Madrid “De Las Letras”

Diario Las Americas
Publicado el 12-01-2010
Madrid “De Las Letras”

Cuando encuentro un hotel en una ciudad a la que viajo con frecuencia, suelo regresar a él. Tiene la ventaja de que muchas veces a los viejos clientes los tratan con deferencia. Al mismo tiempo, se va descubriendo el barrio y en cada visita una se va sintiendo como en casa. Aunque en Madrid he disfrutado hospedarme a menudo en el Hotel Emperador, donde lo hice durante mi primer viaje a la capital española cuando niña, no ha sido remodelado, y el encanto de los muebles antiguos no compensa la incomodidad de las camas. Por eso cuando en el Instituto de Investigaciones Cubanas de FIU planeábamos una conferencia conjuntamente con la Universidad Rey Juan Carlos I para el 15 y 16 de noviembre, y un colega recomendó el Hotel De Las Letras, en Gran Vía 11, acepté probar. Fue un acierto. El hotel combina la elegancia arquitectónica de un edificio construido en 1917, apenas unos años después de inaugurarse la centenaria Gran Vía, con habitaciones de muebles modernos, acceso gratis a WiFi (conexión a Internet), una agradable biblioteca surtida de libros y computadoras, salones para conferencias, una terraza que debe ser muy agradable en primavera y verano, y un bar restaurante de precios razonables.
Una de las características del lugar son las citas literarias que decoran las paredes de algunos vestíbulos y de cada habitación. La mía, por ejemplo, estaba adornada con una deliciosa fábula del autor guatemalteco Augusto Monterroso sobre un zorro, triste, melancólico y sin dinero, que decide hacerse escritor. Tras dos libros de mucho éxito, todos le reclamaban que publicara más. Pero él pensaba que “En realidad lo que éstos quieren es que yo publique un libro malo; pero como soy el zorro no lo voy a hacer. Y no lo hizo.” La historia me hizo meditar sobre los errores que pueden cometerse si se toman en cuenta los elogios fáciles y no se conoce la medida del talento propio. También disfrutaba de un balcón por la que podía asomarme a la Gran Vía. Temí que el ruido de la gran avenida no me dejara dormir, pero cuando cerraba las puertas y cortinas era apenas imperceptible. Además, Madrid es una ciudad que despierta tarde.

Otra gran ventaja del Hotel De Las Letras es su localización. Situado apenas a una cuadra de donde la Gran Vía se une a la Calle de Alcalá, tiene el Círculo de Bellas Artes muy cerca. Se puede caminar hasta la Plaza de Cibeles, el Paseo del Prado, los museos, o, hacia el otro lado de la fuente, la Casa de las Américas, el Paseo de Recoletos…Y si estamos en ánimo de andar, se puede seguir hasta la Biblioteca Nacional, el Café Gijón, el Restaurante Los Espejos, el Museo de Cera, la Plaza Colón. Si hubiéramos seguido por Alcalá, hubiéramos llegado hasta el Parque de El Retiro, que en estas fechas luce los gloriosos dorados, rojos y marrones del otoño. Si al salir del Hotel, por el contrario, tomamos a la izquierda, pronto estaremos en la Plaza Callao; y apurando el paso llegamos hasta la Plaza de España, con su imponente escultura de Don Quijote y Sancho Panza. Por el camino habremos pasado La Casa del Libro, kioscos de prensa, el Corte Inglés, la tienda FNAC con varios pisos de discos y libros, un VIPS, más numerosos cines y lugares donde comer como la Cafetería Nebraska y el Museo del Jamón. Al costado del hotel está la calle del Clavel y al fondo la del Caballero de Gracia, que traen reminiscencias de la zarzuela La Gran Vía. Por esa zona encontré restoranes baratos y de buen “yantar”. Desde el Hotel De Las Letras estamos también a pocos minutos andando de la Puerta del Sol, donde aún nos saluda el anuncio del jerez Tío Pepe y la dulcería La Mallorquina. En pocas cuadras, ahora peatonales, llegamos a la Plaza Mayor, repleta de vendedores y coleccionistas de sellos y monedas, especialmente los domingos. No muy lejos de Sol, tomando por Arenal, alcanzamos la Plaza de Isabel II, el Teatro Real, el emblemático Café de Oriente, y el Palacio de ese mismo nombre.

Otra virtud tiene el Hotel De Las Letras: un magnífico servicio. Todos fueron amables, pero nos identificamos en especial con Alex, un cubano avispado de Pinar del Río que vive entre Madrid y El Vedado, y su amable colega español conocido simplemente por Rafa, siempre dispuestos ambos a ayudar en lo que sea menester.

Cuando camino las calles de Madrid recupero en la imaginación la ciudad de Benito Pérez Galdós y de Mariano José Larra, pero también la de mis bisabuelos, mis abuelos, mi madre y mis tíos. Como en La Habana del trópico, en esta ciudad castellana tengo hondas raíces. Por eso, si Dios quiere, mi próximo viaje a Madrid será en junio con mis dos nietos mayores, de 18 y 16 años. Nos hospedaremos en el Hotel De Las Letras, un buen punto desde donde enseñarle la ciudad en la que vivieron tantos de sus antepasados. Y que es parte de su herencia. Quién sabe si después de que pase esta información estratégica a mi círculo de amistades terminamos organizando una peña literaria en el hotel. Nada sería más apropiado.

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Crónicas de viaje, España, Viajes. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Madrid “De Las Letras”

  1. EXCELENTE QUERIDA UVA…. GRACIAS POR LA INFORMACIÓN… FELICES FIESTAS Y HERMOSO 2011 PARA TI Y TU SERES QUERIDOS .
    ALINA GALLIANO

  2. Armando R. Carvallo dijo:

    me has hecho recordar esos preciosos paseos que hice hace muchos años. Disfruté el recorrido en mi memoria mejor que con una película. Gracias…

  3. Rita Geada dijo:

    Gracias querida Uva : Tendré en cuenta dicho hotel para mi próximo viaje a Madrid,
    como cubana -española- estadounidense ,a principios del verano.
    Magnífica información. Feliz Navidad,
    Rita Geada

  4. René Pedraza del Prado dijo:

    Me recordó con mucha nostalgia el último viaje que tomé con mamá a España. Nos escapamos de Miami en luto y un avión en primera clase. Y recorrimos todo el sur de España en búsqueda de Colón y Garcia Lorca. Estuvimos en las cuevas del sacro monte en Granada y luego pasamos la mezquita de Cordoba, en camino a Huelva y el puerto de salida al nuevo mundo. Pero mis recuerdos de niñez son de el primero de tantos viajes a España de familia, y por encima de todo, Madrid, el Parque del Retiro, el Paseo Cubano, el sol de verano en los barquitos de su lago. Que rico viajar contigo en los recuerdos Uva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s