El “Tea Party” y su futuro

  • Publicado  en Diario Las Américas 9-23-2010

                Es indiscutible. El movimiento del Tea Party es una fuerza política en Estados Unidos que merece atención.  Desde la primavera, han tenido sucesivas victorias en las elecciones primarias al enfrentarse a los candidatos apoyados por el partido Republicano.  La más sorprendente ha sido la de Christine O´Donnell en Delaware, que en 2006 quedó en último lugar en las primarias, y en 2008 perdió la contienda al Senado por un amplio margen contra el candidato Demócrata Joe Biden. De ahí que la cabeza máxima del Partido Republicano en la zona declarara durante la campaña que O´Donnel l no tenía posibilidades de ser electa ni perrera del municipio.  ¿Por qué se equivocó?  En esta ocasión O´Donnell contó con el apoyo decisivo de Sarah Palin, a quien cada vez se parece más en la forma de vestirse y expresarse.

                ¿Quiénes son y qué ideas defienden los candidatos y miembros del Tea Party?  Muchos son políticos frustrados que no han ganado elecciones a través de la maquinaria de su partido; otros son hombres y mujeres con mucho dinero, que están invirtiendo sus fortunas en sus campañas políticas. En el caso de O´ Donnell , de inmediato Bill Maher ha desempolvado un clip de la candidata en unos de sus  programas en 1999 cuando habla de sus relaciones con personas en el mundo de la brujería.  Aún más serio es la investigación de “Citizens for Responsibility and Ethics”, un grupo no partidista, que ha pedido una investigación por el uso de fondos de la campaña para asuntos personales.  Ya fuera  para no enfrentarse a estas acusaciones o por una falta de profesionalidad de su equipo de trabajo, la flamante candidata suspendió a última hora dos comparecencias el fin de semana pasado , una con Chris Wallace en  “Fox News Sunday” y  otra con  Bob Schieffer  en  “Face the Nation”. En el caso del conocido programa de CBS, los productores comentaron que era la primera vez que un invitado cancelaba el día antes. La explicación fue que debía ir a la iglesia y a un picnic en Delaware.

                En el pasado Christine O´Donnel l ha estado al frente de campañas en contra de la pornografía y la masturbación y a favor de la abstinencia sexual, temas sin duda que no son los más importantes para la nación en estos momentos.  Aunque hay muchos asuntos cuestionables en su pasado, es mucho más pertinente preguntarse lo que ella y el movimiento del Tea Party representan en la actualidad.  En mi opinión,  se nutren de un sentimiento antigubernamental que ha existido siempre en un porcentaje de los estadounidenses y que se aviva en estos momentos por la incertidumbre económica en que vivimos. Una de las frases favoritas de los candidatos del Tea Party es asegurar que se oponen a los políticos de carrera.  Se refieren a los “career politicians” como si se tratara de asesinos y ladrones.  Pero este intento de desprestigiar a  los políticos puede ser peligroso.  ¿Quién ha hecho más carrera en la política, Barack Obama o John McCain?  ¿No son políticos de carrera George G.H., George G. y Jeb Bush?  ¿No podemos decir lo mismo de los hermanos Díaz Balart y de Ileana Ros Lehtinen?  Esta actitud anti-Washington del Tea Party coloca al Partido Republicano en una encrucijada. Sin duda que les conviene ganar el mayor número de bancas en la Cámara y el Senado en las próximas elecciones parciales, pero el apoyo incondicional al Tea Party los alinea con  la extrema derecha de  las corrientes conservadoras.  Bien podría pasarles lo mismo que los sucedió con la candidatura de Barry Goldwater en 1964, y a los demócratas en  la debacle electoral de 1972 con George McGovern.  En este caso, ambos candidatos eran políticos de carrera, pero representaban los extremos de sus partidos, y a la hora de votar, los estadounidenses suelen marchar por el centro.  La historia, ya sabemos, si no siempre se repite, a menuda tartamudea.

                Indudablemente que hay un creciente descontento con la  presidencia de Obama, quien en las últimas semanas ha estado más activo en recordar a sus compatriotas que muchos de los problemas actuales fueron heredados de la anterior administración republicana.  Siempre es fácil criticar desde la oposición.  Algunos dicen que lo mejor para los Republicanos será asumir el control de las dos cámaras. Puede ser también lo peor, porque compartirán la responsabilidad de lo que suceda en los próximos dos años. Tampoco les  será fácil cumplir algunas de las promesas que hacen, como revocar el plan de salud, pues ellos mismos están divididos en éste y muchos otros asuntos.  Naturalmente, que en política, como en todo, las predicciones son riesgosas. Nadie sabe en realidad lo que sucederá. Un factor parece indiscutible. La clave de las elecciones generales de 2012  y del futuro del Tea Party está  en el viejo cliché:  “La economía, idiota, la economía….”

Anuncios

Acerca de uvadearagon

escritora cubana
Esta entrada fue publicada en Mi columna semanal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s