa cuan simple haya sido, si está bien escrita, es siempre interesante e instructiva, así que en este caso, donde ha habido para contar, con más razón. Gracias una vez más, Uva, por tus artículos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s